El titulo es:La metástasis, fuerza incontrolable de poder
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

La foto tomada el lunes en horas de la noche muestra los escombros fueron recogidos en la mañana.
19:30

En el bulevar reposan los desechos que lanzan...

Imagen de referencia.
19:27

Los hechos investigados, que tendrían que ver con malos...

Así se encuentra parte de la vía en el barrio.
19:27

Moradores reportan “intermitencia” en la pavimentación....

Momento en el que joven ‘empapela’ uno de los postes en la calle 79 con cra 52.
19:24

A través de Wasapea, comunidad pide a las autoridades...

18:58

La diseñadora barranquillera presentó en el marco de...

La consejera presidencial para las Regiones, Karen Abudinen; la ministra María Victoria Angulo y el alcalde de Montería, Marcos Daniel Pineda.
18:57

La ministra de Educación y la consejera Presidencial para...

18:51

La bancada alternativa, junto con parlamentarios liberales...

Katia Vergara Manchego observa los ataúdes de sus padres Gustavo y Julia y de su hija Mariana.
18:50

Este martes se cumplió en Sincelejo el sepelio de Gustavo...

18:44

Ambos presentan más de siete anotaciones por los...

17:54

María Victoria Angulo González supervisó además varias...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

La metástasis, fuerza incontrolable de poder

Henry Miller, el controvertido best seller, menciona una gran verdad que merece ser transcrita y carece del ingrediente “porno” que Miller acostumbra describir en sus narraciones.
El mundo es un cáncer que se devora a sí mismo y, en su agonía, se quita la piel del tiempo. Y yo agregaría que esta enfermedad terminal ha hecho metástasis penetrando hasta los más profundos cimientos de la sociedad, amenazando con derrumbarla.

Los hombres se matan entre sí. Pueblos enteros dominados por fuerzas incontrolables de poder se hunden en interminable anarquía; grandes cinturones de población humana se debaten en implacable agonía de hambre y sed, los valores y la ética sufren transformaciones y la ecología, a pesar de grandes esfuerzos de grupos especializados se encamina al inexorable desastre.

Esto decía Jesús María Guillem, mi inolvidable amigo, profesor de Literatura y español: “Todos aquellos que han sido prohijados por la suerte y que se abrigan con frazadas de dinero, que se acuerden de los huérfanos, ancianos, enfermos desprotegidos, presos, manicomios, hospitales, mendigos, despojados, descamisados y de todos los que padecen hambre, sed, miseria y resten de los presupuestos de las fiestas que ofrecen a sus amigos. Porque los grupos vulnerables mencionados anteriormente son una dolorosa y angustiada población. Envíen su ayuda a través de las tuberías de la caridad”.

Al llegar al medio siglo de existencia, muchos seres humanos, acostumbrados a las disciplinas del pensamiento, a lucubraciones del alma, a la angustia existencial, a la afanosa búsqueda de respuestas, acuatizan en el mar de la serenidad porque ya han dejado en el camino la carga de las vanidades, de los egoísmos y de las frustraciones, y asumen una nueva actitud filosófica, de tolerancia gradual y de equilibrio emocional. Y ante la explosión de urgencias y afanes de la juventud manifestada en la violencia de sus “carreras a ninguna parte” el hombre maduro acude a ese recurso que proporciona la experiencia y el lazo de los afectos, para detener el ímpetu juvenil.

Sin embargo, algunas veces el hombre no sabe qué hacer o qué decir para mostrar a un hijo, a un sobrino, o a un alumno, la intranscendencia de sus frivolidades y afanes, de sus dificultades y pequeñeces, de la urgencia de madurar ante un mundo acelerado y la necesidad de sembrar en sus almas nihilistas un gramo de espiritualidad ante una sociedad desestabilizada.

Es la lucha del hombre contra su propia especie. Es la pugna de las generaciones por el predominio de las causas, es la batalla de los padres contra los hijos en aras de la supervivencia, desigualdad que no admite treguas o intervalos, ni causas y efectos. Ni debates y discusiones.

 

Imagen de sandra.carrillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Acceso ilimitado
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí