El Heraldo
Opinión

Martina y Mateo

¿A dónde van las caricias que no brindamos o las que no recibimos?

Martina es silenciosa, cuidadosa y dulce. Amorosa. Camina con cuidado como si todo a su alrededor fuera de cristal. Es respetuosa e íntegra, sus ojos son luz pura, danza con el viento, sus movimientos son claros y precisos. Por momentos parece flotar, por momentos es niña y por momentos es diosa, su energía es poderosa y su estela es un susurro de amor desprevenido, desaprendido y seguro.

Mateo tiene un ojo gris y otro negro, a pesar de su corta edad lleva el pelo color ceniza por sectores, tiene la facultad de mirar a través del cuerpo de sus amores, es expresivo y atento. Siempre tiene tiempo, brinda más de lo que recibe, reconoce rápidamente las buenas intenciones, es dispuesto y alegre.  Lleva su existencia vestida de gratitud y honra su honestidad manifestando siempre lo que siente.

Es cierto, la escala de medición de besos se ha alterado. Es un hecho, la escala de medición de abrazos es, probablemente, la más baja de nuestra historia reciente.

Son los besos, los abrazos y cualquiera de esas gratas manifestaciones de contacto entre pieles una relación directa con la alegría y con la felicidad.

¿A dónde van las caricias que no brindamos o las que no recibimos?

La escasez de tacto genera apetito por el mismo y eso afecta nuestro estado emocional. Tocarnos regula nuestro equilibrio.

Diferentes estudios y conceptos neurológicos advierten que, a través de esta dinámica, la del abrazo y la del beso, entre otras, se encuentra un estímulo comprobado de oxcitocina, mejor conocida como hormona de la felicidad, y a su vez una reducción comprobada en la producción de cortisol, hormona producida por la glándula suprarrenal como respuesta al estrés. 

Pero, bueno, al margen de la validación científica, muy necesaria, aunque a ratos antipática, todos conocemos muy bien lo que se siente y lo que produce la presencia de manifestaciones de afecto físico. Así mismo, sabemos el resultado de su carencia.

Me he enterado por diferentes fuentes, en hora buena, que en varios países del mundo, como España, Francia y Alemania, la adopción de mascotas se ha incrementado, al parecer se ha identificado a través de este noble acto la posibilidad de suturar la herida del vacío de afecto producida por el distanciamiento. De cualquier manera, esto ha generado la posibilidad de enaltecer, una vez más, la relación milenaria del hombre con el mundo animal que, valga la pena decir, no es más que necesidad inminente de alimentar la querencia nata hacia la naturaleza y el respeto ancestral hacia la sabiduría de una especie que mantiene vivos valores como la nobleza, la lealtad, la bondad, entre otros, y que ante los ojos de muchos son más propios de los humanos que de ellos, cuando en realidad es evidentemente lo contrario.

¡Martina y Mateo saben a dónde van las caricias perdidas!

Martina y Mateo, gata y perro, ambos sanadores, han recibido y han devuelto a sus hogares los abrazos no dados y los besos extraviados, han dado vida a las sonrisas y a las alegrías congeladas, han sido terapeutas, han avivado el amor por la vida, han dejado de presente que podemos repararnos desde lo más básico y lo más simple, han permitido la preciosa oportunidad de ser el inicio de una nueva salvación: la fuerza curativa de un vínculo emocional sano y sincero.

 ¿Acaso, necesitamos mucho más?

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hernán Baquero Bracho

Los disfraces

Antes de iniciar esta columna de opinión, aclaro que no tengo ninguna clase de relación laboral, ni de prestación de servicios y mucho menos contractual con Cerrejón.

Está abierto el debate sobre la desviación del arroyo Bruno, don

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Vecindario mejorando

Dicen las malas lenguas que una parte del grupo de contravías locales (léase los Petro, Bolívar, Iván Cepeda, Juan Fernando Cristo, Roy Barreras y cómplices) viajó a Quito al festejo, que tenían reservadas sillas en la tarima, y que hasta r

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Centro de mesa

Es vieja costumbre colocar un objeto llamativo o adorno en la mesa del comedor, como algo que le da un toque especial a ese espacio y le imprime un sello familiar. En mi caso, sobre la mesa de mi comedor está el desorden bien organizado, lo que m

Leer
El Heraldo
Fabrina Acosta Contreras

La ‘dama’ Guajira en crisis

¿Qué está afectando a La Guajira? La respuesta sería común para muchos, circularía entre corrupción, desnutrición, desigualdad social, olvido estatal e indiferencia social; y no tengo ningún argumento que pueda debatir tal postura, pero s

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web