Mid 90s: hablemos de sexo y patinetas

Stevie es un niño de 13 años al que le gusta andar en patineta. Sobre ella, y junto a sus nuevos amigos ‹skaters›, protagonizará un viaje que explora el universo de las drogas y el sexo. Reseña del debut de Johan Hill como director de cine.

En ‹Mid 90s’› Stevie, el protagonista, quiere evadir a su familia disfuncional con nuevos amigos y en skate.

Temas tratados

Cine -
El Dominical

Stevie es un niño de 13 años al que le gusta andar en patineta. Sobre ella, y junto a sus nuevos amigos ‹skaters›, protagonizará un viaje que explora el universo de las drogas y el sexo. Reseña del debut de Johan Hill como director de cine.

Los actores que intentan dirigir están presumiblemente influenciados por los directores con los que trabajaron más estrechamente, con mayor regularidad o durante sus años de formación. Si hiciste esa suposición sobre Jonah Hill es probable que esperes que su debut como director en Mid90s sea algo en la línea de Judd Apatow, tal vez una comedia al estilo de Superbad que reflexione sobre esos años formativos. La cuestión es que Hill, dos veces nominado al Oscar, no de ese tipo. Sus colaboraciones más recientes han sido con personas como Cary Fukunaga y Martin Scorsese, y parece que su sensibilidad tiene que ver con otra naturaleza.

La comedia, de hecho, casi no se encuentra en ninguna parte en esta mirada a un niño que le gusta andar en patineta, y a los otros jóvenes skaters que merodean por una tienda de skate. Ese niño, Stevie, atraviesa la cúspide de la pubertad confundido por sus hormonas y la vaga impresión de que ha llegado el momento de desarrollar una personalidad. Él es interpretado por Sunny Suljic, un chico sobrenaturalmente pequeño para su edad (13), aunque se supone que vendría siendo unos años más joven que los chicos con los que sale. En una narración un poco fluida, Hill documenta el adoctrinamiento de Stevie en este grupo, así como el estilo de vida de patinaje, que roza la fiesta y la experimentación con drogas y sexo. 

Filmada en un formato de pantalla reducid, con cada imagen enmarcada en una relación de aspecto que recuerdan la televisión y el video casero de los noventa, la película muestra a un grupo de niños que viven sin rumbo y cuya estrecha comprensión del mundo que los rodea se refleja en las dimensiones restringidas del marco. Ambientada en la expansión de Los Ángeles hace 20 años, donde Stevie, con ojos de ciervo escanea los alrededores en busca de su nicho. Su hermano mayor Ian  es un matón y un solitario, furioso por la ira permanente, mientras que su madre es cariñosa pero siempre está un poco ausente: es una soltera muy consciente de que está al borde de una fase difícil. En lugar de enfocarse en los chicos un poco mayores que a veces ve relinchando en sus tablas fuera de la tienda de skate local, Stevie decide hacerse amigo pasivamente de ellos, y se queda al borde de su espacio personal hasta que ceden y lo saludan.

Los muchachos dejan que se una, pero él está en el fondo de la pila. El siguiente niño es Rubén, de unos 15 años, de ascendencia mexicana. Está lleno de consejos importantes, como nunca decir gracias o pensarán que eres gay. Está feliz de tener a alguien debajo de él en la pandilla. Los líderes tienen unos 17 años: un niño afro llamado Ray que puede patinar como un profesional, y un niño con cabeza de trapeador, apodado Fuckshi. El nombre combina las dos obscenidades con las que parece comenzar la mayoría de las conversaciones. El último miembro de la pandilla es un tipo introvertido y desgarbado que filma todo lo que hacen: es conocido como Fourth Grade.

 

El director aprovecha la esencia del compañerismo mientras explora las pruebas y tribulaciones de los adolescentes. Parece tener infinita compasión y empatía por estos personajes que, en lugar de expresar sus emociones en monólogos, se presentan de una manera pacífica, casi pintoresca.

