¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Sin decir adiós

Como la mayoría de ustedes, cada tarde de cada día, escucho a los organismos de sanidad, que presentan un recuento de las nuevas personas infectadas por el COVID-19, y del número de vidas que se pierden. Además, muestran estadísticas comparativas entre ciudades y edades.

Hace algunos días me llamó una excompañera de trabajo para que le ayudara en una diligencia. En diez días se habían muerto, producto del virus, su madre, dos hermanas y un cuñado. A cada uno lo acompañó hasta la clínica, de donde le devolvieron cuatro cadáveres en unas bolsas herméticas después de haber sido sanitizadas, sin poder tocar sus cuerpos ni sus pertenencias.

Hannah Arendt, en su libro “La condición humana” (1958) —retomando el pensamiento griego—, nos habla de la vida meramente biológica como un proceso metabólico sin fin; y la vida propiamente humana, la que es susceptible de convertirse en biografía.

Hoy la vida y, también, la muerte están siendo tratadas como un hecho meramente biológico. Detrás de cada cuerpo hay una vida con sentido, hay una historia: puede ser una madre, un hermano, un amigo, que la urgencia sanitaria nos oculta con su ‘bullerío’ numérico.

Los números son más fríos que el hielo. Nos anestesian ante el dolor de la muerte expuesta en ese conteo diario, quizás para protegernos del dolor existencial de enfrentar el peligro que nos asecha.

La muerte es uno de los misterios más difíciles de admitir; ya sea en el afrontamiento ante la posibilidad de nuestro propio fin, o para aceptar el fin de los otros. Nadie en su sano juicio se quiere morir; y si ello ocurriera, nadie quisiera que fuera en un momento como este, cuando se ocultan los cadáveres, no hay despedida, y lo único que queda es el llanto y el dolor. Nadie debería morir como si fuera solo un cuerpo biológico infectado. Nadie debería morir solo, sin que lo despidan y, si es creyente, sin que tenga su momento religioso.

La muerte no es solo biología, también tiene un profundo significado cultural. Los ritos mortuorios involucran conductas concretas y símbolos donde se rinde tributo y acompañamiento al difunto. Los funerales son el único evento a dónde vamos sin ser invitados, porque hay un deber moral de acompañar a los familiares y amigos. Es el momento del lamento colectivo por el amigo o el pariente fallecido.

Infortunadamente, la mayoría de los fallecidos por COVID-19 han tenido una muerte silenciosa. Son un número más del listado que nos entregan cada día las autoridades sanitarias. No podemos dejar que nuestros muertos sean solo biología. No somos solo carne, huesos, nervios, órganos. Somos los únicos conscientes de nuestra existencia; como diría Emil Cioran: “Somos producto del desequilibrio de la vida; el único animal que ha traicionado sus orígenes”. El único que piensa e interpreta su existencia.

Cuando esta tragedia pase, no deberíamos olvidar nunca a los que se fueron. Deberíamos representar simbólica y arquitectónicamente, en un duelo colectivo, una cultura del recuerdo de las personas que se fueron sin siquiera un adiós.

joseamaramar@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

María Isabel Ferro

“Entrar” al colegio

La pandemia se volvió un desafío para el sistema educativo. Cerca de 1.500 millones de niños y jóvenes de 191 países han sido afectados. Un resultado inmediato es que dependeremos de la tecnología para continuar con los estudios. El pasado l

Leer
Hernando Baquero Latorre

Ley de residentes

Tal vez una de las preguntas que más genera angustia en un estudiante de Medicina que cursa sus últimos semestres es la que le formulan amigos y familiares acerca de si ya sabe en qué se va a especializar. Para dar respuesta a la inquietante pr

Leer
Kelina Puche

Dos años de Duque

Han pasado dos años desde que el actual gobierno nacional, en cabeza de Iván Duque tomó posesión de la Casa de Nariño, tras ocho años de mandato de Juan Manuel Santos. Dos años que han pasado sin mucho ruido en lo que refiere a los logros a

Leer
Néstor Rosanía

#21AñosdeImpunidad - Jaime Garzón

Ayer conmemoramos 21 años del vil asesinato de uno de los hombres más brillantes que ha tenido Colombia: Jaime Garzón. Uno podría escribir libros enteros sobre Jaime, pero en esta breve columna me limitaré a plantear 4 reflexiones.

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web