El Heraldo
Opinión

Sacúdete

El programa de apoyo para la generación de empleo juvenil le apunta a la creación de puestos de trabajo para jóvenes y motiva a los empresarios a preferirlos incluso sin experiencia para poder apropiar el subsidio y por supuesto de enriquecerse por el aporte que este recurso humano significativo.

Esta semana recibimos en la ciudad la visita del ministro de trabajo, quien socializó el alcance del Decreto 688 del 2021 encasillado en la estrategia que han denominado “Sacúdete” buscando dar respuesta a uno de los problemas que llevamos acumulando por años y que la pandemia agudizó, como lo es el desempleo juvenil.

El último reporte del mercado laboral en mayo de 2021 indica que en el país se encuentran alrededor de 1,1 millón de jóvenes desempleados, eso demarcada que, por cada 3 desocupados en el país, uno (1) es joven menor de 24 años. Pero esta cifra además alinearse a la situación económica del país, es reflejo de otro cúmulo de barreras, como, por ejemplo: la falta de experiencia, las escasas vacantes, los históricos problemas de brechas de capital humano, la baja remuneración laboral, entre otros.

El programa de apoyo para la generación de empleo juvenil le apunta a la creación de puestos de trabajo para jóvenes y motiva a los empresarios a preferirlos incluso sin experiencia para poder apropiar el subsidio y por supuesto de enriquecerse por el aporte que este recurso humano significativo.

El subsidio del gobierno, sin bien inferior al reciente programa de emergencia PAEF, que subsidiaba el 40% de un salario mínimo por trabajador, representa en este caso el 25% de un salario mínimo. Nada despreciable considerando que en el país se estima que los costos laborales no salariales, específicamente los obligatorios, según publicación de Fedesarrollo, representan cerca del 40% del salario promedio del sector formal, lo que ubica al país entre el grupo con mayor porcentaje de costos no salariales entre los vecinos de Latinoamérica y el caribe.

Uno de los grandes aciertos del programa, más allá de los incentivos que genera para la contratación, esta en su operatividad. Esta montado sobre el mismo andamiaje del PAEF, lo que le entrega una ventaja en materia de familiaridad y lo convierte en un trámite sencillo de fácil confirmación a través de la PILA y manejado a través de la entidad bancaria de preferencia de la empresa contratante.

Un pendiente que deja es que por su carácter temporal pospone el debate sobre el sistema de protección social y la recomendación de disminuir por derecho las cargas que recaen sobre el empleo formal. 

De igual forma, mientras para juicio del empleador es un absoluto beneficio, desde el gobierno también puede ser claramente visto como un mecanismo para garantizar, con algún grado de incertidumbre, dado que hasta el momento se desconoce cuántos empleados se generarían, la liquidez para varias entidades que viven de las cargas no salariales, como es el caso del SENA, Cajas de compensación e ICBF, dedicadas a la provisión de bienes públicos como programas de formación, protección a la niñez, fondos de solidaridad o subsidios de vivienda.

Sin lugar a dudas los efectos del programa se esperan sean positivos, no solo en el frente de la generación de empleo juvenil sino en la formación de experiencia laboral, así como también se verán mejoramientos en el grueso de los ingresos de los hogares lo que a su vez podría facilitar el tránsito hacia una mayor y mejor formación académica. 

*Directora ejecutiva de la Lonja de Propiedad Raíz de Barranquilla

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro De la Espriella

EE. UU. y Afganistán

La mitad del continente asiático, la Unión Europea y la mayoría de las naciones del resto del mundo incluyendo a América, le han dado el respaldo al Presidente de Estados unidos Jose Biden por su retiro de las tropas norteamericanas en todo el

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Ante las cámaras

Como bien se ha anotado tantas veces, el “Gran Hermano”, ese vigilante omnipresente que George Orwell creara para su novela “1984”, se materializa en nuestros tiempos en la prácticamente universal presencia de cámaras en los dispositivos

Leer
El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

20 años después

Se cumplen 20 años de vigencia de la Ley 693 del 19 de septiembre de 2001, de mi autoría, mediante la cual se decretó la obligación de mezclar un porcentaje de etanol con la gasolina en todo el territorio nacional, ocasión propicia para volve

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.