El titulo es:Volver a Zalamea

Últimas noticias

Rosalía Solórzano, funcionaria del Ministerio de Vivienda, lidería en Sucre una reunión con miembros de la Mesa Departamental de Viviendas Gratuitas.
11:03

En Sincelejo están documentados 70 casos y solo 5 han...

10:47

La manifestación se cumple en el colegio Francisco José de...

10:40

La superintendente de Servicios Públicos dijo que la...

Momento de la captura del exfutbolista.
09:49

El exjugador de la Selección Colombia y del Junior era el...

El empresario cartagenero Rafael Del Castillo.
09:30

Indicó que los empresarios no están de acuerdo con nuevas...

09:28

Grandes figuras del balompié nacional, como René Higuita,...

El excandidato presidencial y senador cordobés Gustavo Petro.
09:16

“La Constitución exige que para conservar la personería se...

La superintendente de servicios públicos domiciliarios, Natasha Avendaño, durante el foro en Cartagena.
09:11

Así lo anunció la superintendente de servicios públicos...

Rodolfo Puche Contreras, es conocido como el ‘Rey de la vieja guardia’.
08:59

Su show tiene tres puntos fijos, siempre en horas del...

08:57

El Congreso está a la espera de una respuesta que entregue...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

Volver a Zalamea

Me ocurrió hace varios años en una librería bogotana, preguntaba por la novela Cuatro años a bordo de mí mismo de Eduardo Zalamea Borda, publicada en 1934, y el dependiente regresó con un libro cuya portada era la icónica fotografía del expresidente Andrés Pastrana en el Cagúan al lado de una silla vacía y cuyo título decía Cuatro años a bordo de sí mismo. Desde mi súbito desconsuelo añoré los tiempos en que los libreros eran auténticos farmacéuticos de la cultura y me pregunté como un lector colombiano podía desconocer esa obra emblemática que fue considerada, al lado de la Vorágine, la novela moderna por excelencia en  nuestro país durante la primera mitad del siglo pasado. 

Hace unos días evocábamos dicha novela en una conversación telefónica con Gustavo Bell quien la había releído con deleite por estos días de transición al año nuevo tan propicios para la lectura. Y es que cada vez que volvemos a este tipo de obras las apreciamos con mayor detenimiento pues ellas nos preservan inesperadas revelaciones, sutiles datos históricos que pudimos pasar por alto en los acercamientos juveniles. Con razón críticos como Jaime Rodríguez Ruiz ven en Cuatro años a bordo de mí mismo una crítica a los valores de la modernidad dado que, al contrastar el medio urbano bogotano con una Guajira distante en la geografía y en el tiempo del resto de la nación, se constituye en una estrategia de desterritorialización de los espacios construidos por dicha modernidad que toman como referente al mundo noratlántico al tiempo que desconocen otras formas de concebir y ordenar  el mundo originarias de su propio país.

Mirarla con minuciosidad etnográfica permite acercarnos a los cantos populares de la época. Meme, una de las pasajeras de la famosa goleta de Riohacha, canta unos versos “La mujeres de Riohacha son como el palo florío, que apena le dicen argo, mamaíta quiero marío”. A diferencia de hoy los capitanes de barco guajiros preferían la ginebra al whisky. La gente jugaba animadamente a la lotería en los espacios públicos. La elasticidad y tolerancia en las prácticas amorosas que describe Zalamea sobre las gentes guajiras en los años treinta debieron haber sido percibidas como transgresoras de las normas del rígido decoro bogotano de entonces. El protagonista observa a dos mujeres indígenas, una de ellas hija del  cacique de Ahuyama, que se besan en un lugar lleno de sombra detrás de un rancho y afirma “es una raza extraña ésta con esa libertad sexual ilímite y con todos los conflictos sociales solubles por medio de la indemnización” pero, “a eso llegará la civilización por el camino que lleva” concluye.

 La novela es narrada desde una constante exaltación sensorial. Algunos críticos como Carolina Amaya la han visto como un viaje iniciático similar al de los chamanes novicios. Según dicha autora el libro abre puertas hacia mundos nuevos e inimaginables.  “Para entonces, resultaba polémico, blasfemo, anarquista”, ochenta y cinco años después “se le reconoce su misión: la sociedad se está renovando”

wilderguerra@gmail.com

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1