Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Daniela, como Barranquilla

Ya Dani está en casa. Y ahora empieza una vida. 

Ya Dani está en casa. Y ahora empieza una vida.

Venía corriendo. Sin tregua. El mundo que había conquistado estaba, literalmente, a sus pies.

Todo lo que se había propuesto, estaba hecho: ser reina, presentadora, empresaria, influenciadora. Estuvo donde quiso: Miss Universo, noticias de entretenimiento, un reality show, una campaña presidencial. 

La simpatía que envolvía las risas más lejanas, se fue imponiendo.

Brillaba diferente. Reía silvestre. 

Bogotá era toda suya. Allí le ponía a su traje de costeña en apuros un toque de distinción que abría las calles como pasarelas.

La Costa Caribe, ni se diga. De regreso traía esa donosura de niña perdida, que volvía a su esencia cuando mamá llamaba a disfrutar los platos del comedor. 

Daniela era un baile acompasado que sus pies seguían en la tierra como golpes de tambor.

Hasta que vino la masita en el estómago, y una operación, y otra, y otra.

Nadie lo podía creer. 

Lo simple se había vuelto complejo en una vida que era solo sencillez.

La sangre, en efecto, se volvió terca y abandonó su carrera.

Con la obstinación de su dueña, hizo lo que se antojó y le puso freno al ritmo. Bueno, eso creyó.

Porque Daniela ya está en la casa. Y ya hace los ejercicios para aprender a andar, como si fuera la primera vez.

Hoy sus pasos son lentos, pero tienen la firmeza de su carácter.

A veces se enoja. Llora. Levanta la cabeza y pregunta por qué. Pero la baja y allí están ellos, sus padres y sus hermanos, y sabe que tiene sostén.

Entonces acepta una entrevista y les da ánimos a los colombianos que la escuchan estupefactos al otro lado del dial. Y al cabo mira a la cámara para llenar el Instagram, en segundos, con una energía que uno no sabe de dónde es.

Sus seguidores preguntan por la fortaleza. Salir así, tan campante, a decir que mañana le amputaría un pie, fue, por decir lo menos, admirable.

Evidentemente protagonizaba un drama, el peor de su existencia, pero agradecía y nos hacía agradecer, porque Dios le estaba dando una nueva oportunidad para vivir.

Ella es así, como Barranquilla, su ciudad inmarcesible. No se amilana.

Es posible que las circunstancias que afronta sean las peores. Como en Daniela, nadie quiso lo que tenemos. Tampoco nadie lo esperó.

Pero tuvimos que aprender en el camino, de la mano de una voluntad férrea y el compromiso irreductible de una generación con su destino.

De repente le lloverán piedras, como caen sobre la ciudad nativa. Los necios se valen de cualquier excusa para desplegar la mezquindad de la suya, así de por medio lo que esté sea la vida.

Pero ambas son resilientes y saldrán adelante.

Dani pronto caminará con soltura. Y va a bailar champeta. Y será ejemplo de inclusión. Y será la reina de su nueva población e impondrá su moda con un solo pie.

Y Barranquilla volverá a ser la ciudad sensual que extrañamos todos.

albertomartinezmonterrosa@gmail.com

@AlbertoMtinezM

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Tatiana Dangond

Mala oposición a la JEP

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) ha sido objeto de una campaña de desprestigio tanto a nivel institucional como en las redes sociales; una estrategia que busca deslegitimar los procesos que se adelantan ante la justicia transicional co

Leer
Rafael Nieto

Para salir de la crisis

Pero se atravesaron los confinamientos y la economía se desbarrancó. El Gobierno, en el nuevo Marco Fiscal de Mediano Plazo, asume que la economía caerá un 5.5%, el peor año desde que tengamos datos ciertos.

Como resultado se dispar

Leer
Alberto Linero

Modelo de incoherencia

La señora con actitud de dueña de la verdad dice con tono agudo: - “es que tienen que enseñarles ética”, y en un momento recordé todos los “ladrilludos” discursos que he leído y escuchado sobre la filosofía de la acción en tantas a

Leer
Abelardo De La Espriella

Sin derecho al honor

A un ser humano se le puede quitar casi todo, pero pretender despojarlo de su dignidad, de su honra y de su buen nombre es algo verdaderamente abominable y peligroso. El asesinato moral, perpetrado a través de campañas articuladas de desprestigi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web