AFPEgipcios aplauden presencia del Ejército.

El Gobierno egipcio encabezado por Ahmed Nazif presentó hoy su renuncia tras anunciarlo anoche el presidente, Hosni Mubarak, informó la televisión pública.

Mubarak, en el poder desde 1981 y cuya renuncia se está exigiendo en protestas públicas que se desarrollan desde el pasado martes, anunció poco después de esta medianoche que, con el fin de superar la crisis, sería nombrado un nuevo Gobierno.

En su discurso, el presidente no expresó ninguna intención de abandonar el poder y aseguró que había ordenado al Gobierno que renunciara y que se formara uno nuevo "que adopte nuevas funciones".

Esta medida es la única solución política que Mubarak ha propuesto para superar la crisis que vive el país, donde ayer se vivió la jornada más violenta de los últimos días.

Hasta hoy, de acuerdo con cifras de los servicios de seguridad, han perecido en estas protestas 20 personas y cerca de 1.500 han resultado heridas, aunque cifras de los medios de comunicación elevan al menos al medio centenar el número de víctimas mortales.

Mubarak, que todavía no ha aparecido en público, tampoco acudirá hoy, como estaba previsto a la inauguración de la Feria Internacional del Libro de El Cairo, acto que ha quedado aplazado.

A pesar de la dimisión del Ejecutivo, miles de egipcios continúan manifestándose hoy en El Cairo y otras ciudades del país, como Alejandría y Suez, donde también fue decretado el toque de queda.

Egipcios celebran toma de Tahrir y aplauden presencia del Ejército

Miles de egipcios opositores al régimen de Hosni Mubarak celebraban hoy la toma de la plaza de Tahrir, a la vez que aplaudían la presencia del Ejército en ese lugar, epicentro de las últimas protestas políticas.

Tras 4 días de manifestaciones y enfrentamientos con la Policía, los cairotas aprovecharon la mañana para descansar a la sombra de los arbustos de la plaza, fotografiarse con los soldados, rezar sobre el césped y seguir lanzando consignas en contra de Mubarak en medio de un ambiente festivo.

El centro de la ciudad amaneció salpicado de coches y furgones policiales calcinados y con suelo cubierto de escombros entre los que había latas vacías de gas lacrimógeno, mascarillas, piedras, chatarra y cristales rotos.

Una vez pasada la euforia inicial por haber forzado el bloqueo de la Policía sobre la simbólica plaza de Tahrir, que en árabe significa "liberación", los ciudadanos comenzaron a organizarse para adecentar la zona.

En la plaza de Tahrir, un grupo de manifestantes armados con bolsas de basura, guantes y escobas se organizó espontáneamente para comenzar a recoger escombros.

Iomna Selehe, estudiante universitaria, se unió a estos improvisados batallones de limpieza a primeras horas de la mañana y no dudó en afirmar que seguirá en la calle hasta que Mubarak dimita: "Me da igual lo que dijera ayer, me da igual que dimita su gabinete; el que tiene que marcharse es él", aseguró.

Los manifestantes siguen pidiendo a su presidente que abandone el cargo después de que anoche anunciara que seguirá al frente del país, pero que habrá un cambio de Gobierno.

"Esta es la última noche de Mubarak en Egipto", sentenció Tarek Mahmud, dentista, que añadió: "Nadie en Egipto quiere que Mubarak siga en el poder, queremos cambio y lo queremos rápido, Egipto tiene que poder pensar y hablar por sí mismo".

Las Fuerzas Armadas controlaban hoy todos los accesos a la plaza de Tahrir y montaban guardia alrededor de la Embajada estadounidense, próxima a la plaza.

En un escenario muy diferente del que pudo verse ayer por la tarde, cuando los manifestantes la emprendieron a pedradas contra la Policía, los egipcios aprovechaban la mañana soleada para fotografiarse junto a los tanques, charlar con los soldados e incluso regalarles botellines de agua y refrescos.

"El Ejército es bueno para nosotros, son nuestra gente, nuestra familia", explicó el manifestante Mahmud Gomal. EFE

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp
Convierta a El Heraldo en su fuente de noticias
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.