¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

“Uribe encadenado”

En la tragedia griega, Prometeo roba el fuego del Olimpo para regalárselo a los humanos, sumidos en la oscuridad y el abandono; pero Zeus lo manda encadenar a un risco abandonado y paga con su libertad por ello.

Colombia 2002: un país sumido en la oscuridad del terror y la violencia, acorralado en las ciudades, mientras  el campo es asolado por guerrillas y bandidos, unidos por el narcotráfico que nos avergüenza y espanta la inversión, el empleo y el bienestar. Un país inviable.

Así lo recibe Álvaro Uribe, quien nos recuerda que la seguridad es “democrática”, derecho de todos y bien público esencial que garantiza la libertad y la vida. Saca a los soldados de sus cuarteles y, desde una posición de “fuerza legítima”, ofrece negociación, que unos aceptan y se desmovilizan, mientras las guerrillas arrogantes, que la rechazan, son disminuidas y rechazadas por la sociedad. Los cultivos ilícitos caen a un mínimo, el país despierta, el campo reverdece, la inversión regresa y el empleo repunta.

Lo que sucedió a partir de 2010 el país lo sabe, aunque parece olvidarlo. Se abandonó la seguridad para negociar con unos pocos asesinos derrotados, secuestradores, narcoterroristas y abusadores. Se firmó un acuerdo que violentó la democracia y revolvió las instituciones, la justicia incluida, con la fuerza de una Constituyente, pero impuesta por las Farc y dictada desde Cuba, Venezuela y el Foro de Sao Paulo. Hoy, con 200.000 hectáreas de coca, estamos peor que en 2002…, pero con Nobel.

Esa caterva de quienes se pretenden dioses para sojuzgarnos con un sistema fracasado en el vecindario; disfrazados como los de la antigüedad, hoy de demócratas y aliados con quienes posan de serlo, pero le hacen el juego a la amenaza que se cierne sobre el país, llevan años tratando de encadenar al Prometeo que nos devolvió el fuego de la libertad, la confianza que brinda seguridad, y la esperanza de un país sin narcotráfico.

La decisión de la Corte Suprema ha privado de la libertad a Álvaro Uribe, pero no logrará encadenarlo al risco del abandono, porque no está solo, lo respaldan millones de colombianos, los ganaderos entre ellos, agradecidos porque nos devolvió la posibilidad de existir como sector, cuando nos asesinaban y secuestraban por miles, los que hoy están en el Congreso mientras él es privado de su libertad.

Como en el mito, hay interesados en que nunca la recupere. Para los defensores del Acuerdo de Santos con las Farc, mandarlo a la cárcel es una “revancha” por su derrota en el plebiscito y la “legitimación” de su golpe a la democracia. Son los mismos que hoy, con ladina intencionalidad, le ofrecen la impunidad de JEP como alternativa; pero Uribe no la necesita, porque es inocente y jamás legitimaría esa justicia a la medida de las Farc.

Álvaro Uribe no está solo; su inocencia y media Colombia lo acompañan.

@jflafaurie

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Iván Cancino G.

#Rechazo

Rechazo que unos policías agredan a ciudadanos que deberían cuidar, incluso si son delincuentes su deber es ponerlos en manos de la Ley, no agredirlos o matarlos.

Rechazo que los dirigentes se peloteen las responsabilidades unos a otro

Leer
Pedro Viveros Tarquino

Nobel y opositor

La política por esta época tiene muchas expresiones y formas. En otras palabras, se usa el escenario de la polis para atacar sin confirmar. Se especula y jamás se corrobora. Nadie, o pocos, se retractan y los que lo hacen es por determinación

Leer
Enrique Dávila

Samario, ‘Caballo’

¿De dónde proviene el exótico gentilicio ‘samario’ para los nacidos en Santa Marta? Cayeye, Fundación

 Pedí ayuda para responder a esta pregunta. Álvaro Mendoza A. dice que esto le “comenta Joaquín Ceballos(?)”: “En

Leer
Indalecio Dangond

Regulaciones absurdas

Hace un mes denuncié en esta columna la disparatada idea del representante a la Cámara del partido Cambio Radical, Oswaldo Arcos, de pretender prohibir a través de un acto legislativo las exportaciones de ganado en pie en Colombia. Hoy, me toca

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web