El Heraldo

La muerte de un Campeonato Mundial

Cuando los dirigentes del futbol argentino se cansaron de protestar en los estrados igualmente futbolísticos contra la piratería colombiana en los años 40 y parte de los 50, cambiaron de escenarios y de interlocutores y elevaron sus protestas por la vía diplomática, lejos de los bullicios de las asambleas deportivas, para entablar el problema al más alto nivel.

Fue  cuando el presidente de la república, doctor Laureano Gómez, comisionó a Eduardo Carbonell para que resolviera aquel tremendo diferendo entre la Dimayor y la Adefútbol, que con 3 liguitas de ocho al cuarto, pero con el reconocimiento de la Fifa (de aquella Fifa de Sir Stanley Rous, tan diferente a la que después lo reemplazara con un astuto y ladino brasilero que hizo hasta para vender con sus tantísimos años  desgobernando y despotricando de lo lindo en algunos debates), se produjo finalmente un principio de acuerdo que fue la tumba para el bando adefutbolista.

El primer acuerdo al que llegaron los tipos de la Adefútbol con Junior y comparsa de la rebeldía fue el de designar a dos miembros por cada bando, esto es, en igualdad de condiciones y un número igual de votos. Quien aconsejó tamaña estupidez para un bando que mantenía el reconocimiento de Fifa, esto es, que seguiría teniendo el apoyo de la entidad internacional. Semejante claudicación no podía conducir sino al plano final: Eduardo Carbonell no se entendió con su compañero de comisión final y los manipuladores de la Dimayor terminaron en mayoría de votos para decidir. ‘Et Pa plu’, que lo demás vino por añadidura y la Adefútbol terminó muerta y sepultada.

¿Cómo pudo producirse todo ese proceso claudicante? Se necesita, no un cuarto de página, ni tampoco la página misma, sino un libro, para recoger vida, pasión y muerte de una entidad, castigada por sus enemigos cuando se negó a respaldar el nombre de Alfonso Senior como Representante de Colombia ante la Fifa. La única explicación que se dio para esa negativa era que sería un adefesio incalificable elegir a quien había desconocido por años a la Fifa, para ahora salir eligiéndolo para que entrara a su seno.

Fue así como Senior terminó siendo el gran triunfador de la crisis futbolera, así después le esperara la gran derrota de su vida, cuando fue llamado al despacho del presidente Belisario Betancourt, quien le manifestó que Colombia renunciaba a sede del campeonato mundial de fútbol, que el propio Senior había conseguido, llevando al congreso de Fifa al dr. Alfonso López Michelsen.

Senior no aguantó semejante golpe. Lo que tenía como el gran logro de su vida se desvanecía en la nada. Terminó su vida fuera del fútbol colombiano,  fracasándose en sí mismo, tema en el que habían triunfado  países como Chile, Argentina, Brasil y México. Se bajaba un telón demasiado doloroso.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Javier Castell Lopez

La magia del tándem

“Soy Clodoaldo rima de Everaldo” reza una frase en el poema Copa del Mundo 70. La rima en el terreno de juego sucede más allá de los apellidos de los futbolistas. Se trata de una complicidad, muchas veces espontánea, natural, y otras veces

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

Competencia sí, pero no así

La importancia del respeto mutuo y la ética profesional no se circunscribe únicamente al ámbito legal, sino que se expande a todas las facetas de la vida profesional y personal. La experiencia que presencié recientemente durante una audiencia

Leer
El Heraldo
Amat Zuluaga

Se ve crítico el futuro de los alimentos

La producción de fertilizantes a nivel mundial, representa una proporción importante del consumo energético. Cercanos al año 2000, la producción de fertilizantes representaba el 28% del total de energía consumida en la agricultura. La produc

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

De Brasil para Colombia

Cuando Brasil decidió estar en los primeros lugares del ranking mundial de exportadores de alimentos y materias primas, lo primero que hizo fue zonificar los cultivos por Estado, teniendo en cuenta las condiciones climáticas ideales, suelos fér

Leer
Ver más Columnas de Opinión
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.