El Heraldo
Opinión

Poder divino

Nuestros aborígenes no son pobres hombres, sentimiento que con una carga de ignorancia y de simpleza puede rondar en la mente de muchos de nosotros, citadinos o no. Ellos también saben vivir y manejar el orgullo, saben conocer, saben aprender y respetar. 

El  12 de octubre de cada año, se conmemora en los pueblos de América Latina, el tradicional Día de la Raza, que a propósito expertos polemizan desde años atrás sobre el particular, afirmando que no se debería hablar de raza sino de ascendencia humana. En los Estados Unidos, dentro de la comunidad latina, se le conoce como Día de la Hispanidad y entre otros para Argentina y Colombia, también comienza a adentrarse el concepto del Día del respeto a la diversidad cultural. Para muchos, no es otra cosa más que la celebración del encuentro entre dos mundos, la cultura de España y América Latina. 

Lo anterior, me trae a la mente y al corazón, el pasado, presente y futuro de nuestra población indígena, que en el 2018 el Dane determinó un total de 1.905.617 en nuestro territorio nacional. El Censo Nacional de Población y Vivienda 2018 identificó grupos de comunidades que informan pertenecer a 115 pueblos ancestrales. 

Algunas de las tribus más representativas son: La Wayú, Arhuaco y Embera. Lo cierto, es que en mi sentir, la autenticidad de ellos no ha sido interpretada a plenitud por el estado, han sido alejados, reducidos a sus territorios y por otra parte, hemos gozado de ignorancia sobre su verdadero valor.

La legitimidad de estas etnias en casi todos los niveles no ha sido explicada como debe ser. Siento que los grupos indígenas también se alejaron mucho en épocas históricas importantes, lo cual impidió el desarrollo en medio del respeto a sus orígenes cobijados en su identidad cultural.

Los gobiernos desde décadas anteriores y a pesar de los esfuerzos, de intensificar sus beneficios brindándoles garantías en sus resguardos y grandes tierras, y del reconocimiento de autonomía en la aplicación de sus normas internas de convivencia, ha pecado por la falta de una estrategia de sostenibilidad integral con esta población. 

Es común ver hoy haciendo presencia en las grandes ciudades del país, a familias enteras de poblaciones indígenas en coro reclamando por incumplimiento de acuerdos pactados. Y otros desfilan por las calles al son de su música y expresión cultural, siendo utilizados de manera política desdibujando su esencia y transformándolos en actores de intereses particulares ajenos a su historia social.

Del rostro y carácter de nuestros indígenas hemos aprendido bastante y países vecinos también. En ellos permanece eso que llaman el “poder divino” todavía guardan sus secretos blindados en su identidad y los aplican de manera mágica para saber convivir y calcular con la naturaleza su bienestar y estabilidad en todos los órdenes.

Nuestros aborígenes no son pobres hombres, sentimiento que con una carga de ignorancia y de simpleza puede rondar en la mente de muchos de nosotros, citadinos o no. Ellos también saben vivir y manejar el orgullo, saben conocer, saben aprender y respetar. 

Hoy más que nunca hay que comprometernos a un acercamiento en paz y sincero reconocimiento entre las partes, para desarrollar también el poder de la convivencia en honor a nuestro pasado y la ley universal de la diversidad.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Fernando Giraldo

Un mal innecesario

Los partidos políticos en lugar de trabajar por la mayoría de los colombianos se dedican a dar espectáculos bochornosos de mezquindad, egoísmo y anti-política, sin democracia. Hacen encuestas que amañan, adulteran y aceptan según los result

Leer
El Heraldo
José Consuegra

A merced de la ciberdelincuencia

Las frecuentes denuncias del saqueo de cuentas bancarias y cupos de tarjetas por obra de la ciberdelincuencia se han vuelto comunes en el mundo digital. En Colombia, esta práctica delictiva se encuentra en ascenso en sus diferentes modalidades y,

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Que siga la “Farcsa”

Discrepo del expresidente Uribe en su carta al secretario general de la ONU, cuando afirma que “acuerdo de paz no ha habido”, porque sí lo hubo, pero entre un gobierno que representa a 50 millones de colombianos y unos narcoterroristas que no

Leer
El Heraldo
Ricardo Plata Cepeda

COP26: Es la deforestación

Primera escena: Corría el año 2001. Un grupo de funcionarios de empresas mineras y petroleras nos trasladamos en avioneta primero y por trocha después a la vereda Los Pozos, en San Vicente del Caguán, sede del campamento que el gobierno montó

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.