Rincón Juniorista | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Germán Gutiérrez Henao
Rincón Juniorista

“Mis compañeros me decían que a cuál brujo había contratado”

El barranquillero asegura que es un hombre fuerte mentalmente y que nunca baja los brazos en su intento por consolidarse en el equipo de sus amores.

“Con calma y paciencia también se llega al fin de la meta si uno es constante”. La frase de la canción es de Diomedes Díaz y hoy retumba más que nunca en la mente de Germán Gutiérrez Henao. “Me la cantaba ‘Pachequito’ en los entrenamientos. Él siempre creyó en mí”, dice el lateral izquierdo del Junior antes de terminar de cantar la primera estrofa del vallenato.

Gutiérrez, de 27 años, nacido en Barranquilla, pero criado en Malambo (vive allá desde los seis meses), pasó las verdes con el equipo ‘Tiburón’ cuando todos pedían su salida por su bajo rendimiento. Sin embargo, nunca bajó los brazos y siguió con su lucha. 

Para este semestre, Junior insistió con traer un nuevo marcador izquierdo. Estuvo cerca del peruano Alexi Gómez, Luis Tipton, Brayan Angulo y Darwin Andrade, pero por distintos motivos todos esos posibles fichajes se cayeron. Ninguno llegó. Germán comenzó la temporada en la titular y poco a poco está demostrando que puede cargar con esa responsabilidad. Finalmente contrataron al chocoano Yonatan Murillo, pero el puesto, por ahora, tiene dueño.

P.

¿Quién es Germán Gutiérrez Henao?

R.

Germán Gutiérrez es un barranquillero de padres del interior. Mi papá es de Pereira y  mi mamá nació en Sevilla, Valle, y también se crió en Pereira. Lo curioso es que mis papás se conocieron en Barranquilla y producto de esa unión salimos dos hermanos: mi hermana Tatiana y yo.

P.

¿Cómo fue ese contacto con el fútbol?

R.

A los 10 años me acerqué a un grupito de chicos que estaban jugando en la cancha del barrio que en ese entonces se llamaba Cristo Rey, ya no existe. Me acerqué al profesor y le dije que quería entrar y jugar.

P.

¿Cómo fue la evolución?

R.

Vladimir Arrieta fue el primer profesor que tuve. Después pasé a Johan con el profesor Arturo Suárez y Wílmer Padilla, me fue muy bien y coseché muchos títulos de Liga. Se abrió la puerta en la Selección Atlántico con el profesor Padilla y Fernel Díaz. Mi mejor paso por Selección Atlántico fue con el profesor Alex de Alba, estaban jugadores como Hernán Pertuz, Alan Navarro y Vladimir Hernández. En el 2008 pasé a Millonarios, jugué en la primera C y salimos campeones. En ese equipo estaba Pedro Franco, Omar Vásquez y una cantidad de jugadores interesantes que luego fueron profesionales. En Millonarios no se dieron las cosas y mi empresario me llevó al Barranquilla FC.

P.

¿Cómo fue esa época en el Barranquilla FC?

R.

 Fue importante, pero no tan fácil. Empecé entrenar y veía que no me inscribían, entonces por un momento dije: ‘hasta aquí llegué’. Duré una semana sin ir a entrenar y luego recibí el llamado del profesor Peter Kosanovic. Me dijo que me iban a tener en cuenta. Me inscribieron en la Primera ‘C’ del Junior. En agosto de 2010, Álex De Alba me llamó para el Barranquilla y fue una bonita oportunidad. Duré cerca de cuatro años. El Barranquilla es una parte de mi corazón. Les agradezco siempre a Arturo Char y Ernesto Herrera porque me brindaron su apoyo.

P.

¿Cómo fue su niñez?

R.

Gracias a Dios tuve muy buenas amistades que todavía conservo. En mi casa y en el barrio el Concord, de Malambo, donde siempre he vivido, todos son personas muy sanas. Grandes amigos y todavía comparto con ellos y tenemos un grupo que se llama ‘La Esnaqui’. 

