El Heraldo
Hoy día Rosangélica Barroeta se considera una mujer valiente, segura y feliz.
Ángel Ramos
Sin photoshop

La arquitecta que se fortaleció a causa de la anorexia

Tras sufrir esta patología, Rosangélica Barroeta hizo un trabajo interno para superarla. Toda su experiencia la plasmó en un libro que lanzó en 2019.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Rosangélica Barroeta tenía 19 años cuando sintió que el mundo se le venía encima. Tocó fondo por dos sucesos que marcaron su vida. Por un lado lidiaba con la separación de sus padres y por otro luchaba con la idea de que su pareja —con quien tenía un compromiso— había decidido marcharse.

Las dos situaciones en conjunto generaron en ella un desequilibrio emocional que luego la llevó a refugiarse en el entrenamiento físico. Su salud mental empezó a afectarse a tal punto de obsesionarse por lograr, sin medir las consecuencias, un cuerpo “perfecto” y esbelto. 

“Además de las largas jornadas de ejercicios a las que me sometía, empecé a restringirme los alimentos y a hacer dietas fuertes; después pasé a tomarme a diario cinco pastillas de laxantes. Al ver que iba bajando de peso, opté por inyectarme quemadores de grasa hasta que mi porcentaje de grasa llegó a un 3%. En el primer mes bajé más de 15 kilos y esto prendió las alarmas en mis padres, quienes enseguida me manifestaron que lo que me estaba pasando no era normal y que necesitábamos buscar ayuda”. 

Al consultar a un internista el diagnóstico que recibió fue anorexia nerviosa. Frente a este dictamen médico experimentó negación. 

“Yo me obsesioné tanto que llegué a pensar que hasta el agua me podía engordar. Todo fue una avalancha de emociones. Al caer en la anorexia nerviosa mi mamá me pesaba a diario y me obligaba a comer, sin embargo, nada de eso hacía. Fue una enfermedad que tocó a mi puerta y que pensé que podía controlar”.

Con 1.65 cm de estatura llegó a pesar 32 kilos. Su cuerpo perdía masa muscular, sus huesos eran cada vez más notorios, su piel lucía en un tono amarillo, la debilidad era constante, su cabello era mucho más escaso, los escalofríos eran recurrentes y su periodo menstrual tuvo un retraso de un año y medio. Esta realidad fehaciente surtió un efecto mucho más directo en sus padres, quienes decidieron internarla. 

“En ese momento empecé a inducirme el vómito porque en el hospital me obligaban a comer y me ponían suero. Entonces, cada vez que me dejaban sola aprovechaba para vomitar en bolsas que luego escondía para que nadie las viera. Así que en vez de mejorar lo que estaba era retrocediendo. Recuerdo que una de mis doctoras me decía que yo estaba más del otro lado que de este y que era imposible que tuviera hijos”.

Ronsangélica, de 27 años, agrega que a pesar de que en aquel suceso consultó a muchos especialistas, la solución no la encontró. Bastó con que un día, desesperada y decidida, se sentara con sus papás, los mirara a los ojos y les “hablara con el corazón”, prometiéndoles que por sí sola haría lo posible para salir de la enfermedad, trabajando desde su interior.

“Cuando mis papás me sacaron de la clínica llegué a mi cuarto, me quité la ropa y empecé a llorar como una niña. Al pararme frente al espejo me di cuenta cómo se me salían los huesos. En ese momento le pedí a Dios que me ayudara y empecé a hablar con Él, manifestándole el dolor y el vacío que sentía. Me refugié en mi fe”. 

Después de ese encuentro místico decidió superar su diagnóstico, pasó a vivir otro proceso que, para ella, fue complejo, pues “la anorexia es una enfermedad mental en la que se lucha consigo mismo”. Al transcurrir un año más la venezolana logró librar la difícil batalla. En ese lapso conoció a César González, quien hoy día es su esposo. Él, cocinero y amante de la buena comida, la ayudó a reconciliarse con los alimentos.

