¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Lo que está en juego

La educación en Colombia es un derecho fundamental y también un servicio público, este modelo mixto es problemático para algunos expertos. Entre otras razones por la forma como se accede al derecho, pues no es lo mismo en calidad de ciudadano que en condición de cliente. De fondo lo que hay es una discusión sobre el valor de la educación que normalmente se da en la esfera pública.

En la enseñanza privada estas cuestiones suelen ser menos visibles, pero la llegada del COVID-19 ha revelado una tensión entre los colegios y los padres de familia. Los últimos reclaman disminuciones representativas que sospecho no lograrán, pues según mis averiguaciones, han subido las mensualidades y matriculas salvo unos pocos, el descuento que concedieron es del 10% para algunos meses. Eso si, con plazos mayores para los pagos y financiamiento.

Los colegios justifican lo anterior en sus costos fijos y en la forma como se definen los presupuestos de las instituciones escolares. Resulta que el gobierno cada año les indica el porcentaje máximo que pueden subir sus tarifas, a esto se le llama régimen de libertad regulado, al que pertenecen los que obtienen buenos resultados en las autoevaluaciones institucionales. Afirman que, de no aplicar el incremento autorizado, cuando el próximo año pretendan subir el valor de la mensualidad tendrían que hacerlo sobre una base que ya viene congelada.

Pero lo cierto es que, el aislamiento limita el uso de la infraestructura permitiendo un ahorro en mantenimiento y servicios públicos. Pregunto: ¿a quien se le esta transfiriendo este ahorro? Porque no se les traslada a los padres a través de una disminución en las pensiones o creando fondos de auxilio para las familias que demuestren no poder pagar a causa de la pandemia.  ¿Durante la coyuntura podrían apoyarse en los bonos? este es un pago inicial que establecen algunos colegios, funciona parecido a la acción de un club que, a diferencia de estos, han bajado las cuotas a sus socios entre el 20 y 30%

En condiciones normales se espera que las partes honren las obligaciones derivadas de los contratos que suscriben, por ejemplo, el de educación. Sin embargo, en medio de una pandemia se avizoran miles de incumplimientos, presenciamos una época de oro para el derecho civil y su teoría de la imprevisión.

Lo que está en juego no es poca cosa, ya se habla de cambiar a los alumnos a colegios internacionales con experiencia en virtualidad y a un promedio de US2.000 el año. Todas estas decisiones habrá que revisarlas cuidadosamente, pues preocupa la estabilidad de los niños y la garantía del cupo una vez pase la pandemia y aspiren a volver.

La situación no es fácil pues la relación entre padres de familia y colegios es muy particular, refleja un alto grado de confianza al compartir nada menos que, la educación y formación de los hijos. Romper ese nexo supone renunciar a unas apuestas iniciales, no solo a nivel académico, también a la calidad de las instalaciones, preocupan los lazos sociales establecidos, y la pérdida de otras herramientas que les allanan el camino hacía un mejor futuro.

Esto sería distinto si el gobierno hubiera acogido algunas de las propuestas de los colegios para aminorar el impacto de lo que se viene, pero la opción anunciada fue concederles créditos y, el endeudamiento ahora no parece ser la mejor salida. Les resta a estas instituciones ser muy creativas financieramente y decidir si privilegiar sus relaciones actuales o sus utilidades futuras.

marzunigaromero@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

William Mebarak

El postre de la vida

No existe un sinónimo de amor tan perfecto que se condense en una sola palabra y esa es: “Abuelo”,  este es un verdadero privilegio que sólo sentimos los que vivimos esa maravillosa etapa de la vida, y llegar a serlo es una bendición d

Leer
Yamid Amat Serna

Dos caminos

Tenía dos opciones: Ponerme a llorar o ponerme a hacer pañuelos para quienes lloran. Tomé la segunda.”

Sus manos registran las huellas del esfuerzo, los sobresaltos esporádicos de su pierna izquierda son una pequeña secuela de sus

Leer
Amylkar D. Acosta M.

Los elefantes blancos

Enhorabuena el contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba, ha resuelto establecer el registro nacional de obras inconclusas en las que están comprometidos recursos públicos, más conocidas como elefantes blancos, que por mandato

Leer
Álvaro De la Espriella

La compensación

Cuando despertamos por las mañanas a veces nos ponemos a pensar, como lo hacen miles de colombianos, cual será en esta semana o quincena el escándalo que estará victorioso o cuál el alarmante acontecimiento que estremecerá los cimientos del

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web