P.

¿Lo más duro que le ha tocado en la vida?

R.

  La pérdida de mis abuelos.

P.

¿Trabajó para ayudar a su familia?

R.

No. Mi papá siempre tomó las riendas de la casa. Nos decía a nosotros que estudiáramos, que él se las arreglaba. 

P.

¿Qué es lo que más recuerda de su niñez?

R.

Me crié en una cuadra donde no transitaba tanto bus o moto. Todo el día era jugando en la calle. Me iba a jugar a un playón con los amigos. Con mis amigos siempre nos íbamos a la fincas a coger ciruela, yuca, patilla y a bañarnos en los jagüeyes. Todo eso era a escondidas de los papás. Salíamos a correr cuando nos cogíamos las patillas. Una vez nos cogió el ejército y nos investigó, pero todos estudiábamos. En mi grupo nunca hubo viciosos, puros chicos sanos. Nos llevaron a la Fuerza Aérea y nos soltaron a las dos horas.

P.

¿Nunca lo tentaron a seguir el mal camino?

R.

Muchas veces me ofrecieron marihuana, pero gracias a Dios y a la educación que me dieron mis padres nunca acepté. No le vía gracia a eso.

P.

¿Cuándo vio el fútbol como profesión?

R.

 Cuando fui a la Selección Atlántico por primera vez. Vi que tenía las condiciones y la voluntad, más que todo. Siempre me he caracterizado por nunca dejar de creer, pienso que esa ha sido la clave para lograr las cosas que he logrado hoy en día. Nunca he dejado de creer, siempre creo que puedo dar más y que soy bueno, por más que la gente hable. Las críticas las he tomado para bien. A muchos compañeros les afecta la crítica, pero yo sé cómo es la gente de aquí y sé lidiar con la crítica. Esos comentarios me ayudan a crecer más y a esforzarme, a demostrar que puedo hacer las cosas bien.

P.

¿Cómo fue ese momento cuando la mayoría de los hinchas del Junior quería que se fuera? Hasta le sacaron memes.

R.

Eso de los memes fue muy chistoso. Yo también soy folclórico y me dio mucha risa. Todos esos memes que sacaron me sirvieron porque tenía un compromiso conmigo mismo de cambiar esas opiniones de los aficionados, esa mentalidad de muchas personas que no creían en mí y poco a poco lo voy logrando. Hoy en día los mismos que me escribían en las redes y me decían que me fuera y que no servía, me dan su apoyo y me dicen que voy por buen camino.

P.

¿Cómo vivió la caída de las negociaciones de Junior con varios laterales izquierdos?

R.

Los compañeros siempre me molestaban y me decían que cuál era el brujo que había contratado, que cuál era el chamán. Ese tiempo fue muy chistoso porque siempre pasaba algo, yo estaba tranquilo sabiendo que era el único lateral izquierdo y para lo que Junior estaba armando tenía que estar al cien por ciento.

P.

¿Todo lo que le decían lo desanimó?

R.

No. Cuando yo estaba en la ‘B’ pasaban los torneos y nada que me subían. Una vez le dije a un compañero que mi bendición estaba en Junior y que no tenía que desesperarme. Ahora sigo diciendo eso: mi bendición está en Junior, aquí me voy a consolidar como jugador. Las críticas no me afectaron, las tomo de buena manera. Esto es fútbol y sé que cuando tú ganas, eres el mejor, pero si mañana pierdes, ya no eres tan bueno. Mi esposa es la que más sufre con las críticas, pero ya le he venido diciendo que esto es fútbol y que siempre voy a estar en la lupa.

P.

¿Lo atacaban mucho por las redes sociales?

R.

Sí. Había muchos mensajes de desaprobación, pero mi objetivo era cambiar todo eso. La mejor forma era centrarme en el trabajo.

P.

¿Este es el momento más feliz en Junior?

R.

Sí. Pasé de lo difícil a lo más alegre. También viví momentos felices cuando estaba el profe Alexis Mendoza, con esas finales. Ahora estoy siendo participe de la alegría al 100% y siento que estoy siendo fundamental en el equipo. Eso me llena de mucha satisfacción.

