El Heraldo
La cartagenera cuenta con una empresa de publicidad, en la que trabaja el diseño, la escritura y la producción.
Gabriel Carvajal
Protagonistas

La cartagenera que se jugó su futuro para llegar a ser actriz

También directora, guionista, productora y publicista, Estefanía Piñeres cuenta cómo ha sido su camino en la industria del entretenimiento.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Para convertirse en actriz, Estefanía Piñeres Duque renunció a una beca para estudiar Relaciones Internacionales,  que se había ganado en Monterrey (México). Su decisión fue un impulso. No estaba entre sus planes dedicarse a la actuación, ni entre sus deseos cuando era una niña. Simplemente sucedió de golpe. A sus 16 años se había mudado a hacer un intercambio a Madison, (South Dakota, Estados Unidos) antes de decidirse por una carrera universitaria.

“Era un pueblo muy chiquito, con un invierno muy largo y cuando llegué se hacía de noche muy temprano y solo dormía. Entonces mi papá de intercambio me sugirió que empezara una actividad extracurricular y me encontré con Basket y teatro, pero yo, que no he sido muy afín a los deportes, me fui por el teatro”. 

Se presentó a la audición y al salir, sin tener la certeza de quedar seleccionada, llamó a su mamá y le advirtió que renunciaría a lo que sería su futuro en Monterrey. 

“Cuando le dije a mi mamá que quería ser actriz dejó de hablarme dos semanas. No porque estuviera brava, pienso yo, o molesta. Tampoco me dejó de hablar como castigo, sino que a ella le impresionó muchísimo porque ese no era el camino que nadie veía para mí. Yo era una persona muy estudiosa, que no necesariamente le ha gustado ser el centro de atención y si bien tuve una afinidad por las artes, tampoco se veía venir”.

Estefanía cuenta que esas dos semanas de silencio le sirvieron a su mamá “para procesar la información” y la entendía, pues cree que “para cualquier padre que no haya vivido la experiencia de las industrias culturales debe ser muy intimidante pensar el futuro para un hijo dentro de ellas porque evidentemente son carreras con muchísima inestabilidad, que requieren de mucho talento y trabajo, pero también de golpes de suerte”.

Y aunque confiesa que, al principio, su mamá creía que “era una etapa que se le iba a pasar”, no fue así. Así que la apoyó y juntas decidieron que, con 17 años, la cartagenera se iría a Los Ángeles (California, Estados Unidos) a estudiar actuación.

 

Nicolás Corredor

Vivir sola en Los Ángeles 

A esa ciudad llegó a probar suerte en la actuación. Durante seis meses se preparó para convertirse en actriz y confiesa que “no fue fácil”. Estefanía trabajó como niñera para mantenerse, pues el acuerdo con su mamá había sido llevar un “presupuesto base para vivir allá” y luego ella se encargaría de costearse sus gastos. 

“Un amigo que hice estando allá una vez me dijo — tú y tu mamá están locas. Tienes 17 años y estás en una ciudad de tiburones y eres un pez chiquito—”, pero, a pesar de vivir en la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos, Estefanía no se sentía en peligro, ella quería cumplir su sueño y estaba decidida. Pero, así como se enamoró de su profesión, al mismo tiempo se desencantó de ella. Luego de un tiempo, armó sus maletas y regresó a Colombia. 

“Me devolví y dije —no sé cómo construir ese camino— y también un poco con premura de que llevaba un año y medio graduada del colegio haciendo cosas, pero nada encausada en una profesión real.  Entonces me entró el afán y la presión de ver a mis amigas con tres semestres de lo que estaban estudiando y yo nada”. 

En su regreso a Colombia renunció a su sueño de ser actriz e ingresó a estudiar Publicidad en una universidad de Bogotá. 

“Llegué buscando una carrera que estuviera vinculada a lo artístico. Así que revisé los pénsum de cada universidad de la ciudad en las que había Publicidad y el de la Universidad Jorge Tadeo Lozano me pareció que había un buen balance entre negocios y apreciación de las artes”. Y empezó a estudiar. 

Su reencuentro con la actuación

Luego de dos semestres dedicados totalmente a sus estudios, Estefanía vivió una decepción amorosa que la llevó a una gran tristeza. Aquella “tusa”, como la llama, no se iba hasta que un día, su madre, la encara y le asegura que, ella “no estaba entusada” por un hombre, sino porque  “no estaba contenta con lo que estaba haciendo”. Por eso le aconsejó que regresara a la actuación, pero sin dejar a un lado la publicidad. Y lo hizo. 

