El Heraldo
Opinión

No basta parar a Petro

Ahora se debe revertir la migración de talento, relevancia y negocios desde Bogotá hacia las regiones y abordar las demás tareas, que imponen unirnos, y dejar el predicamento simplista y gris de “parar a Petro”. La campaña política actual es el mejor momento para “ponernos a hacer algo” en común, serio, relevante y efectivo, que nos permita derrotar a los enemigos comunes. Siento que eso es lo que debemos oír de los candidatos. 

La política consiste en “poner a los pueblos a hacer algo”, según Ortega y Gasset. Cuando los líderes se la pasan atendiendo invitados extranjeros, o visitando países lejanos, olvidan su función esencial: poner a la gente a mirar para el mismo lado, darle una tarea común, hacer que trabaje en equipo, crear confianza y cohesión, y lograr resultados comunes (No hablo de Reinaldo Rueda).

¿Qué debemos “ponernos a hacer” los colombianos? Un observador norteamericano dijo que ese no era un problema, pues siempre que la visitaba, Colombia estaba dedicada a algo. Iba para un lado, quería lograr un objetivo. Bien fuera encontrar a Pablo Escobar, darlo de baja y acabar con el cartel de Cali; derrotar a las FARC; o hacer la paz. 

Pero desde 2018 pareciera que el “propósito” se volvió a detener a Petro. Dedicar 4 años a eso ya fue suficiente, ¿Pero 8? No parece un propósito inspirador para un país. Además, nos divide en lugar de unirnos. 

Peleamos contra los enemigos comunes: la desigualdad regional y social, la falta de turbinas de crecimiento, la informalidad, la centralización; además de ganar las guerras que persisten, y consolidar la justicia y la paz.

Siento que una primera tarea meritoria es una transformación económica profunda, que revise las vocaciones regionales y plantee nuevos horizontes productivos. Los países exitosos están continuamente incursionando en nuevos sectores. Para eso necesitamos una estrategia industrial, agraria, minera y turística, no desde Bogotá, sino desde cada región. Eso parte del descontento con la economía actual, pues no alcanza para los problemas de informalidad, desempleo y hambre. Es imperioso crear una nueva economía. 

De allí sale una segunda tarea: remediar la poca efectividad del Estado ombliguista, entorpecedor y carcomido por intereses personales, y reorganizarlo para que genuinamente contribuya a desarrollar las regiones. Un estado que funcione en, con, para y por las regiones. Literalmente, descentralizado. No hay, entonces, que ir muy lejos para plantear tres objetivos inminentes: 1) crear economía y formalizarla, 2) descentralizar y 3) transformar al Estado.

La descentralización parte de desandar el centralismo derivado de las rentas del petróleo. Durante casi 80 años de preeminencia cafetera, Bogotá no dirigió a la economía colombiana. Manizales, Medellín, Pereira, Barranquilla, Cali y Buenaventura fueron las ciudades donde ocurría lo más interesante de Colombia, ligado a la producción y la exportación del café, y a otros productos e industrias nacientes. Bogotá estaba pendiente de Colombia, y no al revés. Colombia sucedía por todos lados.

En las cuatro décadas petroleras, entre 1980 y 2020, eso se revirtió. Bogotá andaba pendiente de los municipios productores de petróleo y carbón, que son pocos; y Colombia andaba pendiente de Bogotá, pues distribuía las inmensas rentas de los combustibles fósiles. Esa centralización fue perniciosa, y el gobierno de Bogotá no paró de crecer. 

Ahora se debe revertir la migración de talento, relevancia y negocios desde Bogotá hacia las regiones y abordar las demás tareas, que imponen unirnos, y dejar el predicamento simplista y gris de “parar a Petro”. La campaña política actual es el mejor momento para “ponernos a hacer algo” en común, serio, relevante y efectivo, que nos permita derrotar a los enemigos comunes. Siento que eso es lo que debemos oír de los candidatos. 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Candidato sorpresa

La agotadora disputa entre los referentes de la política tradicional ha llevado a un sorpresivo crecimiento de la candidatura de Rodolfo Hernández, que pone a tambalear los cimientos sobre los que se han construido las reglas de la práctica ele

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

La sorpresa y el susto

Las recientes encuestas traen confirmaciones. Una, el definitivo estancamiento de Petro en primera vuelta. Tocó techo. En la de Invamer está en 40,6%, en la de Guarumo en 37,9% y en la CNC está en 35,8%. Incluso en todas baja, menos en la de Gu

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Más que dignidad

Ella tiene un poco más de 30 años. Él, un poco más de 70. Pero la edad aquí es lo menos relevante. Lo que sí importa es que ese hombre, famoso por los vallenatos que hizo célebres en compañía de su hermano Emiliano, se comporte como un in

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

La responsabilidad de la sustentabilidad

El emprendimiento es un tema apasionante para mí, porque es una vía de generar empleos, de abrir puertas a aquellas personas que han perdido la estabilidad laboral de un trabajo, pero también es una alternativa para quienes quieren atreverse a

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.