El Heraldo
Opinión

En busca de sentido

Es insólito que en un país como el nuestro, donde el número de lectores de libros es muy bajo, el de Frankl haya sido tan solicitado y vendido. Pero también sorprende que la pandemia, de la que no hemos salido –quién sabe cuándo-, haya suscitado el interés por una obra cuyo título revela inquietudes por el sentido de la vida que se despertaron en la vorágine de las ansiedades y depresiones producidas por la peste.

En reciente entrevista que le hicieron a Felipe Ossa, decano de los libreros del país, le preguntaron sobre los libros que no pueden faltar en una librería. Me llamó la atención que mencionó con énfasis El hombre en busca de sentido del psiquiatra y escritor austríaco Viktor Frankl. Dato curioso: aunque publicado en 1946, durante la pandemia actual  se han vendido ocho mil ejemplares mensuales. 

Primero que todo, es insólito que en un país como el nuestro, donde el número de lectores de libros es muy bajo, el de Frankl haya sido tan solicitado y vendido. Pero también sorprende que la pandemia, de la que no hemos salido –quién sabe cuándo-, haya suscitado el interés por una obra cuyo título revela inquietudes por el sentido de la vida que se despertaron en la vorágine de las ansiedades y depresiones producidas por la peste. Cuando las muertes eran solo las de los otros, las de  vecinos recogidos por las carrozas fúnebres, pero sin dejar de ver cerca el rostro de la propia, la angustia nos golpeó dejando todavía -en gran mayoría vacunados-, el temor al regreso de nuevas oleadas que nos encuentren expuestos a los virus que cambian de nombre y, -no solo eso-, que se multiplican, se ramifican, se transforman sin parar.

Cuando estudiaba filosofía en la Javeriana, recibí clases de un profesor especializado en el pensamiento de Frankl. Tomé nota de muchas frases que soltaba en el curso, y devoré varios escritos del psiquiatra vienés. Después, estudiante en Europa, fui al campo de concentración de Dachau, cerca de Munich, en donde Frankl estuvo prisionero, luego pasó a Auschwitz, y con el pie puesto en el umbral de una cámara de gas, fue liberado milagrosamente para volver a Viena donde se instaló en la soledad, sin sus padres, sin su esposa, sin su familia, ejecutados todos en Auschwitz. Regresó del infierno con la sola pertenencia de una “existencia desnuda” -cómo definió su ser-, que fue lo único que le quedó para volver a empezar la vida.

Una vida que parecía significar poco o nada a la salida del campo de concentración. Sin embargo, de su sufrimiento, inundado por la reflexión, surgió el pensamiento de que la vida esconde misterios en los que se encuentra el sentido más urgente para volver a vivir la existencia  bajo luces tenues pero que se van abriendo con rayos luminosos a horizontes portadores de esperanza. Es más fácil escribirlo que vivirlo cuando uno no ha sufrido tan intensamente, pero Frankl, que padeció hasta lo indecible, nos muestra en su libro el camino que él recorrió encontrando paso a paso, contra toda ilusión, la iluminación que le da sentido a la vida a quien se atreve a buscarlo. Frases tan duras como ésta que escribió : “la vida es sufrir y morir” orientan cuando se afrontan situaciones límites como en un campo de concentración, en una penosa enfermedad, en una tragedia. Y, cómo no, en el tránsito tormentoso de la pandemia de la covid que le dio motivos a miles de lectores para entrar a una librería preguntando por Frankl para descubrir el sentido cuando ya nada parecía tenerlo ni mostrarlo.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Germán Corredor

Recursos energéticos

Me pregunto cómo se va a hacer, si se sigue apostando por grandes centros de producción de energía, para que quienes viven en regiones aisladas tengan acceso pleno e ininterrumpido a este servicio.

Los recursos energéticos distribuid

Leer
El Heraldo
Iván Cancino G.

#ColombiaEnFicción

Cómo no hablar de lo que seguramente todos estarán hablando: Encanto, la película de Disney que muestra una versión de Colombia, pero no se preocupen que en esta columna no voy a hablar de la película en sí, se trata más bien de una mirada

Leer
El Heraldo
Enrique Dávila

Chan con chan, pea, guereguere

¿De dónde sale la frase ‘pagar chan con chan’? Andrés Urzola L., B/quilla

Cuando pagamos de contado o en efectivo una transacción comercial, un servicio o un producto, es decir, de inmediato o sin plazos, se dice que lo hemos hec

Leer
El Heraldo
Indalecio Dangond

Hechos claves en el 2022

La pandemia de la covid-19. Lidiar con la cuarta ola del covid-19 será un reto difícil pero no imposible que deberá enfrentar con determinación el gobierno el año entrante. El objetivo ya no será erradicar la covid, sino, frenar su propagaci

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.