Empezó con lo básico: visitar las agencias de casting en Bogotá, aplicar a las convocatorias y esperar que en cualquier momento la llamaran. Y, como si estuviera cumpliendo el dicho, la tercera fue la vencida para Estefanía. Al salir del casting fue llamada por el dueño de la agencia que la vio mientras se iba. El hombre le preguntó qué idiomas hablaba y ella respondió que tres: español, inglés y francés. 

Así obtuvo la oportunidad de participar por el papel de una joven francesa en una serie de televisión para el canal español Antena 3. Y se lo ganó. Allí trabajó con el director Felipe Martínez, con quien tiempo después la vida los volvería a cruzar para trabajar juntos en varias producciones, entre ellas, la película ‘Terror en la laguna’, que se estrenó en diciembre del año pasado y en la que fue protagonista. 

Tras su regreso a los castings, su pasión por la actuación volvió y esta vez para quedarse. Se dedicó a sacar adelante tanto su carrera como publicista, que estudiaba de noche, y como actriz. Estefanía confiesa que “tuvo muchos momentos de crisis” y todavía no entiende cómo pudo cumplir con todas sus obligaciones, que cada vez demandaban más de su tiempo. 

“Sé que los últimos dos semestres tuve muchas crisis, en las que llamé a mi mamá llorando y le decía que no podía más porque claramente estaba muy cansada, sobre todo porque los últimos dos semestres empecé a trabajar en el teatro Casa ensamble, en Bogotá”.

Su rutina era la misma a diario, siempre ajetreada. De 8:00 a.m. a 1:00 p.m. estudiaba actuación, luego almorzaba y se dirigía a la universidad para estudiar de 3:00 p.m. a 8:00 p.m. De ahí salía hacia el teatro a trabajar hasta casi las once de la noche, para finalmente llegar a hacer los trabajos pendientes.  

Al final cada esfuerzo tuvo su recompensa, pues se graduó como publicista y actriz simultáneamente. En 2012 participó en la película ‘El aula vacía’, dirigida por el reconocido director Carlos ‘El negro’ Gaviria, con el que también trabajó en un cortometraje en 2017. A lo largo de su trayectoria ha interpretado varios personajes con diversos matices y, aunque asegura que de todos aprende algo, tiene entre sus favoritos a dos de ellos. 

El de Leticia Amaya, en ‘Mamá también’, al tratarse de su “primer papel grande e importante” con el que se conectó profundamente por su “exigente” carga emocional y el de Stefany Arbelo en ‘Distrito Salvaje’ porque fue un personaje que se acercó a lo que realmente es ella. 

La joven cartagenera ha participado en más de 20 producciones entre novelas, series, cortometrajes y películas como ‘Mamá también’ (2012), ‘Tres caínes’ (2013), ‘La ley del corazón’ 1 (2016) y 2 (2018), ‘Terror en la laguna’ (2017) y ‘Distrito Salvaje’ (2019), entre otras.

Estefanía sigue cuestionándose como actriz y admite que, a lo largo de su carrera, varias veces ha pensado en tirar la toalla. 

“Nunca he estado realmente cerca de tomar la decisión, pero sí es una pregunta que me he hecho muchas veces porque es una carrera compleja, con un montón de matices y la industria digamos que tiene unas reglas muy específicas. Es una carrera muy inestable”.

Por eso diversificó su carrera y no solo actúa, sino que también escribe, produce y dirige. En 2020 ganó el premio FDC a Realización de Cortometraje Animado 2020 y el de Escritura de Guion para Largometraje por Los malditos. 

“Yo amo plenamente la escritura y la actuación de maneras tan distintas que me parece que son casi  incomparables. Creo que lo que encuentro en la actuación es una exploración muy visceral porque es desde la emoción y me apasiona profundamente”.  

Creo que lo que encuentro en la actuación es una exploración muy visceral porque es desde la emoción y me apasiona profundamente
Estefanía Vive en Bogotá hace 11 años. Gabriel Carvajal
Te digo algo extra

A pesar de la pandemia, Estefanía asegura que “siempre estuvo trabajando antes y después del aislamiento obligatorio”. Este año se estrenará la tercera entrega de ‘El cartel de los sapos’, producción en la que trabajó y será emitida por el Canal Caracol. Además, comenzará grabaciones de otro proyecto con ese mismo canal.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias

Más noticias de:

  • Cine
  • Televisión
  • Actriz
  • telenovelas
  • Portada Gente Caribe
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.