El Heraldo
Opinión

¿Son ciudadanos los indígenas?

“El que es ciudadano en una democracia con frecuencia no es ciudadano en una oligarquía”.

En días pasados el noticiero de una cadena de televisión informó en su franja nocturna que ciudadanos e indígenas se enfrentaron en la ciudad de Cali. De inmediato millones de televidentes se preguntaron: ¿son ciudadanos los indígenas? Aunque la respuesta desde lo normativo parezca evidente en un sentido amplio podemos apelar a lo dicho por el sociólogo francés François Dubet: la ciudadanía no es un concepto unívoco, es, por el contrario, polisémico y debe ser desentrañado en cada tiempo y lugar determinado. La ciudadanía está siempre en construcción. 

Los antiguos griegos veían al ciudadano como alguien comprometido con los asuntos del Estado. La palabra idiota proviene justamente del ciudadano egoísta que limitaba su interés al campo de lo privado y no se ocupaba de la suerte de su ciudad. El ciudadano tenía el deber de participar activamente tanto en tiempos de guerra como en los de paz. Debía tomar partido en el debate acerca de los asuntos públicos y era impensable su indiferencia o su neutralidad. Para los antiguos romanos la “res pública” es entendida como una cosa común que pertenece al pueblo.  La ciudadanía conllevaba un conjunto de derechos entre ellos el de poder ocupar los cargos de carácter público ya fuesen políticos o religiosos.

En América la corona española estableció la condición del “vecino con casa y asiento” en una ciudad. El vecino puede elegir al cabildo municipal y este a los alcaldes. Ni los esclavos, ni los indígenas, ni quienes estén de paso son considerados vecinos. Al fundar una ciudad se buscaban dos cosas: que tuviese una base agrícola para su abastecimiento y que dispusiera de un contorno indígena pacificado. El indígena sometido debía vivir en encomiendas o en pueblos de indios “bajo policía y toque de campana”. Los indios no reducidos serán considerados una amenaza latente sobre el destino de la ciudad cuyos habitantes saldrán periódicamente a pacificarlos.

Al llegar la república esta se impuso la tarea de asimilarlos por la evangelización o por la fuerza. Hasta hoy los indígenas son considerado por los criollos como extraños radicales y su condición se aproxima a la de los extranjeros. Se busca limitar sus derechos y deberes al ámbito de sus resguardos. Cuando ejercen su ciudadanía en las calles se les exige volver a su “hábitat” como si se tratase de extrañas aves migratorias.

La Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los Pueblos Indígenas, firmada por Colombia, dice que todos los indígenas tienen derecho a una nacionalidad. En su artículo 33 establece: “Los pueblos indígenas tienen derecho a determinar su propia identidad o pertenencia conforme a sus costumbres y tradiciones. Ello no menoscaba el derecho de las personas indígenas a obtener la ciudadanía de los Estados en que viven”. Urge, por tanto, educar a los funcionarios y a los medios nacionales sobre estos derechos y formar a los jóvenes periodistas en temas de comunicación intercultural ante los retos que planteas la multiculturalidad.

Pasados miles de años cobran actualidad las palabras de Aristóteles en su Política cuando afirma “El que es ciudadano en una democracia con frecuencia no es ciudadano en una oligarquía”.

 wilderguerra@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Nueva política de seguridad

Dos hechos recientes demuestran, como si hicieran falta más pruebas, la necesidad de reformular la estrategia de seguridad que viene implementándose desde Santos y que, con mínimos ajustes, se ha  ejecutado también en este gobierno. En ma

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Agua vs. Coca-Cola

Hace mucho que el criterio propio dejó de importar. Al menos eso es lo que esboza la gran polémica que ha despertado en el planeta entero el que Cristiano Ronaldo hiciera a un lado dos botellas de Coca-Cola antes de comenzar una rueda de prensa

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Emprender: Una montaña rusa de emociones

Si eres emprendedor seguramente alguna vez te has sentido en un parque de diversiones a lo largo de la historia de tu negocio. 

Todo comienza con nuestro deseo de subir a esa “atracción” y la expectativa por lo que vendrá. Lue

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

Educar para convivir

A unos estudiantes de bachillerato, el profesor les puso a escribir sobre el manejo que el Gobierno ha dado a las manifestaciones que ha habido en el país durante más de cuarenta y cinco días. Lo malo fue que el profesor había tirado línea an

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.