¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

La justicia no se negocia

“...los jueces en Colombia cargan con los casos de corrupción judicial que generan titulares y en consecuencia sufren el efecto Horn o cuerno”.

Cuando decidí escribir esta columna me enfrenté a un dilema: ¿por qué exaltar el trabajo de alguien que sólo cumple con su deber? ¿Acaso merece un premio quien simplemente realiza su labor?

Estas preguntas surgieron cuando conocí los audios del exjuez que no accedió a recibir “200 barras” a cambio de favorecer a una de las partes en un proceso que se adelantaba en su despacho. Mi impulso nació por la sensación de alivio que tuve al escuchar las poderosas palabras del funcionario.

Lo que dice reivindica la autonomía judicial de la que gozan los jueces, al no consentir ninguna injerencia en sus decisiones. ¡Aquí hay un negocio! exclamaba con insistencia el interlocutor, mientras el juez con voz sosegada explicaba que él no pertenecía a ninguna casa política, y que lo que tuvieran que decirle lo hicieran en la audiencia.

Su mensaje fue claro: esta contienda se resolverá en los estrados judiciales, ubicando a la justicia en el lugar que le corresponde y recordando que nada está por encima de la ley, ni siquiera sus intereses personales. No conozco al ex funcionario, pero sospecho que no es ningún ingenuo sino alguien que sabe que ninguna suma justifica perder su integridad, mucho menos arriesgarse a una investigación o causarle agravio a sus seres queridos.

Tampoco pretendo elevarlo a la categoría de héroe, que según los griegos representa un semidiós, o sea una persona mitad humana y mitad divina, a quien no podía igualarse. Por el contrario, su actuar refleja el de una gran parte de la rama judicial que conserva un sentido ético. Pero los jueces en Colombia cargan con los casos de corrupción judicial que generan titulares y en consecuencia sufren el “efecto Horn o cuerno”, algo que conocen muy bien los psicólogos y los vendedores.

Se trata de un sesgo cognitivo que tenemos y que hace que una percepción esté influenciada por un único rasgo negativo. En parte por esto los ciudadanos creen que la única forma de obtener una decisión favorable en el marco de un proceso judicial es acudiendo a recursos ilegales. Esa pérdida de confianza en la administración de justicia se refleja en una reciente encuesta que identificó a las Cortes y, por ende a sus miembros, dentro de las instituciones más desprestigiadas.

Pero aún así, un enorme número de colombianos sigue acudiendo a los estrados clamando porque se haga justicia, pues cuando esta se recibe, a quien le asiste el derecho recupera su voz. Garantizarlo es el verdadero valor de un buen juez en las sociedades contemporáneas, o al menos en las que se precien de ser democráticas.

Si no se cumple este objetivo, por problemas de corrupción o de otra índole, podría correrse el riesgo de que se tome la justicia por la propia mano, y esto tendría unas consecuencias muy negativas para la civilidad. No sé en que termine este caso y si aparezcan otros audios, pero en medio de lo malo la idea de que la justicia no sea un negocio, es una buena noticia para las nuevas generaciones de abogados en tiempos donde defender la ética y la razón de ser de las cosas, parece un ejercicio ridículo y poco práctico.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Yamid Amat Serna

Las otras voces

Él llevaba en sus tenazas y en sus ojos, y ella en su cola y su mirada, la delicadeza de las fibras más íntimas, las que componen el mágico tejido de una conversación. Recordaron en mí, la palabra y su poder, la inquietud y su atención, la

Leer
Horacio Brieva

Los contralores de Cambio Radical

Jesús María Acevedo Magaldi, un mocetón de exuberantes títulos universitarios pero de ética precaria, fue escogido en una sesión del Concejo llena de dulzones ditirambos para él. Por su hoja de vida votaron hasta los concejales de la “opo

Leer
Álvaro De la Espriella

La improvisación

El significado más acertado puede decirse de su aparición de pronto, sin avisar, cuando no hay manera de prepararse para recibir lo que lo que llega.

La historia humana está llena en cada quien, de estos fenómenos que por lo general

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web