GCGente Caribe | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Yilda Castro posa en su hogar, ubicado en el norte de Barranquilla.
Orlando Amador Rosales
Sin photoshop

Las tempestades que una barranquillera ha sabido sortear

La directora de Fenalco Atlántico cuenta sobre la lucha que le significó enfrentar el impacto de la pandemia en el gremio de los comerciantes.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

La abogada Yilda Castro tiene “muchas convicciones”, aunque hay una que siempre la acompaña y le recuerda que su vida “ha sido un testimonio de fe y de proyecciones”. Así lo manifiesta mientras rememora cómo en décimo semestre empezó su trayectoria profesional.

“En mi último semestre me enteré de que en Fenalco seccional Atlántico buscaban a un abogado para la vacante de Asistente Jurídico, así que mandé mi hoja de vida. Luego llamé para notificar lo de mi envío y me dijeron que estaban buscando a alguien graduado. Enseguida les dije que yo estaba por terminar, que me tuvieran en cuenta, que yo quería crecer con ellos”.

Gracias a su persistencia, en el año 2000 llegó al cargo. Desde ese momento Yilda empezó a escribir su historia dentro de Fenalco, entidad encargada de representar al sector comercio. Su trayectoria —dice— estuvo acompañada de aprendizajes; de “entrenamiento exhaustivo”.

“Cuando ingresé se trabajaba mucho el sector de comercio exterior, así que hice un diplomado en Derecho Aduanero. Después de un tiempo me dieron la oportunidad de asumir la jefatura del área jurídica. En esta manejábamos la secretaría de la Junta Directiva y muchas veces éramos los encargados de emitir los comunicados de prensa, los contratos y los permisos de los eventos, entre otras funciones”.

Recuerda que en su proceso se involucró en proyectos sociales como, por ejemplo, Jóvenes en Acción. “Nosotros participamos con la misión de capacitar a jóvenes en áreas que fueran requeridas por los comerciantes. También estuve a cargo de la parte jurídica y de las licitaciones, sin embargo llegó un momento en que me fui sintiendo agotada. Después de cierto tiempo comencé a imaginarme fuera de la empresa y me sentí tranquila porque veía cómo mi salud se estaba afectando. Incluso, lo conversé con mi mamá y ella me dijo que lo más importante era mi salud, así que tomé la decisión”.

Gran parte de lo que ha vivido responde a la materialización de sus proyecciones, debido a que antes de dar cualquier paso, como técnica suele visualizar sus proyectos y dependiendo el sentimiento que le genere y la confianza que sienta, así toma su decisión. La barranquillera indica que luego de renunciar empezaron a llegarle propuestas en temas jurídicos. No obstante, no se desconectó del todo de Fenalco y su apoyo constante incitó al director de aquel momento a proponerle su regreso, pero en otro cargo.

“Su idea era dividir los proyectos sociales y asignarme lo de brindar asesoría directa a la dirección ejecutiva, así como a la coordinación de los sectores, pues en Fenalco a los comerciantes se les divide por sectores (...) Fue así como volví a la empresa por cuatro meses”.

 

 

La abogada Yilda Castro ha desarrollado en Fenalco buena parte de su carrera. Orlando Amador Rosales

En una nueva ocasión volvió a desvincularse. Ahora su pregunta era: ¿quién era Yilda? Ante el interrogante —asegura— experimentó “un vacío”, respondiéndose a sí misma que como persona no podía ser algo que no le pertenecía, ya que al final del día “los títulos profesionales no le pertenecen a nadie y si estos desaparecen, la vida no puede depender de ellos”.

Una vez más, en 2006, regresó a su “antigua casa”: Fenalco. En esa nueva etapa estuvo a cargo del desarrollo de un proyecto social en el municipio de Malambo. 

Durante ocho meses atendió a 500 personas de la población desplazada en centros de desarrollo socioproductivos. En ese ejercicio fue trasladada al área jurídica. Seguidamente el presidente de Fenalco, en ese momento Guillermo Botero, le ofreció la dirección de Fenalco Santa Marta, debido a que dicha seccional enfrentaba una situación crítica que vislumbraba un posible cierre. Allí estuvo de 2007 a 2012.

Al desvincularse, a sus manos llegó la posibilidad de manejar el área comercial y las comunicaciones de la Fundación nu3, en Barranquilla. Después llegó a la empresa de seguros MetLife, donde permaneció por cuatro años. Más tarde entró a una firma de abogados, y estando ahí, en 2019, recibió una llamada en la que le ofrecían la Dirección Ejecutiva de Fenalco seccional Atlántico. 

Regresó a la entidad en enero de este año, ad portas de iniciarse la pandemia en Colombia. Asegura que fueron muchos los retos en medio de la incertidumbre como, por ejemplo, cambiar la ruta, tomar decisiones rápidas, hacer el movimiento de algunas personas y tratar de mantener el equipo que había encontrado. 

Para ella los primeros meses “fueron desgastantes”. Le demandó cambiar las ofertas de servicio y ofrecer formación virtual a los comerciantes con contenido que los beneficiara la coyuntura. “Empezamos a medir el impacto de la Covid-19 desde el 14 de marzo, antes de que decretaran cuarentena. En ese fin de semana un 70% de empresarios en Barranquilla manifestaba disminuciones en sus ventas en un 31%. Posteriormente la cifra era del 80% y la caída en las ventas era del 60%”.

Un respiro tuvieron —dice— cuando se dio la apertura con protocolos de bioseguridad, ya que empezaron a apostarle a los nuevos servicios, además de promover las asesorías en el protocolo.

Asimismo fueron llevando a cabo el acompañamiento en las aperturas de los comerciantes, trabajando de la mano con el gobierno local y nacional. Agrega que en el monitoreo nacional, al mes de julio, contaba con un registro en el que aparecía la cifra de 90.000 pequeños comercios que habían clausurado, así como 65.000 bares y restaurantes que reportaban “quiebra”.

Dice que hoy las estadísticas de ventas han mejorado, así como el índice de confianza del consumidor. La tempestad empieza a pasar.

Un proyecto

Desde Fenalco, Yilda asegura que trabajan en la creación de una red de jóvenes empresarios, a través de la cual buscan destacar las habilidades de las nuevas promesas del emprendimiento. “También lanzamos la línea de crédito ‘emerge’ de Fenalco para los empresarios pequeños e independientes, y afianzamos la herramienta de financiación para los afiliados”.

Frase

“Como técnica personal suelo visualizar mis proyectos y dependiendo el sentimiento que me generen y la confianza que sienta, así tomo mi decisión”.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Atlántico
  • Barranquilla
  • comerciantes
  • Entrevista
  • Fenalco
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web