Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Sobre las quiebras

Aunque reconozco que es generalmente desaconsejable, por estos días resulta muy difícil mantenerse al margen de las redes sociales. Acudimos a esos espacios por diferentes razones, por curiosidad, aburrimiento, o a veces para buscar alguna interpretación o información adicional que nos permita comprender mejor el momento que vivimos, una intención que en la mayoría de los casos solo consigue confundirnos más.

Fruto de esas agotadoras lecturas he podido encontrar un sentimiento repetido que se escapa de mi comprensión, uno que parece regodearse con las tremendas dificultades que una gran cantidad de negocios están viviendo por las circunstancias relacionadas con la pandemia, y que festeja maliciosamente cualquier señal que indique la probabilidad de quiebra de alguna empresa o establecimiento.

Un ejemplo notable ha sido el caso de Avianca. El pasado domingo la aerolínea solicitó acogerse al Capítulo 11 del Código de Bancarrota de Estados Unidos, una decisión que le permite ganar algo de tiempo para buscarle soluciones a su crisis. En las redes sociales la noticia fue celebrada por muchos, acaso suponiéndola como una muestra más del derrumbe de un «sistema» que sigue siendo despreciado por quienes no logran comprender los enormes e inéditos beneficios que, a pesar de sus imperfecciones, ha propiciado para buena parte de la humanidad. Expresiones de rechazo que con morbosidad desconocen el aporte de la aerolínea al desarrollo de nuestro país, la señalan como una empresa extranjera (como si eso fuera malo per se), o como una especie de monopolio perverso que solo busca aprovecharse de los colombianos, evidenciaron las honduras más intrigantes de las comunidades tuiteras.

A mi me gustaría poder conversar con algunas de esas personas. Preguntarles a qué se debe su odio y resentimiento contra cualquier logro ajeno, su espíritu destructivo. También conocer su opinión acerca del riesgo que se cierne sobre la gran cantidad de empleos que dependen directa o indirectamente de Avianca: pilotos, auxiliares de cabina, mecánicos, personal en tierra, funcionarios de los aeropuertos, funcionarios de las agencias de viaje y de la industria del turismo, todo tipo de proveedores, etc. Me parece que aquellos que se entusiasman con la posibilidad de la quiebra de Avianca no tienen ni idea de lo que significa la pérdida de una empresa de esa magnitud, creo que piensan que con la bancarrota sólo se perjudican sus dueños o los directivos más importantes, esos a los que puerilmente caricaturizan sentados en sacos de dinero, fumando un habano y maquinando peripecias para destruir el mundo.

La desaparición del tejido empresarial y productivo de una sociedad es terrible, sus consecuencias se pueden sufrir por generaciones enteras, motivando atraso y sufrimiento; es por eso que le debemos más solidaridad a las organizaciones que generan empleo y prosperidad. Espero que Avianca, con todo lo que significa, logre superar estos difíciles momentos.

moreno.slagter@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

La culpa de los pobres

Viajaba con mi padre rumbo a Barranquilla cuando pudimos ver las viviendas sobre un suelo anegado y salitroso, las personas y animales que deambulaban cerca de ellas, las basuras y las paredes improvisadas con madera, latas y cartón.  Existe

Leer
Eduardo Verano

País de guerreros

El país no se amilana, se crece y corresponde hacer un análisis de la calidad de producción mental en la radio, la televisión y la prensa para medir cuál ha sido el impacto de la cuarentena en el ánimo de la gente. 

El anális

Leer
Francisco Cuello Duarte

Sin bajar la guardia

En nuestro criterio, esto se debe a la siguiente fórmula de comportamiento social: i + d + p= m, donde m es muerte, i es ignorancia, d es desorden social y p es pobreza. Hay que advertir que el factor pobreza cobija tanto al sector institucional

Leer
Roberto Zabarain

Sitiados

La película trata sobre una comunidad que desarrolla sus actividades en un  fuerte que consideraba inexpugnable: sólidos cimientos, gruesos y fuertes muros, altas torres de vigilancia y, en fin, todo lo que podía garantizar abrigo, segurid

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web