¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

El día después

Como especie en la cima de la evolución de la naturaleza, hemos asumido equivocadamente un rol depredador, avasallando enormes extensiones de la tierra y poniendo en riesgo el equilibrio ecológico del mar, los ríos, los bosques, las selvas, en fin, toda la natura, ocasionando un sufrimiento al resto de los animales y la flora.

Nuestra acción predadora es multifactorial y sumamente agreste, devastando ecosistemas y, por causa de la actividad humana, contaminando y cambiando el equilibrio natural. Desaprendimos como especie la necesidad de interdependencia, con lazos de reciprocidad y continuidad entre lo viviente y lo inerte, y de corresponsabilidad entre los seres vivos por la armonía vital de la naturaleza.

Nos creemos invencibles. Por ello organizamos y consolidamos la sociedad humana por fuera de las leyes naturales, adoptando antivalores como la violencia, la avaricia, la indiferencia, la ingratitud, el egoísmo, la envidia, y deidades terrenales como el dinero, la riqueza, el poder, el lujo, etc., que nos han deshumanizado.

Hemos validado como moralmente bueno todo lo que aumenta el capital y los bienes, y como malo lo que los disminuye; que son buenos o de bien la gente que tiene numerosos bienes o poder e, incluso, definimos como objetivo principal del estudio y el trabajo la creación de riqueza y acumulación personal.

Estamos inmersos en un mundo material y frívolo que solo quiere valorar el dinero y la riqueza. Nos creemos indestructibles y nos negamos a mirar más allá de nuestros propios intereses.

Hace pocos días, despertamos en medio de una pesadilla por una agresiva pandemia viral que nos confronta ante el riesgo de la muerte, que nos recuerda nuestra fragilidad y, por ello, nos motiva a cambiar esas actitudes y comportamientos que nos han ido degradando y llevándonos a ser individualistas y utilitaristas.

Contra la enfermedad del COVID-19 no nos inmunizan la riqueza ni el arribismo y menos el ‘espantajopismo’; nuestra esperanza hoy es la ciencia, el sistema de salud y nuestra capacidad de repensarnos y hacer prevalecer el sentido común.

Es urgente abandonar la mezquindad y el individualismo que, tristemente, prevalecen aún en estos días de cuarentena con acciones tales como el acaparamiento desaforado de bienes y la especulación con los productos básicos para la supervivencia y de protección contra el virus; lo mismo pasa con las infames actitudes discriminatorias en los edificios donde vive el personal médico que combate directamente el virus; o también con la rampante desatención de las medidas adoptadas por las autoridades ante la pandemia, entre otros.  

Si en el día después de este duro capítulo de la humanidad no aprendemos a apreciar la vida más allá de la materialidad, a dejar de considerar fútil la miseria que nos rodea, a ser solidarios, fraternos, pacíficos, agradecidos, laboriosos y honestos, habremos desechado la posibilidad de mejorar en lo personal y lo espiritual, y la oportunidad de redireccionar nuestro rumbo como sociedad.

Más Columnas de Opinión

José Consuegra

¿La vacuna salvadora?

La vacuna contra el ébola tiene hasta ahora el récord del menor tiempo en demostración de eficacia: un año, lo que es considerado un hito en la historia de estas investigaciones. Comúnmente, la elaboración de estos biológicos tarda entre 4

Leer
José Félix Lafaurie

La plata del campo V

Concluyo este ciclo con un tema que, a pesar de su importancia, ha sido relegado por la política pública agropecuaria, dejándoselo, cuando mucho, a la cooperación internacional. Me refiero a La Asociatividad.

La política pública de

Leer
Fernando Giraldo

Ambigüedades

Hagamos un recorrido de lo ocurrido al primero de junio. Teníamos dos alternativas: la primera consistía en no cerrar la vida social para preservar la economía y atender la emergencia con los recursos que se tenían; este escenario nos era dif

Leer
Ricardo Plata Cepeda

Novilidad ¿ahora sí?

El símil se me ocurrió leyendo “La revolución del nega-vatio”, del físico Amory Lovins, quien en 1989 acuñó ese término como el vatio que no se consume, el que se evita gracias al cambio de actitud guiado por la racionalidad y que se lo

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web