¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Derecho a tener derechos

 Llevamos meses viviendo entre la angustia y la incertidumbre, a la espera de una vacuna que a ratos sentimos que pronto llegará, y en otros momentos la vemos lejana.

Existe a veces la sensación de que estamos viviendo los peores momentos. A la pandemia —y su consecuente crisis económica—, se suma el aumento de la pobreza, las masacres, el narcotráfico, los abusos de policías, los disturbios violentos. Y un Gobierno que se percibe con un liderazgo sin ideas claras de cómo salir de esta tormenta.

No podemos desconocer que el Covid-19 nos ha diezmado como sociedad. Llevamos meses viviendo entre la angustia y la incertidumbre, a la espera de una vacuna que a ratos sentimos que pronto llegará, y en otros momentos la vemos lejana.

Toda esta situación está llevando a que los ideales —sean morales, políticos, sociales, religiosos—, no logren imprimir en nuestra vida una dirección. Es todo tan absurdo en el país que sería anormal el día que no asesinen a un líder social. O la semana que no haya una masacre. O que las manifestaciones de protesta terminen pacíficamente, sin muertos ni destrucción.

Muchos de los problemas señalados existían antes del Covid-19, pero esta pandemia ha profundizado nuestras contradicciones. El encierro es un castigo que nos pone más sensibles y que desespera, especialmente cuando el barco que transporta nuestra vida va a la deriva, sin saber a qué puerto nos llevará.

La pandemia no es solo un tema de salud: el problema es también político. Es un momento para estar unidos, pero estamos más desunidos que nunca; vivimos una especie de “puritanismo político”, lleno de intolerancia hacia el que piensa diferente. Tantos los unos como los otros nos quieren imponer una única verdad, y sus líderes no usan el fuego para iluminar sus ideas, sino para incendiar la convivencia social.

La pandemia ha hecho más evidente la profunda crisis de nuestras instituciones; las leyes, las jerarquías y las solidaridades, que se conciben hechas de mármol y cemento, se han transformado en castillos de arena que se desvanecen ante los intereses de unos y de otros. No podemos, sin embargo, caer en un pesimismo destructivo. 

Como señala Alain Turaine, la única fuerza que puede resistir la violencia desenfrenada, el único metal que puede soportar elevadas temperaturas, es la voluntad de todos los individuos y de cada grupo de ser para sí mismos y para los demás portadores de derechos universales. Ser conscientes del derecho a la vida, a la seguridad, a la libertad, a una vida digna —que son la base para construir una sólida democracia—, es lo que nos hace fuertes ante los huracanes que quieren destruir todo a su paso.

Es el momento para que el país avance hacia una sociedad de derecho que disminuya la violencia y la injusticia. No podemos seguir aceptando que Colombia sea reconocida más por actos de muerte que por obras de vida. En la medida que se reconozcan los derechos, se irán acabando los actos que cubren diariamente de sangre al país.

Nuestros gobernantes no pueden detener el curso de la historia; no pueden mantener una cultura de privilegios que nos está llevando a una sociedad en estado de anomia, donde nadie respeta las reglas del juego social y los códigos de convivencia. Si queremos una buena sociedad, partamos por aceptar que todas las personas deben ser reconocidas como sujetos con derecho a tener derechos.

joseamaramar@yahoo.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Rafael Nieto

Las Farc no reparan

Esas obligaciones fueron sencillas: justicia alternativa, contar la verdad, no reincidir en la violencia y el crimen y reparar a las víctimas. Es sobre este último punto que quiero hacer hoy una reflexión.

Las Farc presentaron en 2017

Leer
Alberto Linero

El origen de la tragedia

En “El origen de la tragedia”, Nietzsche desde la mitología griega nos presenta dos maneras de ser y expresarse en el mundo de la vida. Por un lado, la apolínea, caracterizada por la mesurada limitación, el estar libre de la presión de las

Leer
Ismael Cala

Entrenarnos para la nueva etapa

Qué maravillosa oportunidad para reencontrarme con la Isla del Encanto y reanudar las conferencias empresariales. ¡Y qué coincidencia que se produzca en vísperas de Thanksgiving, el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos!

Es ra

Leer
Jesús Ferro Bayona

Déjennos la paz

Como si el justo medio no existiera, sonaría a provocación alzar la bandera blanca de la paz. Uno tiene la impresión de que hay que tomar partido por uno de los extremos, si quiere opinar o participar, cuando precisamente se trata de un tema qu

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web