¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Indignación

Una vez más, los mal llamados “padres de la patria” (y algunas “madres” también) hacen de las suyas en el Congreso de la República aprobando o desaprobando, gritando o callando, firmando y huyendo, torciendo las matemáticas y haciendo de la ley una plastilina; frase que repiten con algo de sorna algunos leguleyos de esos a los que el diploma no les tapa la falta de escrúpulos. Mientras unos estábamos pendientes del debate por las objeciones a la JEP en el Senado y la ministra de Justicia jugaba Candy Crush, en la Cámara iban pasando un Plan de Desarrollo del que no sabemos qué planea ni qué es lo que pretende desarrollar. Y como si fuera poco, ese Plan lo pasan a pupitrazo en el Senado sin leerlo porque no hay tiempo. Aprobar lo que no leen. Una y otra vez nos repiten la misma mala película.

Mucho de esto, inevitablemente, pasa por la ignorancia, el hambre y el desapego social de buena parte de los electores; condición que saben aprovechar para su beneficio los gamonales disfrazados de políticos que han mandado, mandan y seguirán mandando en el país. Acudiendo a pudorosos eufemismos, cualquier discurso barato acompañado de comida, bebida, tejas, ladrillos y el papelito morado con la estampa de Gabo, rematado con la planilla y tal vez la promesa de un puesto, es elector confeso. Y como la nuestra es una historia de cortoplacismos desesperados por resolver el “hoy” por encima del “mañana”, se tiende la mano sin pena y se acepta la coima (con o sin sonrisas de fiscal) para rayar en el tarjetón alguna cara o número que ni sabemos distinguir. Bien costosa que salen esas tejas o esos ladrillos cuando llega el momento de cruzar cuentas. 

Otra de las causas es el desgano y pobre concepción de lo que significa ser ciudadano con que muchos se apartan de su deber al momento de elegir gobernantes y/o legisladores. Deber. El voto es tan derecho como deber, así esto último sea moral y no legal. Muchos, y con dolor debo decir que particularmente los jóvenes, no asumen la responsabilidad que les compete con el país que inefablemente heredarán. A algunos poco importa, y otros creen que no vale la pena votar porque nada va a cambiar. En ese marasmo naufraga la intención de lo que se conoce como “voto de opinión”, porque nunca llega a ser tanto como el voto del rebaño del párrafo anterior. Y no llega a ser tanto porque la tasa de abstención se desborda por la flojera de no quitarse la pijama el domingo de elecciones. 

Situación complicada: Por un lado, el voto amarrado por el clientelismo. Por el otro, la flojera y derrota anticipada del que, pudiendo, decide no poder. En el medio, un sándwich de carne que se indigna y tuitea. O tuitea y se indigna, pero poco más.

Indignación. Esa puede ser una clave. Que nos indigne vender el voto. Que nos indigne quedarnos en la casa. Que nos indigne elegir a los mismos para que hagan lo mismo. Que nos indigne saber que no son dignos, y que les permitimos llegar a donde están por nuestra culpa. 

asf1904@yahoo.com
@alfredosabbagh

Más Columnas de Opinión

Alberto Martínez

La vida en redes

El psiquiatra los notaba más ansioso que de costumbre.

Le preguntó si estaba tomando los medicamentos, y respondió que sí.

Le pidió que le indicara la hora de acostarse, y le dijo la acordada.

Al indagar por alg

Leer
Cecilia López Montano

Se dispara el COVID-19

Se sabía que el COVID-19 llegaría con fuerza a la Región Caribe, y eso que aún no se conoce lo que está pasando en los sures de los departamentos de esta parte del país, llenos de pobreza, de falta de institucionalidad en salud y con poco li

Leer
Nicolás Renowitzky R.

Cambia chino x colombiano

Una historia conocida por los de nuestra generación y parcialmente por los menos veteranos fue la del cambio de la industrialización mundial, y con esta también el cambio de los orígenes de los productos que consumimos. Analicemos, durante la

Leer
Katherine Diartt Pombo

¿Sirven los Ediles?

Sí, sirven a sus comunidades y más importante aún: fortalecen la democracia local. Entonces, ¿por qué son unas figuras tan controversiales?, que de tanto en tanto son tildadas de ornamentales e inútiles por quienes creen que representan úni

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web