El titulo es:El lenguaje inadecuado e impertinente

Últimas noticias

00:00

El camino más largo siempre comienza cuando damos el primer...

19:59

Consideran que el Gobierno está incumpliendo la hoja de...

19:53

Un pulso al interior de Cambio Radical se vivió este...

19:33

Entre las rutas cancleadas, hay dos que salen ...

Bill Klinton explica que sus padres lo bautizaron así en agradecimiento del expresidente Bill Clinton.
19:17

En esta ciudad, atacada por Serbia hace 20 años y que...

El bebé pingüino albino permanece junto a sus padres y otros cuatro pingüinos.
19:04

Para los voceros del parque zoológico de  Gdansk, en...

18:49

Actualmente se encuentra con detención domiciliaria después...

Los esposos cuando eran ingresados a la URI de la Fiscalía.
18:34

Los esposos eran requeridos por el Juzgado Sexto de...

18:31

Actualmente, en el mercado hay diversas tecnologías que...

18:29

La medida es necesaria por las obras de canalización del...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

El lenguaje inadecuado e impertinente

Por el lenguaje se conoce a la gente. Estamos inundados de dudosos slogans institucionales y publicitarios heredados de la jerga mafiosa criolla. Uno en particular: “El que la hace la paga”, una muestra de la falta de manejo de expresiones adecuadas para referirse a la aplicación de la justicia. La frase tiene un significado de vendetta. De Ley del Talión: ojo por ojo, diente por diente.

La pedagoga Montessori no la aplicaría como referencia educacional. En Colombia está vigente desde el 7 de agosto y la utiliza una respetable institución como es la Policía Nacional. Lo hace y la usa por directriz presidencial para informar sobre operativos con resultados positivos.

Podemos presumir que frases como esa, y alentadas por las fake news, han cobrado vidas. En Bogotá una turba enardecida linchó a un hombre acusándolo de abusador sexual. El abuso no fue cierto, pero el muerto sí. Tomar justicia por su propia mano no es novedoso, pero en el ambiente hay un tufillo justificador de que “El que la hace la paga”. Es probable que las 17 letras de ese “cocazo” sean consideradas como un pasaporte para castigar a cualquier sospechoso.

¿Y qué tal “Pa’ las que sea”? Una alegoría a la disposición permanente para lo que se necesite. Puede ser tomada de la mejor manera en el sentido estrictamente laboral, pero en los últimos y convulsionados años es una referencia nefasta de “hacer una vuelta”, que en lenguaje llano de matones tiene terroríficos significados y dolorosos resultados.

Hay más: “Con todos los juguetes”, que es referente a ir preparado con todo. Le cabe perfecto el significado implícito cuando se trata de llevar todas las herramientas o cuando la oferta comercial es completa. Pero esta frase ha encerrado mucho más que eso en los últimos tiempos.  

¿Qué forman parte del lenguaje y cada quién la interpreta como quiere? Eso es cierto. Habría que aplicar PNL para establecer el impacto de esos slogans. Desde el inconsciente genera miedo y no consciencia de lo hecho. Actúa desde el cerebro reptiliano, a partir de la supervivencia del reptil: huye, ataca o se esconde. Es muy pobre la imaginación de los creativos al infectar el lenguaje corporativo con mensajes de doble interpretación o impertinentes y no es lo más apropiado en un Estado de Derecho por todo el impacto ideológico que lleva implícito.

Es verdad que esas frases siempre han estado ahí y su uso por subgrupos al margen de la ley no las hace ilegales, pero la popularidad dada por la delincuencia a esas formas del lenguaje debe ser objeto de prevención de las instituciones y las empresas privadas. Pero, claro, cada quien es libre de usarlas si no se tipifican como apologéticas en estricto sentido penal o si no envían mensajes subliminales a una sociedad proclive a la violencia. El riesgo está en que no es asertivo, conlleva a la contienda y a la venganza.  

mendietahumberto@gmail.com

Imagen de jesika.millano
Ya soy suscriptor web