El Heraldo
Opinión

¡No a pusilánimes!

Necesitamos gente nueva, joven, que no se arrugue, que enfrente riesgos, que no hable tanto, y que haga.

El desastre comenzó con la Constituyente, en estrategia de largo plazo que Navarro Wolf tenía clara, y lo propuso porque sabía que de puro pusilánimes lo secundarían, estaba “in” dárselas de modernistas, o sea los hoy progresistas. Derogaron así el artículo 121, que reglaba que si se turbaba el orden público el presidente tenía el mando absoluto, y podía hasta decretar el Estado de Sitio. Increíble que el lobo se impusiera sobre Álvaro Gómez y los tigres de la época. Fueron pusilánimes.

Derogado, hoy ese poder lo tienen los jueces, ¡hágame el favor! Entonces los tribunales prohibieron a los policías las armas durante motines y marchas, y que por infringir pueden encanar a oficiales, y hasta al presidente. Por ello los malos atacan frescos, y la gente, indignada, se pregunta: ¿por qué  a inermes policías los enfrentan a redes de vándalos mercenarios? ¿Por qué los exponen a semejante escarnio? ¿Por qué los agreden feo y no se defienden? Simple: Porque los encanan. Al vándalo lo sueltan enseguida, y a los policías los judicializan y les clavan penas de varios años. ¿Hay derecho? Pero ni Policía ni Ejército se quejan ni protestan, ni piden apoyo al Congreso o a la opinión pública. También son pusilánimes.

De a poco, el poder judicial ha venido siendo infiltrado y debilitando las instituciones, quién sabe hasta dónde. Y tal como en la Constituyente, también en el Congreso se infiltraron, hoy hasta guerrilleros hay, y ningún congresista se opone al asalto, se venden, el Congreso no impone las mayorías que hoy tiene la sensatez, nadie propone una reforma a los despropósitos, los acompleja mostrarse, los intimidan las Cortes, el acoso de los radicales y los ataques de una prensa también infiltrada. Les da miedo, todos son unos pusilánimes.

Igual ocurre con Fecode ¡Qué peligro! No solo por los alborotos plagados de vándalos que en asocio la CUT monta, sino que se ha tomado a los profesores de las escuelas para en su confeso comunismo adoctrinar a los niños. ¡Ojo! Se ha tomado a los profesores universitarios y hasta a las universidades, que asombra, por ejemplo, escuchar a las directivas de Los Andes, plantel en teoría muy lejano al comunismo. Fecode poco a poco se ha tomado la educación, y nadie le revira, nadie intenta siquiera montar otro sindicato que le haga contrapeso. Les tienen miedo, son pusilánimes. 

Todo está infiltrado. Hasta Twitter. Es el triste escenario nacional. Cuando Uribe, pasaban agachados, no se atrevían: Había autoridad. Pero el funesto Santos les dio largas, los apoyó, fomentó su desvío y (claro, es de los suyos) los fortaleció hasta lo de hoy. Nadie habla. Solo los malos protestan y se quejan, parece no haber remedio.

Pero sí: ¡Elegir! No a quien diga Uribe, ya se equivocó dos veces; menos a Petro, ni a Fajardo, o Galán, son lo mismo. Y al Congreso, solo a quienes tengan valor para defender los valores. ¡No más pusilánimes! Necesitamos gente nueva, joven, que no se arrugue, que enfrente riesgos, que no hable tanto, y que haga.

Además, nuestro. Como Álex. Es ahora o nunca.

rzabarainm@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Remberto Burgos

¡Infames!

En el momento de escribir estas líneas Colombia batió récord en la pandemia; 31.65 6casos/día y 573 fallecimientos. Pero el enajenamiento social nos tiene indolentes: ya no importan estas cifras y la soñada inmunidad de rebaño será estampid

Leer
El Heraldo
José Consuegra

Nefasta polarización

Como columnista he experimentado en carne propia la grave y compleja situación de polarización que vive el país. Cuando escribo de temas como la pobreza y la necesidad de equidad me clasifican en la izquierda y cuando me refiero a la creación

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Paro homicida

Los 550 colombianos que murieron de la covid-19 el 9 de junio no eran una cifra, sino víctimas de un “paro homicida”, que mata el empleo y la subsistencia de los más necesitados, y también a quienes caen, por desgracia, en la cadena de cont

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Miedo y esperanza

Un amigo, a propósito de una anterior columna, dijo que me estaba convirtiendo en “activista”. Le respondo que sueño con un mundo libre y justo, en el cual no se utilice la democracia contra ella misma. La democracia perece cuando es menosca

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.