Columnas de opinión |

Escasez mental

Para muchas personas, la vida económica de su familia influye más que el sexo en el clima familiar. El ingreso mensual se agota con rapidez porque, como dice el sentido común, “el mes dura más que el dinero”.

Cuando ocurren estas crisis financieras, aparecen los consejos de los sabios que nos indican: reduzca sus gastos al mínimo; no pida prestado o no contraiga nuevas deudas para cancelar las viejas; evite lujos que no pueda pagar; resista las tentaciones, y otras sugerencias todas razonables, pero inaplicables.

La economía es la ciencia de la escasez, porque estudia la forma en que usamos nuestros pocos recursos para satisfacer múltiples necesidades y deseos, aunque sus estudios se reducen prácticamente a la escasez material.

Un grupo de psicólogos de las universidades de Harvard y Princeton han estudiado otra forma de escasez. La denominaron “escasez mental”, refiriéndose con esto a la sensación de escasez que ocurre en la mente al sentir que se tiene muy poco.

Las consecuencias de tener menos de lo que se desea tienen como respuesta la no felicidad. Estudios en clases medias muestran la insatisfacción que sienten al no poder tener el auto que anhelamos, la vivienda que deseamos, o no poder viajar como sus amigos.

Cuando se tiene poco, esta situación produce profundas repercusiones en la salud y en la seguridad, generando una profunda insatisfacción, que es fuente de conflictos. La vieja idea de que los pobres desean menos y les es más fácil satisfacer sus deseos, es un pensamiento equivocado. Aunque la insatisfacción de sus necesidades inmediatas los hace concentrar toda su capacidad cognitiva en pensar cómo satisfacerlas.

La escasez no ocurre solo en el ámbito económico. Muchas personas sienten que el tiempo es escaso para lograr las metas propuestas, como los ejecutivos que tienen que estar en dos o tres lugares al mismo tiempo. O la funcionaria de un banco que tiene que revisar con detenimiento cientos de documentos. O el ama de casa que debe preocuparse de las permanentes demandas de sus hijos. Para muchos, siempre existe esa sensación de que el tiempo es escaso.

Lo novedoso de este tema es que tener menos de lo que se percibe como necesario captura nuestra mente. Las personas mejoran la atención y la eficiencia. Cuando se tiene la sensación de escasez rendimos más, procesamos más información, tomamos decisiones y surgen los pensamientos innovadores. Por esto el estudiante está más concentrado cuando siente que el tiempo para presentar su examen se agota; el obeso piensa tanto en la comida cuando esta escasea por una dieta, y siempre los últimos chocolates de la caja son los más sabrosos.

Según los autores de este estudio, la percepción de escasez es la que permite progresar. Hay una frase de Steve Job —pronunciada en un discurso a jóvenes— que resume claramente esta idea. Les recomienda: “Sean locos, sean hambrientos”. En síntesis, parece no ser bueno sentirse satisfecho.

joseamaramar@yahoo.com

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de maria.vega
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web