El Heraldo
Carolina Ethel posa en el bar cultural y la galería gastronómica La Cueva, ubicado en el norte de Barranquilla.
Orlando Amador Rosales
Protagonistas

La Cueva que marca el regreso de Carolina Ethel a Barranquilla

La nueva directora ejecutiva de este epicentro cultural adelantó que el bar y la galería gastronómica se abrirán en diciembre. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Luego de 14 años Carolina Ethel Martínez se despidió de Madrid (España) y volvió a afincarse en su terruño, Barranquilla. Con un brillo especial en sus ojos asegura que en ese tiempo La Arenosa siempre estuvo inherente a ella por sus lazos amistosos, familiares y  laborales.

“Trabajé por mucho tiempo en la Embajada de Colombia en España y en Procolombia, periodo en el que fui más que todo una embajadora de Barranquilla porque siempre que tuve la oportunidad de hablar de mi ciudad la aproveché al máximo”.

Ahora la comunicadora social y periodista se ha instalado en esta ciudad con un proyecto entre sus manos que la tiene muy entusiasmada. Se trata de su nombramiento como directora ejecutiva de la Fundación La Cueva, una oportunidad que la ha hecho regresar a sus orígenes, profesionalmente hablando.

“Tuve el privilegio de abrir La Cueva con el creador cultural y escritor Heriberto Fiorillo, que ha sido mi gran maestro y que en ese momento me dio la oportunidad de trabajar a su lado en el libro del lugar, pues primero quiso hacer una publicación donde se contara la historia sobre la amistad, haciendo un recorrido por la ciudad y por  los espacios donde varios intelectuales se reunían a conspirar (...) De verdad que por todo esto es un honor regresar”.

Manifiesta que atendió al llamado de su nombramiento justo cuando estaba enfocada en su agencia boutique de comunicaciones, desde donde brindaba asesorías sobre temas culturales. 

“Fiorillo, que ahora es nuestro director consejero, ya me había dicho hace tiempo que él quería dar un paso atrás y empezar a mirar quién era la persona que se iba a quedar. En marzo me llamó Guillermo Heins, presidente del Consejo Directivo de La Cueva, y me preguntó que por qué me quería venir a Barranquilla y le contesté que no era un plan para mí, pero que si me decía algo de La Cueva yo lo pensaba (risas). Después de esa conversación me enfoqué en cumplir con el compromiso que me había hecho con el ayuntamiento de Madrid, en la realización del festival cultural Veranos de la Villa, y cuando lo culminé, me regresé”.

Su motivación principal para asumir este reto estuvo relacionada con su interés de seguir contribuyendo a la memoria de la ciudad y porque “es uno de los pocos espacios que se ha mantenido en pie y que le ha regalado a la ciudad momentos de esplendor intelectual y de creación sin límite”. Dice, además, que es un símbolo de amistad debido a que desde allí confluyó el reconocido Grupo de Barranquilla, conformado por cofrades y amigos que obtuvieron muchos logros y que hoy día siguen inspirando a las nuevas generaciones, como es el caso de Alfonso Fuenmayor, Gabriel García Márquez, Alejandro Obregón, Álvaro Cepeda Samudio y Orlando ‘Figurita’ Rivera, entre otros. 

En su empalme con Fiorillo —antiguo director ejecutivo— dice que a pesar de que el bar cultural y la galería gastronómica de La Cueva estuvo durante año y medio cerrada, encontró que el lugar mantuvo su magia. 

En ese cierre resalta que no se vio afectada la realización del Premio Nacional de Cuento La Cueva, que es intergeneracional y que todos los años convoca a los colombianos radicados en el país y fuera del mismo. Tampoco influyó en la continuación de La Cueva por Colombia, un proyecto para niños y jóvenes que estimula la lectura, el pensamiento crítico, la escritura y la ilustración, y que llega a todos los rincones del país. 

Como compromiso principal, desde su cargo se ha trazado trabajar para que los creadores de todo el país tengan un espacio donde puedan impulsar sus trabajos y donde se pueda dialogar con el mundo. Para ella La Cueva es un nodo de comunicación del Caribe y de Colombia, además de un atractivo turístico y “una oportunidad de internacionalización para la ciudad y el país”. En ese sentido siente que las instituciones y las empresas están atendiendo al llamado de La Cueva, lo que le da la seguridad de poder contar con ellas para el funcionamiento del sitio.

“Desde mi cargo también quiero incluir a las creadoras, sobre todo a aquellas mujeres que estuvieron alrededor de los intelectuales de la época de los 50, quienes también estaban creando y que no estuvieron incluidas en la gran narrativa del Grupo de Barranquilla, como es el caso de Marvel Moreno y Meira Delmar. También me parece importante dialogar con las creadoras actuales porque hay muchas, eso sí, sin excluir a los hombres”.

Por estos días se encuentra junto con su equipo de trabajo enfocada en la realización del Carnaval Internacional de las Artes, que será del 24 al 27 de marzo, mes propicio para celebrar los cumpleaños de Gabriel García Márquez, Álvaro Cepeda Samudio y Germán Vargas Cantillo. A su vez se le suman las dos décadas de la fundación, el centenario de Meira Delmar y los 50 años del fallecimiento de Álvaro Cepeda.

“Ya estamos trabajando con las empresas y con nuestro codirector Efraín Medina y con Heriberto Fiorillo para que esta celebración sea una realidad. Es más, desde ya empezamos a ver los invitados internacionales que vamos a traer, pero aún no podemos dar nombres. Lo que sí puedo decir es que por ser un Carnaval de las Artes de la reactivación tendremos a muchos creadores locales, regionales y nacionales”.

La reapertura del bar cultural y la galería gastronómica es otro de los pilares en los que se encuentra trabajando. Para ella este espacio, que tiene arte en directo, volverá a recibir a su público en diciembre. Así que están en la preparación de una carta “respetuosa con lo ya establecido”, que resalte los sabores de la gastronomía caribeña. También están “cocinando” una programación cultural para ese mes.

Carolina se considera una mujer curiosa, amiguera, enamorada de los pequeños detalles de la vida y de lo que emana del alma. La cultura es uno de sus motores, de hecho, considera que es el espejo para ver quiénes somos, pues “cuando se lee y se conoce de dónde se viene, las personas pueden reconocerse, sentir orgullo de sus orígenes, enriquecer sus conocimientos con las diferencias y sentirse de igual a igual con los demás”.

Gustos

Carolina asegura que le encanta comer, escribir, ver cine, leer, cocinar y compartir sus delicias con la gente. Además encuentra fascinación en la jardinería, el baile y en el Carnaval de Barranquilla.

Cuando se conoce de dónde se viene las personas pueden reconocerse y sentir orgullo de sus orígenes
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.