El Heraldo
Editorial

El Editorial | Reactiva Barranquilla, reactiva Atlántico

Pese a los nuevos retos desatados por los picos de la pandemia y el paro nacional, la construcción, la venta de automóviles y el sector portuario se han convertido en otros sectores decisivos con repuntes notables en su actividad que invitan al optimismo.

Atlántico y su capital, Barranquilla, cerraron el 2020 como una de las regiones del país más golpeadas por los efectos económicos de la pandemia, con más de un millón de personas en situación de pobreza y, sobre todo, en extrema vulnerabilidad social por inseguridad alimentaria. El deterioro del mercado laboral destruyó puestos de trabajo, precarizó empleos y disparó la informalidad en el departamento. Es claro el vínculo entre el desplome de la actividad económica y la crisis sanitaria aún vigente, hoy con menor incidencia en términos de positividad y letalidad gracias a la inmunidad natural por contagio y al avance de la vacunación. Por eso, es momento de acelerar la reactivación de sectores claves de la economía local en aras de recuperar progresivamente los empleos perdidos y crear nuevas plazas que aseguren trabajo formal, sobre todo para jóvenes y mujeres.

En Barranquilla y su área metropolitana, como en el resto del Atlántico, donde el sector público y los privados lideran acciones para mitigar la devastación originada por el desplome del mercado de trabajo y su impacto en la fuerza laboral, son bienvenidas todas las estrategias en marcha para fortalecer la economía, restablecer el poder adquisitivo de los hogares, reducir la alarmante incidencia de la pobreza, y luchar contra la informalidad, un fenómeno estructural que lastra las posibilidades de desarrollo. Los proyectos asociados a la inversión empresarial, la nacional y, de manera notable, la procedente del exterior –que en los últimos cinco años sumaron USD 1682 millones con 15.841 empleos generados– apuntan a ser una de las llaves para reflotar la economía. Apostar por la relocalización de empresas extranjeras en nuestro territorio es una decisión acertada que aspira a convertirse en un fuerte activo económico para jalonar nuevas fuentes de trabajo.

La salida de esta prolongada crisis requerirá esfuerzos adicionales de la industria, punta de lanza de la reactivación en Atlántico que reportó entre enero y abril un crecimiento de 22,6 % en producción y 20,2 % en ventas, por encima del promedio nacional situado en 16,5 %. Pese a los nuevos retos desatados por los picos de la pandemia y el paro nacional, la construcción, la venta de automóviles y el sector portuario se han convertido en otros sectores decisivos con repuntes notables en su actividad que invitan al optimismo en el desafiante escenario de la recuperación de la economía bajo criterios de bioseguridad, clave de este exigente proceso.

La estabilidad del campo mediante los distritos de riego, la asistencia técnica y el acceso a la financiación abre grandes posibilidades de mejores ingresos para los campesinos del Atlántico, futuros empresarios del agro. El comercio, volcado a las ventas presenciales luego del levantamiento de las restricciones, también se muestra esperanzado en lograr crecimiento progresivo debido al aumento del consumo en los próximos seis meses, según estimaciones del 38 % de los afiliados a Fenalco Atlántico. No son los únicos optimistas. Productores del entretenimiento y los eventos musicales se declaran listos para lanzarse al ruedo y anuncian conciertos híbridos con estrictas medidas de bioseguridad a partir de agosto. Entre tanto, la reactivación cultural, recreativa, deportiva y del turismo progresa a buen ritmo y con la mira puesta en recuperar empleos.

Mientras el Distrito invierte en megaproyectos de infraestructura de ciudad para impulsar la generación de miles de puestos de trabajo, la Gobernación del Atlántico apuntala su estrategia de reactivación económica en la modernización de la red pública de salud en los municipios, convierte el corredor costero en un eje estratégico para el turismo, fortalece el campo y optimiza los servicios de agua potable y alcantarillado en las zonas rurales.

Sin duda, son noticias alentadoras. No hay que olvidar, sin embargo, que recuperar el terreno perdido a gran velocidad demandará trabajo constante e iniciativas innovadoras de los sectores productivos en articulación con lo público durante un tiempo indefinido. La vacunación de los privados a sus empleados estimulará la reactivación, pero los casos no desaparecerán y ante el riesgo de nuevas variantes tendremos que seguir manteniendo medidas de salud pública ahora que la movilidad e interacción social van en aumento.

La reactivación compromete a toda la sociedad, pero en particular a las autoridades, que deben seguir acompañando a quienes han sufrido el mayor impacto de la crisis. No dejar a nadie atrás constituye un imperativo moral en medio de esta chocante adversidad que, como el primer día, precisa solidaridad y unidad.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Editoriales

El Heraldo
Editorial

El Editorial | Talento y disciplina

Como ‘la princesa del sentimiento’, así se dio a conocer María Liz Patiño, la niña soledeña que conquistó con su talento, voz y presencia los votos de los seguidores del reality La Voz Kids y ganó esta nueva edición del concurso que fi

Leer
Ver más Editoriales
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.