El Heraldo
Opinión

Sobre la amnistía general

La impunidad no solo es radicalmente injusta y es partera de nuevas violencias sino que es un estímulo perverso para seguir delinquiendo y para que otros delincan. Ampliarla es antipedagógico, envía el mensaje equivocado.

En su conversación con Francisco de Roux, Álvaro Uribe dijo que quizás habría que pensar en una amnistía general

Creo que su intención fundamental era obligar a una reflexión sobre la agresiva desigualdad que hay en el hecho de que los criminales de guerra y de lesa humanidad de las Farc, los más espantosos, no paguen ni un solo día de cárcel y en cambio quienes han cometido delitos menores sí vayan a parar con sus huesos en prisión. 

No tengo duda de que Santos hubiera querido cobijar a las Farc con una amnistía plena. Pero no era posible porque el estatuto de la Corte Penal Internacional ha establecido inequívocamente que los crímenes internacionales no pueden ser objeto de amnistía o indulto. Por eso el pacto con las Farc estableció un doble tratamiento: amnistía para la guerrillerada y una jurisdicción especial para los jefes, sin cárcel.

Ahora, a diferencia de los procesos de paz anteriores, que se limitaron a la impunidad de los violentos, a las Farc se le dieron beneficios políticos extraordinarios. 

El tratamiento judicial y político especial para las Farc es una ruptura al principio de igualdad frente a la ley, columna vertebral de las democracias y el estado de derecho. Alegan que "la paz” lo justificaba. Pero el conflicto siguió y hoy hay más homicidios que antes de la firma del acuerdo en el 2016. Aunque esa es otra discusión.

Pero el punto acá es diferente, es estudiar si hay mecanismos que resuelvan la profunda inequidad de ese tratamiento desigual que beneficia a las Farc y lo ofensivo que resulta para las mayorías ciudadanas. Con dos advertencias: como dije, hoy no caben amnistías o indultos para crímenes internacionales y la amnistía solo es posible para delitos políticos, no para delitos comunes. He criticado una y otra vez la idea subyacente de que debe haber un tratamiento favorable para los delitos políticos. En una sociedad democrática no hay razón alguna para tratar mejor para quien asesina por motivos ideológicos. Como sea, hoy la amnistía solo opera para los delitos políticos y conexos.  

El camino para resolver la injusticia, sin embargo, no es la extensión a otros de la impunidad de facto para las Farc o de sus beneficios políticos. La impunidad no solo es radicalmente injusta y es partera de nuevas violencias sino que es un estímulo perverso para seguir delinquiendo y para que otros delincan. Ampliarla es antipedagógico, envía el mensaje equivocado. Y premiar con beneficios políticos a otros criminales peligrosos solo erosiona aún más el sistema democrático y contribuye a ensuciar con indeseables los recintos de debate y toma de decisión institucionales. A mi me ofende ver a los criminales de las

Farc en el Congreso. No me compensará ni tranquilizará ver a otros criminales en él. 

Estoy convencido de que la vía que tenemos que recorrer es la contraria. Si queremos ser una sociedad civilizada es indispensable sancionar efectivamente a quien delinque, erradicar de una vez y para siempre la impunidad, y dejar de tratar mejor a los criminales, a quienes tienen por único mérito el fusil y el asesinato. Si ha de premiarse a alguien que sea a esa inmensa mayoría de colombianos, pacíficos, trabajadores y honestos.

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

El cuidado

Durante la semana pasada, aprovechando el receso escolar que desde hace algunos años brinda unos días de descanso a las instituciones educativas, pude ser testigo de algunos comportamientos ciudadanos que no son del todo consecuentes con la real

Leer
El Heraldo
Orlando Caballero Diaz

Circo democrático

Estar en campaña política alrededor de 40 precandidatos presidenciables no es indicador de un sistema de gobierno más democrático, lejos de significar la existencia de una democracia, material, participativa y sólida, más bien representa, la

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Piquiña

Ya empezaron algunos radioteveperiodiqueros deportivos cachacos a exhibir su piquiña afirmando que jugar en el calor de Barranquilla perjudica  a los nuestros, pues casi todos militan en equipos europeos y, al igual que los visitantes, no al

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.