El Heraldo
Opinión

Boquita salá del Caribe

El sabor del jerez me reveló que todo el Caribe cabe en una butifarra soledeña.

La pregunta había cruzado el océano desde la distante Lombardía, y ahora estaba ahí, agazapada en mi teléfono, dispuesta a acabar con la frágil tranquilidad de la mañana:

—« ¿Cómo suena y a qué sabe hoy el Caribe?». 

Caminé al balcón, aturdido por la pregunta. Avisté en el horizonte dos navíos haciendo fila para entrar al puerto y pensé en el navegante Juan de la Cosa, adentrándose por primera vez en la desembocadura de un inmenso río aún sin nombrar. Pese al centralismo, a la corrupción, más infames que los huracanes y la pandemia, no tuve que pensarlo mucho para responder:

—«Suena y sabe a acordeón de juglar, a música antillana con arroz de camarones y patacones de plátano verde rociados de picante, o lo que es lo mismo, a mujer coqueta recién bañada en las playas de Sabanilla».

Aclaro que escribí sin saber bien de dónde salían esas palabras, poseído quizá por alguna musa caída, tal y como le gustaba repetir al griego que inventó a Sócrates.

Desde su apacible estudio de Milán, el pintor Amaya leyó en silencio mi respuesta, sonrió y antes de volver los ojos a los espléndidos senos que atareaban su inspirado carboncillo, ripostó con su proverbial generosidad:

—« ¡Voz de poeta!», escribió.

Durante todo el día, los sabores y sonidos del Caribe me dieron vueltas en la cabeza, como una isla que se repite, que sabe a café en hornilla, a arepita dulce con anís en grano,  a guineo manzano y a Rondón, a mango de hilaza y a Joesón, a mojarra de mar, a raspao con leche condensada, a cumbia cienaguera, a ron con limón, a arroz con huevo frito, a flauta de millo, a cayeye, a Boquita salá, a ciruela madura picada de abejas, a galleta de punto rojo, a lengua guisada con Pony, a fandango y a porro, a caribañolas con salsa brava, a Plantación adentro camará, a guineo «cuatrofilo» con queso, a pescado de Bazurto, a caimito, a Escalona en la voz sublime de Marta Gómez.  Recordé «Los sabores del porro», de Pablo Flórez y entonces me supo a minguí con coco, a bollo de mazorca con suero, a viuda de bocachico en el mercado de Lorica.

Una vez en Sevilla, en un bar a orillas del Guadalquivir, el sabor del jerez me reveló que todo el Caribe cabe en una butifarra soledeña, una bolita de tamarindo, una cazuela de mariscos, una chuleta de Baranoa, un plato de arroz de lisa, una hayaca de Glenia Marín, un caballito de papaya de Sixta Márquez. En otra ocasión, entré a una taberna griega en Berlín y ordené el cocido especial de la casa. Creí que probaría la ambrosía que nutrió la infancia de Demócrito de Abdera. Cuando llegó, supe que en realidad era la misma sopa de zaragozas blancas que había visto hervir tantas veces en el fogón de leña de la vieja Petra Moreno en Sabanalarga.  Nada es extraño para el Caribe, todas las culturas del mundo se han abrevado en su cuenca y han dejado su impronta. El Caribe es el aroma a matarratón de Esther Forero, el son palenquero de Tabalá, el Jardín de Fundación de Luis Enrique Martínez, el calipso insular con quijada de caballo, la Champeta en vinilo de Paraísos invisibles y la guitarra de Leopoldo Calderón. 

En fin, el Caribe, de nísperos y sargazos, es un «objeto recursivo», de los mismos que habla el escritor y matemático argentino Guillermo Martínez. Mejor aún, es un «espacio recursivo», una misteriosa parte que equivale al todo. Como una humeante arepa de huevo de Luruaco, que guarda en su interior toda la información del universo…

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Enrique Dávila

Sardina, alumbrar, tarajalludo

Me enteré de que la palabra ‘sardina’, como referencia al pez de ese nombre, tiene que ver con la isla de Cerdeña. ¿No entiendo por qué? Pedro Hernán Torres Blanco, B/quila

Los nativos de la isla italiana de Cerdeña son denomin

Leer
El Heraldo
Julio César Henríquez

Eclipse de medusa

Medusa era la gorgona capaz de convertir en piedra a quienes le miraran fijamente a los ojos. La belleza desfigurada le convirtió en un monstruo temible, transformando su cabello en serpientes crueles y terroríficas. Después de ser decapitada s

Leer
El Heraldo
Amat Zuluaga

Ojalá Petro se dejara ayudar

En un desafortunado discurso el presidente de nuestro país pronunció la siguiente frase “Cuando se habla de extraer, ahí no se habla de mucho trabajo. Extraer lo que ya está debajo de la tierra: llámese carbón, llámese petróleo, llámese

Leer
El Heraldo
Miguel Vergara

Siempre se puede hacer mejor

En el complejo mundo del desarrollo, la búsqueda de equilibrio es esencial. Aunque el debate actual sobre la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Barranquilla resalta la vivienda, la movilidad y el medio ambiente, hay dos v

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.