El Heraldo

Movilidad: decisiones individuales, resultados colectivos

La problemática del transporte, en el nuestro y en muchos otros países, es una de las más evidentes muestras del más fundamental dilema de coordinación social en el mundo: aquel en el que soluciones individuales a necesidades también individuales, tiene efectos colaterales colectivos; las famosas externalidades.

Cuando un individuo tiene la necesidad de conmutar entre dos localizaciones, decide un medio de transporte y una ruta, sopesando solamente sus costos individuales, monetarios y no monetarios, y aunque comprenda que sus acciones tienen implicaciones en la velocidad y calidad de las condiciones de transporte de todos los demás integrantes de la sociedad (incluyéndose a sí mismo), no tiene sentido tenerlos en cuenta (aun si lo quisiera hacer, las cuentas serían abrumadoras).

En consecuencia, estas decisiones se toman siguiendo la mejor estimación que pueda hacer de su situación individual. Los análisis sobre problemáticas del transporte siempre han tenido que confrontar este problema, en particular en lo que respecta a la diferencia entre aspiraciones y hechos.

Por ejemplo, las mujeres pueden manifestar que quisieran incrementar la sostenibilidad ambiental de su proceso de conmutación, usando el transporte público o la bicicleta, pero los hechos en varias partes del mundo demuestran que de ser posible (dado el nivel de ingreso, o incluso la prohibición de conducir en algunos países), usarán el vehículo privado debido a que su sensación de inseguridad es probablemente mayor en las dos primeras modalidades.

De otra parte, estos estudios sobre el transporte de corte microeconómico, que son los más populares, tienden a ofrecer respuestas que no sintonizan bien con el sentido común. Conceptos como congestión óptima, impuesto de congestión óptimo o autoselección, según preferencias, no son fáciles de interpretar, mucho menos en debates públicos, pues es un tema sobre el que todo el mundo se siente experto (a partir del sufrimiento y percepciones individuales).

Además de lo anterior, la movilidad hace parte del sistema urbano, incluyendo su forma espacial, precios inmobiliarios y densidades. Posiblemente, algunas de las soluciones (colectivas) a nuestros problemas diarios de conmutación aparezcan cuando enfaticemos dichos temas y no tanto cuando leemos el mundo con los lentes individualistas de la microeconomía del transporte.

*Profesor del IEEC, Uninorte. Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad exclusiva de los autores y no comprometen la posición de la Universidad ni de El Heraldo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Yamid Amat Serna

Un haikú y el tiempo

“Golpea el portón de quien duerme: llamémosla primera nieve.”

Los haikús son poemas japoneses cortos, habitualmente citan temas cotidianos. Algunos de ellos tienen que ver con la naturaleza; casi todos, con las cosas que suceden a

Leer
El Heraldo
Horacio Brieva

Petro, no exageres

A raíz de las encuestas de la Alianza Verde que muestran que el 67% de sus integrantes desearía la unidad entre la Coalición de la Esperanza y el Pacto Histórico, Gustavo Petro escribió en Twitter: “Una derrota de las fuerzas progresistas e

Leer
El Heraldo
Álvaro De la Espriella

$50 mil millones

La cifra entregada recientemente a la opinión pública por las entidades institucionalizadas Constitucionalmente, sobre la plata que se pierde anualmente en Colombia por concepto de la corrupción es de cincuenta mil millones cada año, una no de

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

El estuche y el afiche

En un centro comercial en Bogotá paseaba distraído alguien que de pronto fijó su atención en un enorme cuadro expuesto en uno de los pasillos. Era una representación de Cristo, similar a las miles que la iconografía eurocentrista nos ha inoc

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.