“En ese trabajo mental y de crecimiento personal pude encontrarme a mí misma y perdonarme. Luego me formé en coaching de vida para entender muchas cosas que me habían pasado y también hice cursos de nutrición para aprender (...) En 2015 empecé una relación con César y me fui a vivir a Estados Unidos. En una de nuestras conversaciones me recomendó que abriera un Instagram para que compartiera mensajes con la gente porque él sabía que   me gustaba escribir, así que accedí”.

Luego de hacer las publicaciones de esas frases inspiradoras, le apuntó a mostrar su rostro, esto con el fin de que la gente se conectara con ella. Más tarde vio cómo creció la receptividad de sus seguidores y cómo, al tiempo, se presentó la oportunidad de ser mamá, desvirtuando lo que un día, en medio de su enfermedad, le habían dictaminado. Esa nueva ilusión cortó de raíz la ingesta de laxantes, lo único que le había costado eliminar.

“Cuando me hice la prueba y vi que había salido positiva me puse muy feliz porque yo había perdido las esperanzas de ser madre. Hoy día soy mamá de dos hermosas niñas: Isabella y Alaia (...) Con mi Instagram decidí que quería llegar a muchas personas, sobre todo a quienes han enfrentado momentos difíciles porque sé lo que es vivir en tristeza”.

Rosangélica asegura disfrutar de la escritura y del tiempo que comparte con sus dos hijas: Isabella y Alaia. Rafael Arévalo

Un libro

En 2018 empezó a escribir su primer libro, Más allá del espejo, un texto que vio la luz en 2019 y que retrata en primera persona su historia con la anorexia. Este libro es un testimonio vivo sobre la voluntad de salir adelante y vencer la enfermedad.

Rosangélica explica que fue escrito desde el corazón, dando a conocer cómo fue superar su patología y cuáles fueron las herramientas esenciales para lograrlo. Agrega que le tomó ocho meses para materializarlo.

“Cuando saqué el libro, que lo di a conocer en redes sociales, en nueve horas tenía más de 3.000 ejemplares vendidos, convirtiéndose así en un bestseller, de hecho, en Amazon llegó a ser el libro más vendido. Me sorprendí mucho, pero más allá de eso me sentí bendecida cuando me llegaban los testimonios de quienes lo leían porque se sentían identificados; esto me hizo pensar que todo valió la pena”.

La mujer envía un mensaje a quienes padecen la enfermedad. Dice que lo primero que hay que hacer para contrarrestarla es tener determinación. Además, agrega, es vital dejar que quienes desean ayudar, en verdad ayuden. 

Paradójicamente para Rosangélica la anorexia “ha sido una bendición grande”. Explica que gracias a esa enfermedad es la mujer fuerte y valiente que lidera su familia. Señala que experimentándola entendió que en la vida todo es decisión. A su vez conoció “el amor de Dios” y comprendió que vino al mundo a cumplir un propósito.

“Es importante pasar por la oscuridad para conocer la luz y es necesario vivir momentos difíciles para descubrir lo bonito de la vida. Cuando miro mi pasado lo hago con amor porque gracias a todo lo que experimenté, en la actualidad ayudo a muchas mujeres a salir adelante. Si no hubiese enfrentado la anorexia seguramente no tendría una historia para contar”.

Hoy si Rosangélica se mira al espejo el reflejo que ve es el de una mujer valiente, segura y feliz. Ama su cuerpo, el templo “más hermoso que Dios le ha dado”, que ve y valora todos los días.

Hace un año y medio trabaja en una compañía multinivel y sus proyectos próximos son: terminar su segundo libro, que será la segunda parte del primero y que tratará sobre el empoderamiento de la mujer. También está trabajando en la creación de dos restaurantes junto con su esposo. 

Es importante pasar por la oscuridad para conocer la luz y es necesario vivir momentos difíciles para descubrir lo bonito de la vida
Faceta profesional

Rosangélica Barroeta nació en Venezuela, es arquitecta y ha cursado estudios de International Life Coach y Programación Neurolingüística (PNL). En Estados Unidos se formó en la Academia de Coaching y Capacitación Americana (ACCA), de Miami.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Entrevista
  • Anorexia
  • Historia de vida
  • Superación
  • Influencer
  • arquitecta
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.