¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

¡Claro que podemos!

No es razonable limitarnos a mirar en una sola dirección al momento de analizar las causas de esta terrible situación.

Una pregunta que nos hacemos hoy los atlanticenses es por qué, si somos el quinto departamento del país en cuanto a densidad poblacional, en relación con la morbimortalidad por COVID-19 ocupamos el deshonroso segundo lugar, y en los últimos días somos el que más crece relativamente en número de enfermos y fallecidos. ¿Qué nos pasa? ¿Cuál es la causa?

No es razonable limitarnos a mirar en una sola dirección al momento de analizar las causas de esta terrible situación. Es una realidad compleja y multidimensional, fruto de diversas circunstancias y problemáticas.

Dentro de este fenómeno multicausal tienen razón quienes afirman que la indisciplina social nos está pasando factura. Son muy dicientes e impactantes los datos entregados por la Policía, que durante el primer puente festivo de junio intervino 214 fiestas en diferentes municipios, en pleno toque de queda y cuarentena por la pandemia. Nuestra esencia Caribe nos hace proclives a la cercanía y la familiaridad en el marco de nuestra cultura alegre y cálida; sin embargo, esa actitud suele ser trastocada y asumida como una postura relajada, desordenada y extremadamente irresponsable, que se antepone a las normas de convivencia ciudadana, a la necesaria responsabilidad social y al cuidado de la propia salud.

En este abanico de factores no debemos olvidar la pobreza y la desigualdad social en el departamento, que tiene un Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) del 20,1% y que más de 23 mil familias están en situación de pobreza extrema. Se suma a lo anterior, la compleja realidad social de municipios como Soledad, cuya población en estratos 1 y 2 es del 90%. Para esta población no hay forma de “quedarse en casa” ya que debe buscar su sustento día a día, incrementándose los riesgos de contagio.

Otro aspecto, que es objeto de estudios científicos, es la diversidad de la respuesta inmunológica y la virulencia de las cepas que circulan en el departamento. Además, análisis recientes verifican el alto nivel de mutación de este virus, que trae consigo una variedad de manifestaciones clínicas que van desde ser asintomático hasta tener consecuencias fatales. 

En general, esta pandemia que hemos vivido como una terrible noche, sumamente agreste, nos ha cambiado totalmente la vida y ha promovido a nivel social actitudes y comportamientos irresponsables más cercanos a la conducta elemental instintiva, soslayando la vida racional y culta, enmarcada en la complejidad del tejido social. Prueba de ello es lo vivido el viernes durante el día sin IVA.

Ante la gravedad de la situación sanitaria y social no hay que mirar el pasado, hoy tenemos que actuar unidos y con compromiso, cumpliendo a cabalidad la cuarentena y el aislamiento social; es primordial que cada ciudadano asuma su responsabilidad y autocuidado. Estoy seguro que podemos superar este duro momento si todos ponemos de nuestra parte. Acatemos las normas de la emergencia sanitaria y social, los lineamientos de los gobernantes y cuidémonos entre todos, ¡claro que podemos hacerlo!

rector@unisimonbolivar.edu.co

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Cecilia López Montano

Más sombras que luces

Dos años de gobierno del presidente Iván Duque que terminan en medio de una tormenta de inmensas proporciones e impredecibles consecuencias. Sin embargo, el balance de los dos años hay que hacerlo dividiéndolo entre el período anterior y el p

Leer
Nicolás Renowitzky R.

Viaductos vs. enrocados

Fue tan sorpresivo como positivo para Barranquilla el anuncio de la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, el pasado 7 de agosto, sobre la apertura de la licitación pública para la construcción de dos viaductos que suman más de 8 kiló

Leer
Katherine Diartt Pombo

El otoño del patriarca

El título de esta columna que ustedes leen cada martes siempre me supone un reto. Lo pienso y le doy vueltas, a veces, más que al mismo contenido. Sin embargo, desde que tuve claro el tema al que me aproximaría en estas líneas supe cómo debí

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web