P.

¿Usted admite que estaba fallando?

R.

Sí. Para nadie es un secreto que no tenía regularidad en los partidos. De pronto jugaba un partido bueno y otro malo. Lo primero que me dije fue que tenía que tener una continuidad en el rendimiento y creer que sí se podía.

P.

¿Tener a Arturo Reyes ha sido una ventaja?

R.

Sí. Él me fortaleció en la ‘B’ y esa confianza me la transmite ahora junto con el profesor Julio Comesaña, que ha sido fundamental.

P.

¿Cuál es su propósito?

R.

Quiero jugar en la Selección Colombia, ir a un Mundial. Eso lo tengo trazado y sé que con constancia se puede lograr.

P.

¿Aparte de jugar fútbol que le gusta hacer?

R.

Dedicarles tiempo a mi familia e hijos. Cada vez que estoy allá quieren jugar las 24 horas.

P.

¿Cuántos hijos tiene?

R.

Una niña de tres años (Salomé) y un niño de año y medio (Thiago).

P.

¿Cómo conoció a su esposa?

R.

Nos conocemos desde niños. Salíamos a pedir dulces los 31 de octubre y nos disfrazábamos. Fue un noviazgo de ocho años. Nos casamos en el 2013.

P.

¿Le gusta otro equipo?

R.

Solo Junior. Mi papá siempre ha querido que juegue en el Pereira, pero le digo que más adelante.

P.

¿A quién admira en su posición de lateral?

R.

Marcelo es quien lleva la bandera de nosotros los laterales. Es la muestra de lo que debe ser un lateral.

P.

¿Qué música escucha?

R.

Me gusta mucho Maná, Arjona, Calle 13. Tengo una canción de Calle 13 que es la cábala. En todos los partidos, cada vez que me dirijo del hotel hacia el estadio, la escucho dos veces, luego llamo a mis padres. La canción se llama Me vieron cruzar.

P.

¿Por qué le gusta esa canción?

R.

Porque él habla ahí de las veces que uno cae y se levanta. Las veces que hay que creerse importante porque si no pierdes. La canción empieza diciendo: perdonen que me agrande, pero soy un barrilete cósmico de los más grandes.

P.

¿Le gusta el vallenato?

R.

Claro. Diomedes es lo más grande.

P.

¿Baila?

R.

Bailaba, ya se me olvidó (Risas).

P.

¿Va a cine?

R.

Sí. Voy con mi esposa. Desde que nos casamos lo hacemos cada vez que me gusta una película.

P.

¿Un libro?

R.

La Culpa es de la Vaca. En el colegio me gustaba leer. Leí mucho a Gabriel García Márquez, creía que nunca me iba a terminar de leer Cien Años de Soledad.

 

P.

¿Le gustan los animales?

R.

Me gustan los perros. Tuve dos pitbull, pero uno se murió de vejez. El otro tuve que regalarlo a raíz del nacimiento de mi hija.

P.

¿Qué ha sido lo más duro que le ha dicho un rival?

R.

Lo más reciente, lo que se vivió con Dayro. Me dijo que quién me creía, otros me han dicho que a quién le he ganado. Pero es normal que pase.

P.

¿Lo más duro que le gritaron en el estadio?

R.

Muérete, no vengas más. Uno entiende a la gente y los malos momentos. A veces los comentarios son algo inhumanos, pero uno debe ser fuerte.

P.

¿Para qué está el actual Junior?

R.

Para ser campeón. Pienso

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

¡Volvió toda la emoción del FÚTBOL COLOMBIANO!

Haz tus predicciones, acierta los marcadores y gana puntos para ser el N°1 del ranking.

Demuestra que eres un CRACK DE LOS MARCADORES, compite por el liderato del ranking.

¡Jugar ahora!

Más noticias de:

  • Germán Gutiérrez
  • Junior de Barranquilla
  • futbolistas
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web