El Heraldo
Opinión

Las vallas de la discordia

Durante el pasado fin de semana, un grupo de comerciantes decidió arbitrariamente retirar unas vallas de protección ubicadas en el separador central de la carrera 51B, justo en frente de la sede de la Universidad del Norte. 

Las vallas habían sido instaladas a principios de este año con el objetivo de impedir el cruce de los peatones en ese sector de la importante vía, forzando así el uso de un puente peatonal que se encuentra a unos setenta metros de distancia. 

Los comerciantes, cuyos negocios se encuentran cruzando la avenida y que dependen significativamente del flujo de personas proveniente de la universidad, alegan que con esta medida sus ventas se vieron afectadas, y que por ese motivo procedieron a retirar los elementos por su cuenta, reclamando derechos al trabajo y a la libre circulación. Pocas veces he visto que se invoquen tales derechos de forma tan atrevida y equivocada.

En nuestro país es muy común hacer caso omiso de las normas y leyes. Aún dentro de comunidades educadas y con ciertos privilegios se pueden observar comportamientos desobedientes e inclusive retadores contra la autoridad, desde las actuaciones triviales que conforman el diario vivir hasta los grandes delitos, crímenes y desfalcos. Es por eso que de la mano de la siempre necesaria educación debemos sumar acciones mucho más agresivas, para lograr que al menos la mayoría de los ciudadanos respete el orden que se pretende buscar. 

La Universidad del Norte ha implementado varias campañas para generar conciencia –dentro de su comunidad– sobre el peligro que supone cruzar la vía por el sector en el que se instalaron las vallas. La institución educativa, además, ha habilitado puertas de salida más cercanas a las rampas de acceso al puente peatonal e invierte una suma importante en el mantenimiento de esa estructura, todo con el fin de facilitar la segura circulación de sus funcionarios, estudiantes y de cualquier persona que tenga que cruzar la carrera 51B. 

A pesar de esas valiosas iniciativas, la ley del menor esfuerzo –tan usual en nuestra sociedad– hizo necesaria la instalación de las barreras protectoras como complemento final a todas las medidas que se han puesto en marcha. El conjunto de acciones finalmente empezó a brindar resultados positivos y se observaron menos cruces peligrosos sobre la vía.

Los comerciantes deben comprender que no se puede estimular la anarquía, mucho menos cuando tal desorden puede suponer graves accidentes. En lugar de promover situaciones peligrosas, ellos también podrían adelantar campañas que complementen el esfuerzo institucional del municipio de Puerto Colombia y de la Universidad del Norte por preservar la seguridad vial en ese punto tan neurálgico. Mediante el retiro de esas vallas parece que invitan a sus clientes a arriesgar su integridad para llegar a sus locales, una estrategia que francamente no tiene mucho sentido.

En el momento que escribo estas líneas las vallas se están instalando nuevamente. Espero que el buen juicio se imponga en esta ocasión y que no las vuelvan a retirar, eso sería ya una torpeza mayúscula, totalmente injustificada y un llamado a problemas mayores. Es mejor hacer las cosas bien.

moreno.slagter@yahoo.com
@Moreno_Slagter

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro De la Espriella

EE. UU. y Afganistán

La mitad del continente asiático, la Unión Europea y la mayoría de las naciones del resto del mundo incluyendo a América, le han dado el respaldo al Presidente de Estados unidos Jose Biden por su retiro de las tropas norteamericanas en todo el

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Ante las cámaras

Como bien se ha anotado tantas veces, el “Gran Hermano”, ese vigilante omnipresente que George Orwell creara para su novela “1984”, se materializa en nuestros tiempos en la prácticamente universal presencia de cámaras en los dispositivos

Leer
El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

20 años después

Se cumplen 20 años de vigencia de la Ley 693 del 19 de septiembre de 2001, de mi autoría, mediante la cual se decretó la obligación de mezclar un porcentaje de etanol con la gasolina en todo el territorio nacional, ocasión propicia para volve

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.