¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Obstinación

El asesinato de Javier Ordóñez es un crimen que hace parte de un sistema que ha acabado con la vida de cientos de personas.

La obstinación de este gobierno ha llevado a Colombia a una ola de violencia imparable, que solo tendrá solución cuando el presidente tenga el valor de pedir perdón por sus alocuciones y tome las determinaciones necesarias para transformar a la Policía Nacional de pies a cabeza. Hay una escuela de adoctrinamiento institucional que ha llevado a miembros de la Policía, a políticos y al presidente a creer que el statu quo de las instituciones es superior a los derechos humanos. Esta doctrina debe acabar a la mayor brevedad, porque ha llevado al homicidio generalizado y sistemático de la población civil, a la impunidad y a la desesperanza de una sociedad reprimida por la fuerza pública.

El asesinato de Javier Ordóñez es un crimen que hace parte de un sistema que ha acabado con la vida de cientos de personas y ha sometido a los civiles a todo tipo de desmanes en detrimento de sus derechos. Todo lo anterior se ha gestado por un Estado que lejos de condenar estos hechos, no ejerce los controles que debe, no condena estos crímenes judicialmente y aplaude públicamente la “gallardía” de la Policía Nacional. En un país donde la alcaldesa de la capital tiene que convocar un cacerolazo porque el presidente se rehúsa a tener en cuenta sus peticiones existe una clara democracia disfuncional.

Ahora, el presidente y su partido el Centro Democrático, han salido abiertamente a condenar los daños generados a los bienes públicos, condenándolos con vehemencia y ordenando a las instituciones que adelanten las investigaciones contra los responsables de estos hechos. Lo inverosímil de estas órdenes está en la forma en cómo el gobierno mide la gravedad de los hechos, dándole mayor peso a lo material que a la vida.

Los colombianos tenemos por presidente a una persona que ha decidido ignorar al país, que le da la espalda a la dignidad humana y que prefiere escuchar a sus malos consejeros que a quienes verdaderamente representan al país. Ante la negativa del gobierno de escuchar a los manifestantes, a las víctimas y sus familiares, hay muchas personas que han defendido la idea que la violencia es la solución y que los cambios se producen mediante el uso de la fuerza. La actitud del gobierno no solo es equivocada sino peligrosa, porque está generando la terrible idea de que la violencia es el único camino para lograr los cambios. Colombia tiene una historia interminable de violencia creada para contrarrestar la opresión; este no puede ser el camino y el gobierno debe adoptar una postura de apertura ante las peticiones de la sociedad.

@tatidangond

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Agustin Garizabalo A.

El debut (2)

Dominados, como estamos, por la cultura del ego, es natural que un joven recién ascendido al equipo profesional quiera emular a sus ídolos ¿Y qué es lo que copia? No la capacidad de trabajo ni su profesionalismo, sino su apariencia. Corre a ha

Leer
Ismael Cala

Reinvención y esperanza

El turismo es una de las actividades más afectadas por la pandemia. Agencias, hoteles, líneas aéreas, restaurantes y muchos otros negocios han sufrido un descenso histórico, y su recuperación no se prevé hasta 2023.

Quienes amamos

Leer
Jesús Ferro Bayona

Los niños en la pandemia

No hemos llegado aún a imaginarnos las consecuencias devastadoras que la pandemia actual tendrá en la educación infantil. Los desarreglos de comportamiento y de aprendizaje que observamos en gran cantidad de niños parecen un cuento infantil, c

Leer
Tatiana Dangond

Censura

En Colombia la moción de censura no es estrictamente un mecanismo efectivo para que funcionarios sean separados de su cargo, pero ha sido una herramienta esencial de la oposición en el ejercicio de control político. Los hechos recientes relacio

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web