¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¡Es cultura, ciudadanos!

Lo que pasó en los alrededores de La Troja, la semana pasada, solo supone la falta de tolerancia entre algunos barranquilleros.

La intolerancia viene de la mano del irrespeto por el otro. Y si solo el unimismo cuenta en las relaciones sociales, entonces estamos ante una monumental ausencia de cultura ciudadana.

Hablo de la capacidad y disposición que deberían tener los vecinos para autorregularse y regular a otros, entendiéndose todos como basamento de la sana coexistencia.

Un proyecto de sociedad civilizada, como tal, fue en algún momento impensable en Barranquilla.

Lo que dice la teoría es que si los ciudadanos no tienen resueltas sus necesidades básicas, como la subsistencia o la salud o la educación, no escalan en compromisos de otredad.

Pero en una ciudad que es modelo de atención en salud, que garantiza plenamente la cobertura en educación de sus jóvenes y que tiene uno de los más bajos niveles de desempleo del país, entre muchos avances, la cultura no solo es posible sino necesaria.

El Distrito, en efecto, ha dedicado en la última década alrededor del 83% de su presupuesto a inversión. Las proyecciones indican que invertirá este año un poco más de 3 billones de pesos en programas sociales e infraestructura.

Y aún seguirá faltando, pero ahí están ya: 200 parques, 157 escuelas, 50 nuevos hospitales, 300 kilómetros de vías renovadas, 12 estadios y obras que enaltecen el orgullo, como el gran malecón.

Una ciudad con un comportamiento colectivo decente promueve el aprecio y cuidado por esos proyectos y los acepta como atmósfera para recoger actitudes toscas con su entorno.

No digo que no se irrite ante situaciones sociales o personales sobrevivientes, pero ante su aparición antepone la conversación y celebra acuerdos. Medie lo que medie.

Y ello es tan válido para quienes van a bailar las descargas calientes de La Troja como para quienes utilizan fundamentos sesgados y acomodaticios a la hora de hacer sus críticas mordaces.

En los alreredores de la esquina de la salsa y la tradición, no hubo nada de ello. Los ciudadanos no acudieron a divertirse sino a lo que fuera. Y terminaron lanzando botellas y sillas porque estaban predispuestos a buscar o responder la pelea.

Echarle la culpa al lugar o armar un debate sobre si es un tomadero de tragos o un patrimonio cultural, es desconocer que la riña es la segunda causa de homicidios en la ciudad.

Pongamos las cosas, entonces, en su justa dimensión.

Al Distrito le corresponde activar el proceso para que los ciudadanos despliguen mejores actitudes, y ojalá no repita la experiencia fallida de traer a los expertos cachacos que en el 2008 fracasaron ruidosamente con estrategias que tenían acentos andinos y no nuestros colores.

Pero si se trata del interés y cuidado de lo público, que incluye las obras y la experiencia fundamental de convivir, la responsabildad tiene que ser de todos.

 albertomartinezmonterrosa@gmail.com

@AlbertoMtinezM

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Cecilia López Montano

Más sombras que luces

Dos años de gobierno del presidente Iván Duque que terminan en medio de una tormenta de inmensas proporciones e impredecibles consecuencias. Sin embargo, el balance de los dos años hay que hacerlo dividiéndolo entre el período anterior y el p

Leer
Nicolás Renowitzky R.

Viaductos vs. enrocados

Fue tan sorpresivo como positivo para Barranquilla el anuncio de la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, el pasado 7 de agosto, sobre la apertura de la licitación pública para la construcción de dos viaductos que suman más de 8 kiló

Leer
Katherine Diartt Pombo

El otoño del patriarca

El título de esta columna que ustedes leen cada martes siempre me supone un reto. Lo pienso y le doy vueltas, a veces, más que al mismo contenido. Sin embargo, desde que tuve claro el tema al que me aproximaría en estas líneas supe cómo debí

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web