¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

Daniela, como Barranquilla

Ya Dani está en casa. Y ahora empieza una vida. 

Ya Dani está en casa. Y ahora empieza una vida.

Venía corriendo. Sin tregua. El mundo que había conquistado estaba, literalmente, a sus pies.

Todo lo que se había propuesto, estaba hecho: ser reina, presentadora, empresaria, influenciadora. Estuvo donde quiso: Miss Universo, noticias de entretenimiento, un reality show, una campaña presidencial. 

La simpatía que envolvía las risas más lejanas, se fue imponiendo.

Brillaba diferente. Reía silvestre. 

Bogotá era toda suya. Allí le ponía a su traje de costeña en apuros un toque de distinción que abría las calles como pasarelas.

La Costa Caribe, ni se diga. De regreso traía esa donosura de niña perdida, que volvía a su esencia cuando mamá llamaba a disfrutar los platos del comedor. 

Daniela era un baile acompasado que sus pies seguían en la tierra como golpes de tambor.

Hasta que vino la masita en el estómago, y una operación, y otra, y otra.

Nadie lo podía creer. 

Lo simple se había vuelto complejo en una vida que era solo sencillez.

La sangre, en efecto, se volvió terca y abandonó su carrera.

Con la obstinación de su dueña, hizo lo que se antojó y le puso freno al ritmo. Bueno, eso creyó.

Porque Daniela ya está en la casa. Y ya hace los ejercicios para aprender a andar, como si fuera la primera vez.

Hoy sus pasos son lentos, pero tienen la firmeza de su carácter.

A veces se enoja. Llora. Levanta la cabeza y pregunta por qué. Pero la baja y allí están ellos, sus padres y sus hermanos, y sabe que tiene sostén.

Entonces acepta una entrevista y les da ánimos a los colombianos que la escuchan estupefactos al otro lado del dial. Y al cabo mira a la cámara para llenar el Instagram, en segundos, con una energía que uno no sabe de dónde es.

Sus seguidores preguntan por la fortaleza. Salir así, tan campante, a decir que mañana le amputaría un pie, fue, por decir lo menos, admirable.

Evidentemente protagonizaba un drama, el peor de su existencia, pero agradecía y nos hacía agradecer, porque Dios le estaba dando una nueva oportunidad para vivir.

Ella es así, como Barranquilla, su ciudad inmarcesible. No se amilana.

Es posible que las circunstancias que afronta sean las peores. Como en Daniela, nadie quiso lo que tenemos. Tampoco nadie lo esperó.

Pero tuvimos que aprender en el camino, de la mano de una voluntad férrea y el compromiso irreductible de una generación con su destino.

De repente le lloverán piedras, como caen sobre la ciudad nativa. Los necios se valen de cualquier excusa para desplegar la mezquindad de la suya, así de por medio lo que esté sea la vida.

Pero ambas son resilientes y saldrán adelante.

Dani pronto caminará con soltura. Y va a bailar champeta. Y será ejemplo de inclusión. Y será la reina de su nueva población e impondrá su moda con un solo pie.

Y Barranquilla volverá a ser la ciudad sensual que extrañamos todos.

albertomartinezmonterrosa@gmail.com

@AlbertoMtinezM

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Néstor Rosanía

Torpezas diplomáticas

La llegada a la casa Blanca de Joe Biden significa un nuevo capítulo en la relación bilateral de Colombia con los Estados Unidos, relación que en esta ocasión comienza con muchos desafíos por superar gracias a los errores y torpezas diplomát

Leer
Emilio Sardi

De despacio a parálisis

De acuerdo con el Anuario Nacional de Siniestralidad Vial recientemente publicado, el 54% de quienes murieron en accidentes de tránsito en 2019 eran motociclistas. Adicionalmente, buena parte de los peatones y ciclistas, que sumaron poco más del

Leer
Orlando Araújo Fontalvo

Coleccionista de epifanías

Hay un cuento extraordinario que escribió don Juan Manuel en la Edad Media, mucho antes de la invención del cuento como género literario. El sobrino de Alfonso X el Sabio lo llamó «ejemplo», le dio un título excesivo y lo ubicó en el undé

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web