¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

Por un gesto

Ojalá el caso de Emmanuel Cafferty se resuelva y que consiga un trabajo digno, como el que tenía. 

La historia de Emmanuel Cafferty merece mayor difusión. Se trata de un trabajador que estaba vinculado a la empresa de electricidad y gas de San Diego (SDG&E), en los Estados Unidos, y que fue despedido de su trabajo por un gesto.

Lo que sucedió fue lo siguiente: al final de una jornada, mientras Emmanuel conducía de regreso a su casa en una camioneta de la empresa, sacó la mano por la ventanilla y empezó a jugar con el viento, chasqueando los dedos desprevenidamente. En una parada de semáforo, otro conductor advirtió algo que consideró ofensivo en la disposición de los dedos de Cafferty, por lo que sacó su celular y le tomó una foto. Inmediatamente publicó un mensaje en Twitter, mencionando a la SDG&E, en el que denunciaba que uno de sus empleados era racista, acompañando su afirmación con la foto que he mencionado. A las pocas horas Cafferty fue suspendido sin derecho a paga, y tres días después se había quedado definitivamente sin trabajo. El gesto que ofendió a aquella persona fue el que se hace juntando el pulgar con el índice, dejando a los otros tres dedos extendidos, un símbolo que se entiende como «OK» en casi todo el mundo. Cafferty no sabía —ni yo, ni probablemente la gran mayoría de los lectores— que ese inofensivo gesto había sido apropiado por los supremacistas blancos de los Estados Unidos. Eso bastó para que lo tildaran de racista militante y que lo despidieran.

Los alegatos de Cafferty fueron en vano. No importó que no tuviese ningún antecedente de comportamientos racistas y que fuese además hijo de una inmigrante mejicana. Aunque en algunas redes sociales se pueden encontrar algunos tímidos intentos por llamar la atención sobre este atropello, nada parece indicar que le sea devuelto su trabajo. Supongo que a algunos les parecerá que se lo ganó, o que ha debido ser más cuidadoso, o hasta que tuvo mala suerte y fue una víctima colateral, pero en realidad nada justifica lo que ha sucedido. No me parece que el camino que nos lleve a ser una sociedad menos racista o discriminatoria tenga que estar pavimentado por la persecución y el miedo.

Es muy peligroso aceptar este tipo de situaciones solo porque quienes las propician, o presionan lo suficiente para forzarlas, persiguen una causa que podemos calificar como válida. Nadie puede dudar sobre lo dañino y bárbaro que resulta el racismo. Sin embargo, mediante una feroz y violenta intimidación se está pretendiendo callar a cualquier voz que no esté en armonía con la tendencia de turno, aunque ni siquiera se comprueben la pertinencia y veracidad de los reclamos, y aunque se cometan injusticias. La paradoja es evidente. Ojalá el caso de Emmanuel Cafferty se resuelva y que consiga un trabajo digno, como el que tenía. Pero si eso no pasa, que al menos nos sirva de advertencia para evitar caer en esas terribles prácticas, de las que ninguno estará nunca completamente a salvo.

moreno.slagter@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Iván Cancino G.

#FARCDescarados

Una vez más nos tenemos que referir al descaro y menosprecio por el estado social de derecho de las FARC, tal fue el mal que le hizo al país la forma en que quedó consagrado el acuerdo con los terroristas que hoy en día, sin reconocer hechos c

Leer
Óscar Borja Santofimio

Nuestro propio verdugo

Colombia es un Estado social de derecho. El respeto, la dignidad humana, el bienestar, la prosperidad general y la solidaridad, son elementos esenciales, que deben estar presentes en el actuar de todos los colombianos.

La democracia es l

Leer
Enrique Dávila

Cachón, ñoña, leer

¿Por qué se le dice cachón al hombre cuya pareja le es infiel? Roberto Silvera, B/quilla

A este asunto se vuelve una y otra vez por la tragicomedia que trasluce, por los correveidiles que activa. Hay muchas versiones sobre su origen:

Leer
Indalecio Dangond

A la dirigencia costeña

Cuando se viaja por carretera desde el interior del país a la región Caribe, se nota a leguas la brecha tan grande que existe en materia de desarrollo económico y social entre estas dos regiones.

Uno de los temas más preocupantes es

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web