La cultura del skate nunca ha sido representada correctamente por Hollywood antes y Hill podría no parecer el candidato preferido para intentarlo, pero su modo en realidad se alinea perfectamente. El diseño visual entrega un aspecto arenoso con filtros que recuerdan viejos videos de skate. Los suburbios brillan a través de una paleta de colores turbia pero de alguna manera radiante que ilustra la mugre y el grunge del entorno. El skateboard real no es particularmente abundante, ya que las escenas se funcionan más como un fondo diseñado para dar sabor a la dinámica del personaje. Mid90s es casi anti-técnica, ya que presenta las cosas de una manera sencilla y ordenada, dejando la mayor parte del trabajo a los actores y al diseño de producción. 

La gran fortaleza de la película es lo que probablemente inspiró a Hill a escribir el guion en primer lugar: la relación entre los skaters adolescentes. Él escribe y captura esto con realismo, y los personajes son lo suficientemente carismáticos como para hacer que las conversaciones banales sean interesantes. Sin embargo, el naturalismo de los actores se ve socavado por el humor de la película, que se basa en gran medida en la comedia de improvisación en la que Hill construyó su nombre. Este humor relajado contrasta fuertemente con el drama emocional de la película.

Por supuesto, el actor y ahora director es conocido principalmente como un elemento básico bullicioso de la comedia estadounidense convencional, por lo que hay algo desarmador en su intento de contar una historia sincera y muy personal (aunque no una historia autobiográfica, como ha dicho en entrevistas). De manera manejable, busca fusionar su estilo cómico natural con una mirada sin adornos a una cultura adolescente atrapada por ciclos bajos de pobreza, negligencia y abuso de sustancias.

Mid90s ya ha obtenido comparaciones interminables con Kids de Larry Clark, en el sentido de que se trata de adolescentes que patinan, fuman y hablan sobre sexo. Tanto como su drama íntimamente filmado y mínimamente tramado puede tener un parecido superficial con la estrella polar de Clark de 1995, Hill ha hecho algo mucho más dulce y menos nihilista, y en varios sentidos más profundamente sentimental. Constantemente recurre a proporcionar una justificación vaga de los comportamientos de sus personajes, junto con cucharadas de sentimiento para permitir que los instantes más difíciles sean más fáciles. La primera experiencia sexual de Stevie se muestra en un momento de ternura definido por su nerviosismo, y la dureza general de los amigos del niño se resume de manera simplista en un monólogo en el que Ray expone la difícil vida hogareña de cada uno para dejar claro que no desea la vida de otras persona cuando no conocen su propio dolor.

La película  contrasta abismalmente con los tonos del cine que realizaba directores como Harmony Korine y Kevin Smith, un cine incómodo, rabioso. La rebeldía de los adolescentes obviamente está en deuda con el temperamento de estos autores, pero no puede comprometerse con la marca de desolación desafiante de ellos. Jonah Hill ha querido figurar bajo los reflectores de ese sentido estético y en su ambición ha recreado solo el momento, un tono de añoranza agridulce que crea su propio conjunto de problemas. Le ha importado simplemente conmemorar, hacer una carta de amor a una década en particular respaldada con una banda sonora paralela  - Pixies, Cypress Hill, Nirvana – cuidadosamente arreglada y sin duda costosa. Pese a ello, en sus escenas más tranquilas, Mid90s se siente un poco más auténtica, y es posible que el director tenga un talento creciente para dirigir si prefiere buscar una conveniente originalidad. Por ahora solo es una buena película atrapada en una prisión de nostalgia forzada. 

⚡ Aprovecha los descuentos imperdibles que tenemos para tí en 👉 Black Friday Caribe de EL HERALDO 🎁

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado

Temas tratados

Cine -

Noticias más populares

  • EN EL HERALDO
  • EN El Dominical
  • EN VÍDEOS
  • EN FOTOS
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web