El Heraldo
Opinión

Amor de juventud

Se llamaba Teresa, firmaba con el apellido de su madre, “Ahumada”, y la conocemos como Teresa de Jesús, la de Ávila. Esa de la que dice Kate O´Brien: “pudo ser conforme a su impulso un genio literario, fue en realidad una mujer genial cuyos intereses no eran literarios y que empeñó las palabras, que no cabe duda de que fueron sus dóciles esclavas, solo con intenciones que nada tenían que ver con la literatura, sino únicamente con Dios”. 

La conocí cuando yo era joven y estudiaba en el Seminario Regional Juan XXIII. Me impactó su inteligencia y audacia que se expresaba en una búsqueda interior intensa. Leí su poesía, sus narraciones y oraciones con la avidez del que busca herramientas para responder a las preguntas fundamentales de la existencia. Su intuición del amor como lo esencial de la vida espiritual me descrestó, porque no ponía el énfasis en la capacidad de atrapar racionalmente el sentido o en el poseer un poder de palabra que permitiera entusiasmar a los otros, ni siquiera en el estricto cumplimiento de unas normas religiosas. Bien sabía ella que solo era posible responder a las exigencias externas del actuar, si se podía conectar con la propia esencia, que es donde habita Dios. De nada sirve todo lo que podemos construir fuera si no es fruto de un profundo encuentro con la propia singularidad; lo cual, podría explicar que algunos a pesar de todo el éxito, las conquistas económicas y los comentarios dulzones de los áulicos que reciben, sigan ahogándose en el vacío interior de su ser. 

Se llamaba Teresa, firmaba con el apellido de su madre, “Ahumada”, y la conocemos como Teresa de Jesús, la de Ávila. Esa de la que dice Kate O´Brien: “pudo ser conforme a su impulso un genio literario, fue en realidad una mujer genial cuyos intereses no eran literarios y que empeñó las palabras, que no cabe duda de que fueron sus dóciles esclavas, solo con intenciones que nada tenían que ver con la literatura, sino únicamente con Dios”. Ella juntaba características que no parecían ser propias de las monjas de su época: A los 50 años, edad muy avanzada para su tiempo, le decía a un amigo carmelita: “Sabed, padre, que en mi juventud me dirigían tres clases de cumplidos: decían que era inteligente, que era una santa y que era hermosa; en cuanto a hermosa, a la vista está; en cuanto a discreta, nunca me tuve por boba; en cuanto a santa, solo Dios sabe”.

Tal vez lo que más me gusta es esta estrofa de una de sus poesías: “Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda; la paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta, sólo Dios basta”. La repito constantemente, recordando que cuando se tiene un encuentro personal con Dios en lo profundo del corazón, se puede vivir con intensidad, pero sin impaciencia; con pasión, pero sin desespero; con ganas de aventura, pero sin miedo y confiando. Hay que enfrentar los desafíos diarios con la certeza de que todo se puede solucionar y superar porque lo conocemos a Él, quien da sentido a todo. Eso es necesario tenerlo presente en este momento histórico, donde todo lo que sucede nos desespera, angustia y deprime; en el que muchos se dejan arrastrar por el odio y la indiferencia como únicas opciones para enfrentar las dudas y las adversidades de la vida. 

Maximiliano Herráiz dice a propósito de ella: “Vive lo que crees, no te pierdas en devociones bobas, ella no aconseja ninguna devoción y es una monja, y es del siglo XVI… Le basta insistir en la relación personal con Dios, no necesita más. Entonces esto es un mensaje de puro Evangelio, volvamos al Evangelio porque no nos salva la religión, la práctica de la religión, sino nos salva la fe con que vivimos…”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Eduardo Verano

Democratizar la democracia

Este domingo el país tiene una cita importante con la democracia. La ciudadanía acudirá en primera vuelta a elegir al Presidente de la República. La invitación es escoger y  votar entre las variadas alternativas que existen. En cada elec

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

Homero y los chistes

Son dos las doctrinas que han pretendido responder a la pregunta respecto de si realmente existe algo que pueda llamarse «Literatura». De un lado se ubica el esencialismo, con su fe en el realismo, las categorías generales, los universales, las

Leer
El Heraldo
Néstor Rosanía

Fico el uribista avergonzado

Esta campaña presidencial se ha caracterizado porque los candidatos han centrado sus esfuerzos en capturar a los electores que se consideran apolíticos o indecisos y que no se identifican con un partido político o una ideología definida, desde

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.