El Heraldo
Opinión

No es hora de lamentos, es tiempo de corregir

No debe existir lugar para la corrupción, esta  práctica  debe ser castigada de manera ejemplar, tal vez con cadena perpetua o con la pena capital.

El hecho de constituir una sociedad políticamente organizada surge ante la necesidad que tienen los seres humanos de vivir en comunidad, de complementar sus actividades para alcanzar un estado de bienestar, donde cada uno, desde su cotidianidad, aporte con su trabajo prosperidad colectiva.

En principio, algunos se dedicaban a cultivar la tierra, otros a la construcción de las viviendas, el desarrollo de las ciudades y la fabricación de utensilios domésticos; elaboración de prendas de vestir, entre otras labores que  dieron origen a la actividad comercial, a causa del intercambio de los bienes que excedían su producción o los que no se producían y tenían que ser transportados desde sitios lejanos. Con esto, surge también, la necesidad de conservar el orden, la seguridad y  de adquirir nuevos territorios, trayendo como consecuencia la creación de las fuerzas armadas, y con ellos las guerras.

La República, el Estado ideal, la sociedad garantista, en busca del   bienestar, necesita de hombres que se dediquen a la administración del patrimonio público; deben estar dotados de las más grandes cualidades y virtudes, para trabajar con todas sus capacidades por el interés general. Tan probos ciudadanos son escogidos entre la gente del pueblo, para delegar en ellos las riendas del Estado. Serán estos, con sus decisiones y dedicación, quienes obtendrán la calidad de vida que necesitan los ciudadanos que con su trabajo pagan los impuestos. Solo así podremos convivir en la sociedad políticamente ideal, donde la redistribución de los ingresos es realizada en virtud del progreso, no en favor de alguno en particular.

No debe existir lugar para la corrupción, esta abominable práctica  debe ser castigada de manera ejemplar, tal vez con cadena perpetua o con la pena capital.

La descomposición social que nos destruye ha sido permitida por cada uno de nosotros,  hemos decidido sumergirnos en la ignorancia, en la indiferencia y no participar en las decisiones del gobierno que nos afectan directamente. No es hora de lamentarnos, es hora de reflexionar.  Es el momento para que las buenas costumbres resuciten y lo colectivo se vuelva prioridad, debemos ser hombres libres de pensamiento, para ejercer a plenitud el  derecho  a la vida, en condiciones de calidad, dignidad, con educación, con salud, con acceso a los servicios públicos de forma eficiente. Pero esto sólo podrá ser una realidad tan pronto se recuperen las buenas costumbres, valores y cuando entendamos que es el pueblo quien tiene el poder de elegir las autoridades que nos representan y hacerlo con responsabilidad y suficiente criterio. Este es el momento de hacer un cambio a nuestras vidas, a nuestras familias y a la sociedad. Tomemos las riendas de nuestro país con responsabilidad y con compromiso, participando activamente como nos lo impone la constitución y la ley. No es hora de lamentos, es tiempo de corregir.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Fernando Giraldo

Miedo a perder el poder

Esta semana, la Corte Constitucional concedió personería jurídica a Colombia Humana, partido político de Gustavo Petro. Las dos implicaciones principales de esta decisión son: primero, coloca a dicho movimiento y a su candidato presidencial e

Leer
El Heraldo
Tatiana Dangond

La mentira de Instagram

Aunque para muchos resulte obvio que Instagram afecta la salud mental de sus usuarios, los resultados de un estudio realizado por Facebook y dado a conocer esta semana por The Wall Street Journal muestran los graves efectos de esta red social sobr

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

Por una Colombia sin crimen

La seguridad se está deteriorando a pasos agigantados. No es un problema de percepción. Las cifras lo demuestran: el delito común está tornándose más violento; asesinan un promedio de dos miembros de la fuerza pública por día; a junio llev

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

¡Ojo con Nicaragua!

Hoy inician las audiencias orales en la Corte Internacional de Justicia, dentro de la demanda de Nicaragua contra Colombia por supuestas violaciones de sus derechos. Para su defensa, el Gobierno cuenta con internacionalistas de primer nivel,

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.