El Heraldo
Opinión

Un agresor decidido, una víctima vulnerable, la ausencia de un cuidador

La falta de un cuidador se apoya en la mayor presencia de las capacidades de orden público y seguridad ciudadana por parte del Estado, el fortalecimiento de su pie de fuerza y la conciencia ciudadana de que la inseguridad es un problema de todos. 

La violencia y la inseguridad en Colombia son cotidianas y a todo nivel. En el campo y la periferia, un paro armado, incursiones guerrilleras y emboscadas a la fuerza pública. En lo urbano, ciudades asediadas por el crimen, con aumento en homicidios, extorsiones y hurtos.

El estudio del crimen desde la teoría de actividades rutinarias, establecida por Cohen y Felson (1979), básicamente establece que la ocurrencia de las manifestaciones de violencia y criminalidad requieren la confluencia sincronizada en el espacio y el tiempo, de tres factores fundamentales: Un agresor decidido, una víctima vulnerable, y la ausencia de un cuidador. 

El agresor decidido es todo aquel individuo con inclinación criminal, que tiene racionalmente, la resolución de perpetrar el delito. Es decir, entiende la ilegalidad del hecho y sus consecuencias. Así, la violencia y la materialización del delito se consolidan como una acción consciente y no como la inintencionada consecuencia, per se, de una disfuncionalidad social o psicológica. Los perpetradores (material e intelectual), han sopesado los costos (respuesta punitiva de las autoridades, rechazo social, posible neutralización por organismos de seguridad del Estado) y los beneficios de la acción (consecución de sus objetivos), concluyendo que los primeros no representan elementos suficientes de disuasión. 

La victima vulnerable, es aquel objeto, lugar, persona o comunidad, que se constituye como sujeto pasivo del delito en esta ecuación y que posee circunstancias especiales que determinan que se halle en una situación de inferioridad. Es decir, son un blanco sencillo, desprotegido y sin mayores oportunidades de defensa. Por ejemplo, ante la superioridad de la fuerza del agresor (delito sexual) o la carencia de instrumentos (activos/pasivos) para repeler la agresión. La ausencia de un cuidador no debe ser entendida exclusivamente como la falta de policías. En términos amplios un cuidador puede ser cualquier persona cuya presencia desestimule al agresor para perpetrar el hecho delictivo. Es decir, un familiar, un amigo, un vecino, o un transeúnte cualquiera. Incluso, pueden ser objetos y no personas, como en el caso de drones, un circuito cerrado de televisión y cámaras de seguridad. En términos amplios puede llegar a incluir la presencia de las capacidades y ofertas institucionales de acompañamiento por parte del Estado.

Por ello, para contener el delito, se debe intervenir cada una de estas variables. Para restar la determinación de un agresor es imperativo promover la efectividad de la sanción penal como elemento de disuasión. Ello se relaciona con tres elementos fundamentales: Una pena severa, que haya certeza sobre su imposición y que la justicia y las fuerzas de seguridad operen con celeridad. La realidad en Colombia de estos elementos, lejos de disuadir, estimulan. 

Para disminuir la vulnerabilidad de las víctimas, se requiere el fortalecimiento de las capacidades institucionales, su presencia en el territorio y la adopción de medidas mínimas de autocuidado.

La falta de un cuidador se apoya en la mayor presencia de las capacidades de orden público y seguridad ciudadana por parte del Estado, el fortalecimiento de su pie de fuerza y la conciencia ciudadana de que la inseguridad es un problema de todos. 

La letra de la famosa canción Pedro Navaja, nos da una idea del problema. 

Las acciones de las autoridades a todo nivel deben procurar menos agresores decididos, menos victimas vulnerables y mayor número de cuidadores.

@janielmelamed

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Eduardo Verano

Democratizar la democracia

Este domingo el país tiene una cita importante con la democracia. La ciudadanía acudirá en primera vuelta a elegir al Presidente de la República. La invitación es escoger y  votar entre las variadas alternativas que existen. En cada elec

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

Homero y los chistes

Son dos las doctrinas que han pretendido responder a la pregunta respecto de si realmente existe algo que pueda llamarse «Literatura». De un lado se ubica el esencialismo, con su fe en el realismo, las categorías generales, los universales, las

Leer
El Heraldo
Néstor Rosanía

Fico el uribista avergonzado

Esta campaña presidencial se ha caracterizado porque los candidatos han centrado sus esfuerzos en capturar a los electores que se consideran apolíticos o indecisos y que no se identifican con un partido político o una ideología definida, desde

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.