El titulo es:Volver a Zalamea
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Luis Zúñiga (izq.)  y David Santacruz sueñan con llegar a la NBA.
03:00

Los chicos de 14 años se destacan en el torneo de...

Gabriela Bolle ganó el oro en los Juegos Centroamericano y del Caribe Barranquilla 2018.
00:48

La bicicrosista del registro del Atlántico ...

Acción de uno de los partidos del torneo de rugby.
00:45

Zorros A lidera el torneo en la rama masculina con 14...

Real Betulia, actual campeón.
00:40

 Jhon Flórez lideró la victoria 2-1 de los actuales...

Jair Rojas, Gabriel ‘Tanaka’ Quintero, el brasilero Alex Leme y Roy Mathews, presidente de la Liga de Jiu-jitsu.
00:33

Desde las 8 p.m.,los asistentes podrán ver cinco combates....

Vista de uno de los espacios de la cancha de arena de los alrededores del Jardín Botánico.
00:13

Director de la Agencia señaló que el uso de estos espacios...

Comesaña dando indicaciones en la práctica de ayer contra un equipo sub-20.
00:07

El técnico colombo-uruguayo se niega a cerrar aún el libro...

Juan Carlos Palomeque García, asesinado de 11 tiros en el barrio Primero de Mayo, de Soledad.
00:04

Juan Carlos Palomeque García fue acribillado de 11 tiros en...

00:04

La obra de Linda Vallejo incluye también figuras de los...

00:03

El Departamento de Estado de EE.UU. dijo que necesita...

Columnas de opinión
Actualizado hace 6 meses

Volver a Zalamea

Me ocurrió hace varios años en una librería bogotana, preguntaba por la novela Cuatro años a bordo de mí mismo de Eduardo Zalamea Borda, publicada en 1934, y el dependiente regresó con un libro cuya portada era la icónica fotografía del expresidente Andrés Pastrana en el Cagúan al lado de una silla vacía y cuyo título decía Cuatro años a bordo de sí mismo. Desde mi súbito desconsuelo añoré los tiempos en que los libreros eran auténticos farmacéuticos de la cultura y me pregunté como un lector colombiano podía desconocer esa obra emblemática que fue considerada, al lado de la Vorágine, la novela moderna por excelencia en  nuestro país durante la primera mitad del siglo pasado. 

Hace unos días evocábamos dicha novela en una conversación telefónica con Gustavo Bell quien la había releído con deleite por estos días de transición al año nuevo tan propicios para la lectura. Y es que cada vez que volvemos a este tipo de obras las apreciamos con mayor detenimiento pues ellas nos preservan inesperadas revelaciones, sutiles datos históricos que pudimos pasar por alto en los acercamientos juveniles. Con razón críticos como Jaime Rodríguez Ruiz ven en Cuatro años a bordo de mí mismo una crítica a los valores de la modernidad dado que, al contrastar el medio urbano bogotano con una Guajira distante en la geografía y en el tiempo del resto de la nación, se constituye en una estrategia de desterritorialización de los espacios construidos por dicha modernidad que toman como referente al mundo noratlántico al tiempo que desconocen otras formas de concebir y ordenar  el mundo originarias de su propio país.

Mirarla con minuciosidad etnográfica permite acercarnos a los cantos populares de la época. Meme, una de las pasajeras de la famosa goleta de Riohacha, canta unos versos “La mujeres de Riohacha son como el palo florío, que apena le dicen argo, mamaíta quiero marío”. A diferencia de hoy los capitanes de barco guajiros preferían la ginebra al whisky. La gente jugaba animadamente a la lotería en los espacios públicos. La elasticidad y tolerancia en las prácticas amorosas que describe Zalamea sobre las gentes guajiras en los años treinta debieron haber sido percibidas como transgresoras de las normas del rígido decoro bogotano de entonces. El protagonista observa a dos mujeres indígenas, una de ellas hija del  cacique de Ahuyama, que se besan en un lugar lleno de sombra detrás de un rancho y afirma “es una raza extraña ésta con esa libertad sexual ilímite y con todos los conflictos sociales solubles por medio de la indemnización” pero, “a eso llegará la civilización por el camino que lleva” concluye.

 La novela es narrada desde una constante exaltación sensorial. Algunos críticos como Carolina Amaya la han visto como un viaje iniciático similar al de los chamanes novicios. Según dicha autora el libro abre puertas hacia mundos nuevos e inimaginables.  “Para entonces, resultaba polémico, blasfemo, anarquista”, ochenta y cinco años después “se le reconoce su misión: la sociedad se está renovando”

wilderguerra@gmail.com

Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí