¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Lo normal

Siguen pasando los días y se sigue escribiendo la historia. En otros tiempos las calles casi vacías del barrio y el silbido de la brisa que viene y va producirían un suave y hasta agradable sopor. Hoy no. Las imágenes que llegan de Ecuador y las cifras que se proyectan de la pandemia en Norteamérica parecen obra del mismo guionista; y a fe que supo trabajar, porque de miedo ya infectaron a casi todo el globo.

El miedo, como bien sabemos, es fuente de poder y de riqueza. El miedo alerta y a la vez esconde. Este miedo a algunos les conviene. Es lo que es. Es lo que aprendimos.

Y en medio de todo, la esperanza está depositada en que se logre controlar la pandemia al punto en que pueda, poco a poco, volver la vida a lo “normal”. Así, entre comillas, vale preguntarse por eso. ¿Es normal que como humanidad hayamos casi agotado los recursos naturales del planeta? ¿Es normal acaso que los estándares de avance social y progreso se midan en metros cuadrados construidos o kilómetros pavimentados y no en acceso a un digno mínimo vital de servicios y salud? ¿Lo normal es que los mares estén llenos de plástico y el aire de humo? ¿En qué grado de normalidad se ubica la feria de las vanidades en que hemos revuelto las esferas de lo público, lo privado y lo íntimo? ¿Seguirá siendo normal la inequidad?

¿Y no será, como lo dice una frase bien recordada en estos días, que la normalidad era el problema?

Ojalá no volvamos a la normalidad. Ojalá aprendamos del trancazo a ser más solidarios y menos individualistas, a darle valor a lo que realmente lo merece, a ser mejores vecinos de la naturaleza, a no ser mezquinos ni dejar que los mezquinos gobiernen. Si tanto sufrimiento, tanta angustia, tantas vidas perdidas no nos hacen cambiar la noción de lo normal, no habremos aprendido nada. Del status quo de la normalidad y el miedo se han valido por décadas los mismos de siempre para mantenerse en el poder moviendo los hilos. Si de este sacudón no sacamos por lo menos la enseñanza y la fortaleza para romper ese círculo de malsana dependencia, el problema pasamos a ser nosotros.

Tenemos que desaprender eso que nos dijeron que era normal, porque sencillamente no lo es. Nos acostumbraron y nos acostumbramos a creer que el voto se canjeaba por tejas, que hacer plata era sinónimo de éxito, a “que hablen bien o mal pero que hablen”, o que nada puede uno hacer porque “las cosas son así”; y que mejor nos va nadando en la corriente del aplauso y la genuflexión.

Después de todo esto, normal sería que “lo normal” fuera distinto. Mucho me temo que lo anormal está tan enquistado que ya se no volvió costumbre. Como el miedo. Ojalá que no.

Pd: Siguen matando líderes sociales, siguen despidiendo periodistas, siguen tapando investigaciones, sigue el Congreso sin legislar por leguleyadas anacrónicas, siguen las felinas garras de la politiquería detrás de contratos y fundaciones… En Colombia venimos enfermos hace décadas…

Más Columnas de Opinión

Simón Gaviria

Mínimo vital ambiental de agua

La presión social le puede dar el empujón final al mínimo vital de agua: la posibilidad que un hogar necesitado consuma un mínimo gratuito. Varias ciudades ya asumieron el costo y lo implementaron. Aunque la variedad de criterios de implementa

Leer
Alberto Martínez

In memoriam

De su agonía solo supieron el médico y la enfermera en turno.

Cuando ingresó a la clínica, sentía que la garganta se cerraba. Le dijo a la hija que ni siquiera podía tragar saliva.

Respiraba por la boca. La nariz estaba t

Leer
Cecilia López Montano

Asesinato de líderes

No hay disculpa posible y es tan grave este desangre de quienes en medio de tantas limitaciones interpretan las necesidades de sus sectores, que ya tenemos encima los ojos de organismos internacionales. Pero no, el gobierno no solo no reconoce est

Leer
Nicolás Renowitzky R.

¡Estoy “3-15”!

Y lo confieso, hoy estoy escribiendo esta, por primera vez en 40 años, con algo más de un par de traguitos entre pecho y espalda. Es que acaba de terminar nuestra reunión semanal con los muchachones de “Mas Barato”, grupo de amigos que nos

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web