El Heraldo
Destinos

Lola Salcedo y el Junior

Lola fingía que no le gustaba el Junior, pero era carreta.

Tan barranquillera y juniorista era. La conocí en la vieja sala de redacción de Diario del Caribe en el inicio de mi carrera. Chiquita, collarcitos y pulsitos cuando aún nadie los utilizaba, mochila arahuaca, camiseticas sin manga, bluyines y chancletas. Fumadora desde entonces, boquisuelta y hormiguita jején. Era la jefa de redacción y única mujer. No recuerdo otra.

Después llegó Delfina. En ese salón de baldosas y cielo raso convivíamos el maestro Fuenmayor, Avendaño, Patrocinio, Sarmiento, Benedicto, Robles que un día pasó de fotógrafo a redactor y en un cuarto al fondo de un corredor, a mano izquierda, se alojaban los fotógrafos y la sala de revelado. Era el cambuche del Negro Páez, Copete Acuña, Gancho Buitrago, Rafaelito Páez y de Robles antes de ir a la redacción deportiva. El editor era Hernando Gómez Oñoro, a través del cual llegué, como free lance, a hacer mi primera experiencia en el cubrimiento del béisbol cuando Benedicto se jubiló.

Brillante, inteligente, mente abierta, aunque todo ello la definía como una bacana. Así, sencillo, Lola Salcedo era una bacana. Una mujer de vivir a su manera, de hacer a su manera e incluso, al final de los tiempos, de morir a su manera.  Querer morir un domingo, el día más festivo de la semana, mientras las autoridades cerraban las playas porque el río humano asistente desbordó todas las estadísticas, es algo que, tal vez, sólo a ella se le podía ocurrir.

Mientras el mar, de esas playas colindantes con su casa, se movía al frenesí de la gente y con el desborde propio de quien sabe que en el mar la vida es más sabrosa, ella decidió marcharse por decisión propia y soberana. Y ahora estoy aquí sentado, ya no en las viejas máquinas de escribir de entonces y con el papel periódico amarilloso, sino en un computador donde he tenido que escribir y borrar porque, de verdad, tengo un corto circuito de recuerdos y realidades.

Comencé por aquello que Lola era juniorista y puedo dar fe que lo era porque, casi que en silencio, me preguntaba por el equipo ese mientras se la montaba a Sarmiento cuando salía a los entrenamientos y a los partidos y más cuando el Junior perdía.

“Ajá y esos manes corriendo en calzoncillos qué…” le gritaba.  Hasta el día que Delménico la curó de espanto el domingo que pidió a Sarmiento ir con él al camerino para experimentar lo que sentían los jugadores al salir. En el estrecho corredor camerino-cancha, Juan Carlos le agarró una nalga. Se devolvió, cuenta Pacho Figueroa, y le clavó un par de cachetadas en medio de las risas de todos. 

Rafael Sarmiento le preguntó después de porque se había dado cuenta que fue Delménico si el pasillo estaba oscuro. La respuesta fue clara “ay marica, porque me agarró con la misma fuerza en la mano que usa para detener un balón”.  Y ahora querida Lola, cuando decidiste cambiar de mundo, yo decidí contar que era a mí al que le preguntabas, muy en secreto, sobre el Junior, tu Papá…

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Inaceptable adoctrinamiento

Esta semana se conoció el caso de una profesora de secundaria en el Valle, Sandra Ximena Caicedo, que puso a sus estudiantes una tarea sobre los "falsos positivos” que era en realidad un claro esfuerzo de adoctrinamiento.

Como el de S

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Todo es sufrimiento

La realidad no es bonita. Basta con escuchar o leer las noticias para que pensemos que las cosas están mal o, en su defecto, que van de mal en peor. Y nada de eso es novedad. De algún modo, vivir siempre ha sido sinónimo de sufrir. En su primer

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Aprender a fluir

Hasta la segunda semana de marzo de 2021, las estadísticas indicaban que más de 202 millones de personas habían recibido una dosis de la vacuna, mientras que 75 millones de ciudadanos ya habían culminado su ciclo de dosis.

Por supues

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

La Costa y sus juglares

Un fenómeno popular fue el de los juglares que deambulaban por los pueblos del sur de Europa en la Edad Media. Iban cantando sus canciones. La gente salía a las caminos, se apiñaba para escucharlos, les daba comida para alimentarlos y también

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web