El Heraldo
Uno de los 21 orificios de bala que se pueden ver en la fachada de la casa y los carros de Jovenel Moise.
EFE
Colombia

Desenredando la maraña de los exmilitares implicados en magnicidio en Haití

Según el presidente Duque todos participaron del hecho que acabó con la vida de Jovenel Moise. La Policía afirma que dos de ellos planearon el ataque.

Luego de una semana en que versiones iban y venían, parece estarse desenredando el relato de lo que realmente ocurrió en Haití en el magnicidio del presidente Jovenel Moise en el que habría participado una veintena de exmilitares colombianos, de los cuales 18 fueron detenidos –junto con cinco haitiano-estadounidenses–, tres resultaron muertos en los hechos y tres están siendo buscados.

El presidente Iván Duque se pronunció al respecto ayer desde Antioquia, señalando que de acuerdo con  las informaciones que tiene el Gobierno “existen personas (entre los militares colombianos) que, por todo lo que se ha ido conociendo, tenían conocimiento de ese magnicidio que se iba a perpetrar”.

Agregó el mandatario en este sentido: “Por otro lado, parece que dentro del grupo había personas que habían recibido instrucciones distintas. Pero seamos también absolutamente francos: independientemente del nivel de conocimiento que se tuviera, lo que queda en evidencia es que hay una participación de todo ese grupo en ese magnicidio”.

Y concluyó que la información que tiene la Policía a partir de la colaboración con las autoridades haitianas “es que sí hay un grupo de personas que tenían conocimiento del magnicidio y otros que terminaron participando en él. (...) Lo que nosotros tenemos información es de una persona que estuvo en Haití y que regresó al país antes de que se presentaran esos hechos. Esa persona está colaborando con las autoridades y esa información, como lo dijo el general Jorge Vargas (director de la Policía), se está compartiendo con las autoridades haitianas”.

Lo que dijo la Policía

Horas antes, el general Vargas había dicho en rueda de prensa que el asesinato fue coordinado por los exmilitares colombianos Duberney Capador Giraldo y Germán Rivera.

Este último, habría recibido 50 mil dólares por reclutar mercenarios colombianos y llevarlos a Haití.

“Sabemos que (...) participaron en la planeación y organización de lo que inicialmente era una supuesta operación de arresto del presidente de Haití y para ello contactaron a más personas en nuestro país”, aseguró Vargas.

Según el alto mando, otro colombiano identificado como Ángel Pretelt habría coordinado el magnicidio con el venezolano Antonio Intriago, dueño de la empresa CTU Security, con sede en Miami.

El general informó así mismo que se investiga la participación de otros tres colombianos, entre ellos un expolicía: “Tenemos tres ciudadanos colombianos que están siendo buscados en este momento, que habrían estado también en Haití y en República Dominicana".

Al ser preguntado si una de las tres personas a las que se investiga es el expiloto de la Policía Ronald Ramírez, Vargas confirmó ese nombre: “Sí, estamos en esa identificación, en esa búsqueda. Ya las autoridades allá nos pasaron esos nombres”.

Y agregó: “Germán Rivera ha tenido contacto con 12 personas en Haití, toda la información técnica ya la tienen las autoridades haitianas, y Duberney Capador también habría tenido contacto con 10 personas en Haití”.

El general Vargas, este jueves en rueda de prensa.

¿Y Claude Joseph?

Según una investigación de Noticias Caracol, los exmilitares colombianos detenidos han ido salpicando al primer ministro interino de la isla, Claude Joseph, como el presunto cerebro detrás de los hechos, así como a quienes habrían planeado el ataque desde noviembre de 2020 en el edificio de la sede de CTU Security, en Miami: Intriago, Pretelt, el haitiano-estadounidense James Solages –detenido en las acciones–; un diplomático haitiano de apellido Askard, el médico haitiano ya capturado, Christian Sanon, y el colombiano Jonathan Rivera García, hermano de Germán Rivera.

Uno de los exmilitares habría confesado finalmente que siete de los mercenarios colombianos fueron quienes habrían supuestamente asesinado al presidente de la isla caribeña: Carlos Guerrero, Mauricio Romero, Duberney Capador, Juan Carlos Yepes, Manuel Grosso, Neil Durán y Naiser Franco.

