El Heraldo
Opinión

El inútil afán

  Hay ciertas zonas en Barranquilla que podrían adaptarse a esas ideas, especialmente en los barrios residenciales. El incidente que describí sucedió en el barrio El Golf, un sector sin muchos establecimientos comerciales y relativamente apacible, en el que no hay necesidad alguna de superar una velocidad segura.

En una tarde cualquiera, a una hora que no tenía relación con los mayores flujos de tráfico que suelen darse en nuestra ciudad, pude ser testigo de la que probablemente es la tontería más común que cometen los conductores cuando se aventuran por las calles. 

Circulando por una vía preferente de un solo sentido, en medio de un barrio residencial, me iba fastidiando por varios minutos una masiva camioneta, acelerando y acercándose a mi carro de forma arriesgada intentando sobrepasarme. Decidí entonces orillarme y darle paso para evitar así su preocupante cercanía, una cosa que aquel conductor aprovechó para impulsarse a una velocidad que calculo por encima de los 80 km/h. Estaba en la cúspide de su aceleración, volando sobre los estoperoles, cuando en una intersección en curva otro conductor asomó la trompa de su vehículo un par de metros más de lo usual. El impacto era inminente. Fuertes frenazos acompañaron una aparatosa maniobra por parte de la camioneta, que estuvo a punto de volcarse debido a el imprevisto cambio de rumbo. Superado el susto, tras un par de segundos, el Fittipaldi urbano volvió a exigir su motor a toda capacidad y continuó su frenética marcha. 

Tres cuadras más adelante, en un semáforo, encontré de nuevo a la flamante camioneta, detenida al lado mío, haciendo la fila mientras esperábamos el cambio de luces. Todo aquel afán resultó entonces inútil, dado que los dos estábamos en el mismo lugar a la misma hora, lo mismo dio andar a 40 o a 80, llegamos al mismo tiempo. La gran diferencia es que uno de nosotros puso torpemente en riesgo su vida y, lo que es mucho peor, la de otras personas. Tanta prisa, tanto susto y desgaste para nada.

En varias columnas he sustentado la inutilidad de las altas velocidades en la mayoría de las vías urbanas. No tiene mucho sentido acelerar cuando eventualmente, cada pocas cuadras, nos encontraremos con un semáforo o con una intersección regulada. Ya muchas ciudades han comprendido esa realidad y se han atrevido a imponer normativas que limitan el desenfreno de los conductores. Bilbao, Palma y Graz (Austria), entre muchas otras, han decidido limitar la velocidad permitida hasta los 30 km/h en más del 90% de sus vías, con resultados muy positivos desde varias variables: menos accidentes, menos mortalidad, menos ruido, etc. Recordemos que cuando los carros se desplazan a 80 km/h hay un 95% de posibilidades de que fallezca el peatón atropellado, pero cuando se baja la velocidad a 30 km/h la proporción se invierte. No creo que exista una justificación más poderosa.

Hay ciertas zonas en Barranquilla que podrían adaptarse a esas ideas, especialmente en los barrios residenciales. El incidente que describí sucedió en el barrio El Golf, un sector sin muchos establecimientos comerciales y relativamente apacible, en el que no hay necesidad alguna de superar una velocidad segura. No resultaría complejo hacer el ensayo, pero eso sí, acompañando la restricción con un ampliación de los andenes, de tal forma que el diseño de las vías, estrechando las calzadas e instalando reductores de velocidad, invite al conductor a calmarse. Eso no evitaría que de vez en cuando algún loco decida acelerar, pero sin duda se le haría más difícil.

moreno.slagter@yahoo.com

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

Junior, Cruz Real y lo que viene

Estoy mirando los números del Junior de Barranquilla en este primer semestre. La verdad es que son muy buenos sumando los tres campeonatos que juega de manera simultánea, Liga, Copa y Sudamericana. En 30 partidos jugados el rendimiento es del 59

Leer
El Heraldo
Francisco Cuello Duarte

El salario mínimo en mínimo

El Gobierno nacional mediante Decreto 1724 de 2021 determinó un incremento del salario mínimo para el año 2022 en un 10.07 %, el más importante en los últimos 30 años, cifra que incluyendo el subsidio de transporte asciende a $1.117.000. Per

Leer
El Heraldo
Cecilia López Montano

Barranquilla: la mitad con hambre

Como será de insolidario el sector que maneja el poder que con mucha frecuencia para ellos las cifras más estremecedoras sobre la crisis social del país pasan sin pena ni gloria. Por fortuna el DANE está sacando permanentemente datos sobre la

Leer
El Heraldo
Nicolás Renowitzky R.

La tranquilidad

Siempre he considerado que a la tranquilidad, como sensación de paz y sosiego, no se le ha dado la tremenda importancia que esta debería tener en nuestra conciencia, esa que califica lo bueno, lo malo o lo regular. Cuando se va terminando el añ

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.