El Heraldo
Opinión

Lavarse las manos

Dan ganas de escapar del presente. Así que imaginamos un futuro ameno, en donde cumplimos metas y la calma llega. A veces el hoy es extraordinario, a veces es una pesadilla. La ilusión es un respiro sostenido en el mañana. La nostalgia de lo que fue o será es un hilo que se rompe con facilidad. Vivir en un país que requiere una lucha constante, y se esconde en excusas inexplicables, agota. Nos perdemos en el tiempo. El futuro es pasado. El pasado es futuro. ¿Y qué es el hoy? Es difícil comprender tanta insensatez.

Han pasado dos meses desde la posesión de los nuevos alcaldes y gobernadores. Empiezan las quejas e inconformidades por parte de la ciudadanía. Cuestionamientos válidos y necesarios, aunque en muchos casos estériles. ¿De qué sirve la veeduría si no se aplica en el instante preciso? ¿Por qué votan por candidatos que saben de antemano que van a incumplir? ¿Cómo son capaces de reclamar aquello que es evidente en los planes de Gobierno y fingir que fueron engañados? ¿Acaso no leen las propuestas? ¿Votan porque sí? O peor aún, ¿lo hacen a consciencia y luego actúan sorprendidos por puro oportunismo?

Un amplio sector de la sociedad parece arrepentirse con frecuencia en temas electorales. También pasó en las elecciones presidenciales y es un patrón reiterativo en la realidad nacional. Votan en blanco, no votan o votan por aquel que después quieren revocar. El punto no es cuestionar, exigirles a los gobernantes es un deber ciudadano. El problema está en ignorar la relevancia del voto. Lo urgente que es votar a consciencia. La necesidad de la coherencia. Eso sí, persisten en la repetición del error. Fallar una vez los hace ingenuos, hacerlo más de una vez los convierte en cómplices.

La incoherencia es un descaro. Son policías de la moral y de lo políticamente correcto, pero no se autoevalúan. Muchos son conscientes de sus decisiones, de las consecuencias electorales, y ahí siguen, siendo útiles al establecimiento.

La desvergüenza de sus lamentos es inaceptable. La pose de independientes y críticos se desdibuja. Esa complicidad con el engaño y el silencio. Esa promoción de la ignorancia. Son como las promesas falsas de los políticos: siempre se lavan las manos. Perpetúan el problema, mientras se escudan en esa hipocresía disfrazada de prudencia.

La desilusión es una constante. Aquí nadie sabe nada y todo lo hacen a las espaldas de los demás. Entonces, lavarse las manos es tan simple. “Voté por ese personaje, pero en realidad soy su opositor”. “Compraron votos en mi campaña, pero no me di cuenta”. “En mi administración se robaron la plata de la infraestructura, de la educación y de la salud, pero ese no fui yo”. Desde el ciudadano que ejerce el derecho al voto de manera “inconsciente”, hasta el político que incumple, todos se desentienden. Y en ese desentendimiento es posible dejar de asumir responsabilidades. Se permite ser una sociedad oportunista y corrupta.

Colofón: Les mando un fuerte abrazo a todas las mujeres en su día. En especial menciono a mi abuela Amparo, la mujer más valiente que conozco. Gracias abuelita, eres mi mayor inspiración. La mujer que más admiro y uno de los grandes amores de mi vida. Te amo.

Amor de mis amores

Sangre de mi alma

Regálame las flores

De la esperanza

Permite que ponga

Toda la dulce verdad que tienen mis dolores

Para decirte que tú eres el amor de mis amores

@MariaMatusV – maria.matus.v0@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Remberto Burgos

¡Infames!

En el momento de escribir estas líneas Colombia batió récord en la pandemia; 31.65 6casos/día y 573 fallecimientos. Pero el enajenamiento social nos tiene indolentes: ya no importan estas cifras y la soñada inmunidad de rebaño será estampid

Leer
El Heraldo
José Consuegra

Nefasta polarización

Como columnista he experimentado en carne propia la grave y compleja situación de polarización que vive el país. Cuando escribo de temas como la pobreza y la necesidad de equidad me clasifican en la izquierda y cuando me refiero a la creación

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Paro homicida

Los 550 colombianos que murieron de la covid-19 el 9 de junio no eran una cifra, sino víctimas de un “paro homicida”, que mata el empleo y la subsistencia de los más necesitados, y también a quienes caen, por desgracia, en la cadena de cont

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Miedo y esperanza

Un amigo, a propósito de una anterior columna, dijo que me estaba convirtiendo en “activista”. Le respondo que sueño con un mundo libre y justo, en el cual no se utilice la democracia contra ella misma. La democracia perece cuando es menosca

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.