El Heraldo
Opinión

Pesebre en la pandemia

La Covid-19 dejó una sentencia condenatoria en el cerebro del 2020: “todos somos briznas que el viento lleva”.

Los últimos 4 días Colombia ha registrado una cifra preocupante en la evolución de la pandemia: más de 10.000 casos nuevos/día y ésta es una expresión irrebatible que la pandemia sigue viva y el virus sediento de causar más daños. Es implacable, no respeta fecha o época. Le hemos pedido a las autoridades ante la amnesia del autocuidado que recordemos en nuestro cerebro estas medidas sanitarias que el fin de año ha borrado. Volver al toque de queda desde la 10 pm hasta las 4 am, apagar las luces navideñas, garantizar el distanciamiento físico, exigir el uso de mascarilla y sobre todo medidas de bioseguridad en los sitios de aglomeraciones y tumultos: los almacenes donde las familias acuden a la compra de los detalles navideños.

La Covid-19 dejó una sentencia condenatoria en el cerebro del 2020: “todos somos briznas que el viento lleva”. El hilo de la salud y del bienestar es frágil, vulnerable y endeble que una sola cadena de RNA, el genoma del virus, doblegó el mundo. fue Su potencial de acción: desde elegir presidente en la potencia mundial hasta obligarnos a meditar en los días de confinamiento obligatorio. Y este espacio de reflexión debe perdurar en la época mas bella del año: navidad.

El cerebro en navidad es diferente y se comporta de manera peculiar. Los estudios de resonancia magnética funcional (fRMN) han mostrado que las áreas encargadas de la espiritualidad se encienden de una manera especial. Hay una sobredosis de dopamina circulante, las neuronas espejos hiperfuncionan e imitan los comportamientos generosos: disfrutamos regalar y compartir. Como árbol de navidad se activan las luces de los circuitos de la corteza motora primaria y sensorial, el área premotora y los lobulillos parietal superior e inferior (Universidad de Copenhague).

Es nuestro cerebro social encendido y enseña que como especie somos - antes que nada- seres sociales. Nos gusta estar cerca de los seres queridos y disfrutamos de los abrazos. En fin de año el apego y los lazos afectivos son la piel de nuestro comportamiento. Tan grande su influencia que la prevención y los sitios donde están los mecanismos de supervivencia y respuesta ante el estrés toman vacaciones durante esta época.

La navidad del 2020 será distinta. Las reuniones familiares presenciales no pueden exceder de 10 personas. Sin abrazos y sin besos: lazos de nuestra condición social. No buñuelos o natillas compartidas, evocaremos con emoción las postales de la casa de los abuelos que despertaron los sentidos más primitivos de ese sabor que significa familia. Será una navidad melancólica. Nostalgia viene en su raíz griega desthai (regreso, volver a casa) y de algos (sufrimiento). Hay dos opciones para estas efemérides: vivirla con la nostalgia que quema y arde el alma o disfrutarla con la nostalgia dulce que se nutre de los recuerdos. Estar vivos es lo que permite disfrutarlo.

La música se parece al virus: son armas poderosas. Las melodías se usan como terapias, en rituales y en ceremonias de sanación. Los villancicos son oraciones espirituales musicales cargadas de gran sentimiento. Traen al presente los abuelos. Estos pertenecen a las poblaciones vulnerables y de alto riesgo. Si queremos que estos no sean las letanias de despedida démosle abrazos visuales.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Juan Bravo

Algo falta...

Terminó la temporada regular de Grandes Ligas. 12 colombianos vieron acción. Pero pocos tuvieron regularidad.

Urshela sacó la cara. Cambió el uniforme a rayas tradicional de los Yankees por el de uno menos mediático como el de los T

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Continuidad y lealtad

Obvio que, aunque por aquí estemos bacano, no podemos desentendernos del acontecer nacional, que Elsa y Pumarejo, para la culminación de su estupenda gestión, en buena medida dependen del apoyo que Petro pudiera brindarles, aunque las esperanza

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Neandertales colombianos

Gracias a los descubrimientos del genetista sueco Svante Pääbo acerca de la evolución humana que le valieron la distinción con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina de este año, he podido comprender por qué hay en este país paisanos y p

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.