El jefe de seguridad

Otro de los hechos que promete aportar más luces a lo sucedido en la casa de Moise, en Puerto Príncipe, el pasado miércoles 7 de julio, es la captura de Dimitri Herard, jefe de seguridad del asesinado presidente, quien cayó con otros tres agentes de seguridad.

Herard es uno de los sospechosos más importantes y al parecer ficha clave en la investigación por el magnicidio, y no acudió el pasado miércoles al tribunal para responder a las preguntas de la Fiscalía sobre el asesinato de Moise.

En una carta enviada a la Fiscalía, Herard justificó su ausencia con el pretexto de que la Inspección General de la Policía le ha aplicado una medida cautelar que le impide acudir a la citación.

De acuerdo con medios de comunicación haitianos, otro de los retenidos fue el comisario divisional Jean Laguel Civil, coordinador de seguridad del presidente Moise, que tampoco respondió a la citación de la Fiscalía.

La Policía de Haití rechaza mostrar las imágenes del asalto a la casa de Jovenel Moise

El director general de la Policía de Haití, León Charles, rechazó ayer la posibilidad de revelar de momento las imágenes del asalto a la residencia del presidente Jovenel Moise.

Charles, que respondió por primera vez preguntas de la prensa desde que se produjo el magnicidio, explicó que no se pueden divulgar esas imágenes ya que se deben seguir los procedimientos que marca la investigación.

"No podemos revelar más información al público hasta que el investigador nos lo permita”, dijo Charles en respuesta a una pregunta de la prensa, en relación con las grabaciones del momento del ataque.

Charles indicó que están abiertas dos investigaciones, una administrativa de la Policía, para determinar el papel de los agentes de seguridad que custodiaban la residencia presidencial, y otra en el ámbito judicial.

La rueda de prensa fue convocada para desmentir un reportaje publicado por Noticias Caracol, que asegura que el primer ministro interino, Claude Joseph, estaría implicado en el magnicidio.

En relación a ese punto, el responsable de la Policía leyó un comunicado publicado previamente, en el que negó la existencia de algún vínculo que relacione a Claude Joseph con el asesinato de Moise.

El comunicado es un desmentido a la información que asegura que el FBI investiga la posible relación de Joseph con el magnicidio: “La Policía Nacional de Haití precisa que, contrariamente a las alegaciones difundidas por el medio colombiano Noticieros Caracol (sic), los indicios y otras informaciones recogidas en el marco de la investigación no revelan ningún vínculo con el primer ministro y los sospechosos no han hecho ninguna revelación en este sentido”, afirma la nota leída por Charles.

Entre tanto, Estados Unidos aseguró ayer que no reconoce a ningún político en concreto como el “presidente o primer ministro legítimo” de Haití, y confió en que haya un “diálogo inclusivo” que permita formar pronto un Gobierno de coalición en el país.

Asimismo, el responsable de la Policía haitiana subrayó que la institución está “en guardia” y renovó su determinación de continuar la investigación del magnicidio.

Según la investigación haitiana, el cerebro de la trama sería el doctor Christian Emmanuel Sanon, un médico residente en Estados Unidos, completamente desconocido en Haití y que aspiraba al poder.

Entrenados en Estados unidos

El Pentágono reveló ayer que entrenó en el pasado a un “número pequeño” de los colombianos que han sido arrestados.

Un portavoz del Pentágono dijo a la agencia de prensa Efe que han llegado a esa conclusión después de revisar las “bases de datos” sobre sus operaciones de formación, pero no precisó cuántos de los colombianos arrestados recibieron ese entrenamiento ni en qué consistió el mismo.

“Una revisión de nuestras bases de datos de entrenamiento indica que un número pequeño de los individuos colombianos detenidos como parte de esta investigación participaron en entrenamientos militares y programas de educación de EE. UU. en el pasado”, afirmó el portavoz.

El entrenamiento se produjo mientras esos individuos eran “miembros activos de las Fuerzas Armadas de Colombia”, añadió en un correo electrónico el vocero, el teniente coronel Ken Hoffman.

El Pentágono indicó finalmente que sigue investigando el asunto y no tiene más detalles que compartir de momento, subrayó la fuente.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.