¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Volver a Zalamea

Me ocurrió hace varios años en una librería bogotana, preguntaba por la novela Cuatro años a bordo de mí mismo de Eduardo Zalamea Borda, publicada en 1934, y el dependiente regresó con un libro cuya portada era la icónica fotografía del expresidente Andrés Pastrana en el Cagúan al lado de una silla vacía y cuyo título decía Cuatro años a bordo de sí mismo. Desde mi súbito desconsuelo añoré los tiempos en que los libreros eran auténticos farmacéuticos de la cultura y me pregunté como un lector colombiano podía desconocer esa obra emblemática que fue considerada, al lado de la Vorágine, la novela moderna por excelencia en  nuestro país durante la primera mitad del siglo pasado. 

Hace unos días evocábamos dicha novela en una conversación telefónica con Gustavo Bell quien la había releído con deleite por estos días de transición al año nuevo tan propicios para la lectura. Y es que cada vez que volvemos a este tipo de obras las apreciamos con mayor detenimiento pues ellas nos preservan inesperadas revelaciones, sutiles datos históricos que pudimos pasar por alto en los acercamientos juveniles. Con razón críticos como Jaime Rodríguez Ruiz ven en Cuatro años a bordo de mí mismo una crítica a los valores de la modernidad dado que, al contrastar el medio urbano bogotano con una Guajira distante en la geografía y en el tiempo del resto de la nación, se constituye en una estrategia de desterritorialización de los espacios construidos por dicha modernidad que toman como referente al mundo noratlántico al tiempo que desconocen otras formas de concebir y ordenar  el mundo originarias de su propio país.

Mirarla con minuciosidad etnográfica permite acercarnos a los cantos populares de la época. Meme, una de las pasajeras de la famosa goleta de Riohacha, canta unos versos “La mujeres de Riohacha son como el palo florío, que apena le dicen argo, mamaíta quiero marío”. A diferencia de hoy los capitanes de barco guajiros preferían la ginebra al whisky. La gente jugaba animadamente a la lotería en los espacios públicos. La elasticidad y tolerancia en las prácticas amorosas que describe Zalamea sobre las gentes guajiras en los años treinta debieron haber sido percibidas como transgresoras de las normas del rígido decoro bogotano de entonces. El protagonista observa a dos mujeres indígenas, una de ellas hija del  cacique de Ahuyama, que se besan en un lugar lleno de sombra detrás de un rancho y afirma “es una raza extraña ésta con esa libertad sexual ilímite y con todos los conflictos sociales solubles por medio de la indemnización” pero, “a eso llegará la civilización por el camino que lleva” concluye.

 La novela es narrada desde una constante exaltación sensorial. Algunos críticos como Carolina Amaya la han visto como un viaje iniciático similar al de los chamanes novicios. Según dicha autora el libro abre puertas hacia mundos nuevos e inimaginables.  “Para entonces, resultaba polémico, blasfemo, anarquista”, ochenta y cinco años después “se le reconoce su misión: la sociedad se está renovando”

wilderguerra@gmail.com

Más Columnas de Opinión

Humberto Mendieta

La movida pensional

La propuesta de trasladar a miles de colombianos del régimen privado de pensiones al público sufrió un revés del que no se va a levantar. Mucha gente que había caído en el error –varios abogados dicen que fue engaño- de vincularse a fondo

Leer
Hernando Baquero Latorre

Confianza

Esta semana sucedieron tres hechos que de no ser entendidos y, a partir de ahí, atendidos prontamente, cambiarán de manera radical el curso de la pandemia en nuestra región, país y en el planeta.

Además del impacto mediato, pueden g

Leer
Kelina Puche

Lupa al mercado laboral

Luego de que el Dane diera a conocer el aumento de la tasa de desempleo al 19,8% en el mes de abril, el más alto de al menos los últimos 20 años, de a poco se alcanza a cuantificar la magnitud de los efectos del confinamiento en nuestra econom

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web