¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Lo imprescindible

Todos los días me levanto y me acuesto pensando en el futuro. Me despierto pensando en esta crisis que ha sabido ocupar cada espacio de nuestras vidas, de nuestras rutinas, de nuestras formas de comunicarnos y, por supuesto, de nuestros planes. No hago otra cosa que imaginarme lo que vendrá, ¿cómo seremos cuando todo acabe? ¿qué costumbres sobrevivirán? ¿cómo y de qué formas nuestras interacciones cambiarán?, pero sobre todo, ¿habrá posibilidad de que la normalidad que conocíamos, vuelva a serlo?

Y aunque la mayor parte del tiempo me da terror pensar en lo que sucederá, y mi mente no logra evitar imaginarse con dolor las empresas que se quebrarán, las industrias que se verán fuertemente golpeadas, el desempleo que esto ocasionará y, por ende, el hambre que empezará a acechar, porque así como sucede con las piezas de un dominó puestas en fila, una cosa llevará a la otra y, finalmente, lo más alarmante será que tantas familias caerán en la más absoluta miseria, hay veces que siento que todo esto que está ocurriendo será positivo en alguna forma.

Sé que en este instante, pocos estarán pensando en las ‘bondades’ de esta pandemia y, más bien, estarán utilizando todas sus energías para sobrevivir a ella, pero precisamente porque estamos en una situación dónde nos invaden las malas noticias, creo que es indispensable que hablemos también sobre lo que aportará este momento que estamos viviendo a la historia de la humanidad.

Tengo la certeza de que a pesar de lo que esto signifique económicamente para el corto y mediano plazo, a este mundo, a esta generación, y a las que vienen en camino, se nos está dando una importante lección. Habíamos llegado a un punto de saturación tan alto, que ya nada era sostenible. Una sociedad de consumo que le había hecho un daño tan grande al Planeta Tierra, que nos estábamos quedando sin recursos, sin fauna y flora, sin agua potable y sin un porvenir seguro. Si algo nos ha dejado esta crisis, es que la agricultura es fundamental para la vida, y si no cuidamos nuestro mundo, y por ende, logramos que sus ciclos vuelvan a la normalidad, es decir, que llueva cuando tenga que llover, impidiendo así que se desaten tormentas que arrastran con todo o que vengan sequías casi interminables, que igualmente acaban con todo, no vamos a llegar a ninguna parte. Si algo nos ha dejado esta tragedia que ha cobrado ya muchas muertes a nivel mundial y que ha, literalmente, paralizado a todos los países, es que las necesidades son unas, y los lujos son otros. Si algo nos va a dejar esto es que lo imprescindible no es lo que creíamos que era.

Por eso es que pienso que lo bueno es que los estilos de vidas van a tener que cambiar. Sin la posibilidad de excesos, aprendemos a vivir con lo básico, y también, aprendemos la importancia de la familia. Cuando no hay ruido, cuando ya no hay eventos sociales, cuando ya no hay comparaciones, cuando ya no podemos ‘envidiar’ al otro por lo que muestra en redes sociales, nos damos cuenta de que no ‘necesitamos’ tanta ropa, zapatos, y cosas materiales. No ‘necesitamos’ el último carro. No ‘necesitamos’ tener joyas, carteras y perfumes, para ser feliz.

Porque realmente, lo único que necesitamos es salud, comida, techo y amor. Lo demás, no vale.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Jesús Molina

La pandemia: la piñata de los corruptos

La pandemia del COVID-19, aunque ha traído muchos males, ha abierto la oportunidad para poner al desnudo la degradación ética y moral de quienes roban y desgreñan la Nación. Haciendo gala de un cinismo grande y, de una conducta temeraria, con

Leer
Marcela Garcia Caballero

Como no se puede opinar

Sí, hoy voy a evitar dar mi opinión ante un país polarizado que no entiende que todos tenemos una historia de sangre, que todos tenemos un muerto víctima de la guerra, que todos tenemos una tristeza, que todos tenemos una razón para querer ju

Leer
Indalecio Dangond

Un plan maquiavélico

Siempre nos mantuvieron engañados, hasta ahora venimos a darnos cuenta que en Colombia existían dos frentes guerrilleros. El armado, que operaba en las zonas rurales del país, traficando con droga, bombardeando pueblos, asesinando a nuestros so

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web