¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Opinión

Ochenta son muchos

Así que piden rebaja, porque ochenta son muchos.

En alguna época se quemaron los archivos de una de las pocas iglesias que aquí existían. Las damas, entonces, corrieron a presentarse con dos testigos, era el requisito exigido para reinscribir su fecha de nacimiento y así rebajarse la edad. Algunas, desvergonzadas ellas, se quitaron hasta diez años, y salían felices a exhibir su nueva juventud. La cosa pegó y durante algún tiempo hasta en los hombres se convirtió en costumbre rejuvenecerse en los papeles oficiales acudiendo a alguna tramoya y, aunque hoy la tarea es más difícil, la tecnología lo impide, han seguido insistiendo con cirugías e implantes. Hoy todos están arrepentidos y quieren volver a subirse la edad, pues el gobierno decidió que se vacunaría primero a los mayores de ochenta, y que no se encuentren en ancianato, no se sabe el por qué de esto último. Ahí fue Troya, y las protestas no se hicieron esperar.

Aquello que las encuestas señalan que más de la mitad de la población no se vacunaría es, como todo lo de las encuestas, carreta. El encierro ha sido muy largo, y la gente está tan desesperada por salir, que los billetudos viajan donde los gringos en una especie de turismo de vacunación. Así que llegado el día la gente se vacunará, sobre todo por aquí, que el espantajopismo abunda. Puede imaginarse a aquél ya vacunado invitando a una fiesta, pero de pura pupera exigiendo el certificado de vacunación, no de cualquier marca líchiga, sino de Pfizer o de Johnson. Es claro que con todos vacunados la ley no puede allanarlos ni interrumpirlos, así que el vecindario y los amigos saldrán corriendo a vacunarse y, como la cosa es por turnos e inscripción, no faltará el vivo que acuda a los falsificadores, que los habrá y, mientras se vacuna a todos, circulará un mercado negro de certificaciones no sólo entre los jóvenes fiesteros, sino también entre aquellos setentones a quienes la Registraduría no atendió sus peticiones de retornarles a su edad real. 

Los entes encargados argumentan que en la nueva reclasificación los adultos mayores, o sea la antigua tercera edad, son aquellos que cuentan y superan las ochenta ruedas, y que existe una nueva franja para quienes se encuentran entre sesenta y cinco y ochenta, que son muchísimos los ejemplos de personas de dicha franja que se mantienen como un roble y están muy activos laboralmente, y hasta en aquello. Ponen de ejemplo a Trump, aunque no a Biden. Pero los setentones no están de acuerdo, y andan impulsando una protesta, una marcha a lo Petro, para que la restricción se rebaje hasta los setenta, como fue al principio con las medidas de cuarentena.  Seguro la marcha será lenta, por aquello de las sillas de ruedas y los bastones que se inventarán para darle credibilidad a la protesta. Afirman además que si se insiste en lo de los ochenta años es probable que la segunda parte de la vacuna no sea posible aplicarla porque, en el interregno, muchos de los ancianos vacunados fallecerán, y entonces se perderán la primera, y la segunda. Así que piden rebaja, porque ochenta son muchos.

rzabarainm@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

Las mujeres en la ciencia

Hemos llegado!”, fue la frase cargada de emoción y júbilo, con que la ingeniera aeroespacial Diana Trujillo confirmó, en la transmisión de la NASA, el amartizaje de la misión de exploración Perseverance. La colombiana forma parte del equip

Leer
José Félix Lafaurie

La ONU miope

Leí el Informe de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos, solo para constatar su falta de “sentido de realidad” y de objetividad.

Apenas si alude a que los asesinatos de defensores de DD HH, que adjudica a “presencia insuficiente

Leer
Fernando Giraldo

Política de ficción

La política colombiana es ficción. A año y medio de finalizar el mandato de Duque, arrancó la campaña para el 2022, con un océano rojo de precandidaturas, en medio del despilfarro y saqueo del patrimonio público, sin antecedentes por su vol

Leer
Remberto Burgos

Sueño de un nuevo país

Se necesita un gran esfuerzo para escribir sobre la esperanza y habilitar los sueños de construcción de un nuevo país. Esta semana la causa del insomnio vino del alma. El secuestro, la tortura y el infame asesinato del Doctor Fabio Hernández S

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web