El Heraldo
Opinión

Fue mañana

Ese es el lugar donde revive la flor, donde se ingresa al santuario de las almas que lo logran, es ahí, donde se emerge desde el fondo.

Solía salir al balcón temprano en la mañana. Las primeras horas del día se habían convertido en sus preferidas, el aire fresco y un rayo de sol compasivo eran un saludo a su sonrisa. Ciertamente, no había sonreído mucho en el pasado, un manto de introspección, timidez y penas de su infancia, se habían colado en su mirada y escondían su inocencia y su alegría, las cuales, de puertas para adentro y por fortuna, jamás se convirtieron en tristeza.

Disfrutaba de las cosas simples, se sonrojaba en soledad cuando descubría su corazón conquistado por una mariposa, en su asomo a la ventana, regaba sus plantas casi con el mismo amor con el que un padre alimenta a su hijo. Las veía crecer y se hacía niño, se sentía hoja, pero también, se hacía adulto y sentía tallo. Aún, en medio de su libertad, miraba hacia atrás con disimulo para asegurarse que nadie lo veía mientras era feliz.

“Lo más hermoso solo vive, si a diario se alimenta” rezaba como mantra cada vez que  contemplaba su pequeño jardín.

¡Qué cierto es! ¡Y cuánto lo olvidamos!

Parecería que el comportamiento del humano tiende a dar por sentado y absoluto todo lo que un día fue su anhelo, como si lo alcanzado, por llegar al fin a sus manos, se hiciera entonces polvo y desencanto, exponiendo el camino de lo absurdo, el de sentarse a conducir el camión de ilusiones rotas.

Los momentos difíciles son, por razones suficientemente conocidas tales como el estado de vulnerabilidad propio de la incertidumbre, el peligroso instante en el que la sociedad puede perder el contacto con el sentido de la vida y sumergirse en la resignación que solo invita a la entrega, a la perdida del propósito, a la frustración, al abismo y al hoyo negro. Una cosa es aceptar, otra muy diferente, resignarse. Le temo a la resignación más que todos los espantos juntos, pues acribilla la posibilidad de seguir adelante y va mermando las fuerzas de la lucha hasta dejar tendidos en la lona, todos los hechos que alimentan la esperanza. El olvido se hace tormenta y entonces: ¿Para qué creer? ¿Para qué sonreír? ¿Para qué agradecer?  ¿Para qué levantarse y respirar?

Es ahí, en el dibujo de esa línea peligrosa donde debemos sublevarnos y atacar el ser destructivo que nace en el ya citado desencanto hacia la vida y el planeta, al que nada le basta. El vulnerado y devastado por la crisis, al que no se levanta. El desahuciado por su estima, el que no tiene energía. Es ahí, donde debemos pararnos y alimentar las cosas bellas de la vida, es ahí, en la consciencia de lo simple, donde se nutren las defensas, es ahí donde se encuentra el aliento y el remedio. Ahí, en el borde, justo antes de cruzar la línea que todo lo maltrata, en el punto más complejo, es ahí donde puede nacer el individuo que recuerda su propósito. Ese es el lugar donde revive la flor, donde se ingresa al santuario de las almas que lo logran, es ahí, donde se emerge desde el fondo y en los hombros se arrastra a quienes parecían claudicar.

La última vez que acompañé  a Leopoldo a su terraza, traía todo esto en su mirada, era el guerrero silencioso que hace fuerte su destino en lo más suave de su entorno. El que alimenta la ternura para robustecer su templanza, el que consiente el amor para estructurar su resistencia, el que respira profundo para limpiar su mente, el que riega sus plantas para crecer su espíritu. Ese día fue ayer,  fue hoy y fue mañana.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Manuel González

Personalidad erotofóbica

Ante cualquier situación sexual, las personas tienden a reaccionar a favor o en contra. Siente deseos de alejarse o de acercarse. Se sienten tranquilas o se angustian. Las personas en general disfrutan su sexualidad o la viven con preocupaciones,

Leer
El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

Pelotas y letras | ‘Cariaco’

Se llama Luis Daniel González Cova, es venezolano, y lo apodan ‘Cariaco’, que es la ciudad donde nació en el estado Sucre. Llegó al Junior en el 2019 y, en este momento, es posible que sea el jugador de mayor rendimiento individual en el eq

Leer
El Heraldo
Simón Gaviria

Futuro de ciudades

L a  vivienda en Colombia va disparada. Las políticas del gobierno nos condujeron a 2.311 unidades vendidas por millón de habitantes, casi cuatro veces el nivel de Brasil, aunque hay una tendencia a que disminuya la densificación. Las vivi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.