¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Juego limpio

Conciencia y cultura ciudadana hacen falta en el país y, por supuesto, en Barranquilla. En el país porque once departamentos deben controlar los desechos que botan al río Magdalena. En Barranquilla, porque sus habitantes deben entregar la basura a los camiones de la Triple A y no arrojarla, como tantos, al arroyo más cercano.  

Dicho de otro modo, los colombianos tienen que aprender a saber qué hacer con la basura que llega a nuestras playas, y los barranquilleros cómo disponer los detritus de sus casas y negocios. 

1.500 kilómetros del río Magdalena cruzan los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Tolima, Huila, Caldas, Antioquia, Santander, Cesar, Magdalena, Bolivar y Atlántico.

Aquí, a nuestro departamento, llega pues basura de todo el país. 

En un operativo público privado, la Gobernación del Atlántico, la Triple A, la Defensa Civil, el Ejército Nacional y numerosos voluntarios convocados por redes sociales han estado removiendo esta semana más de 600 toneladas de basura nacional de las playas de Puerto Colombia, Salgar y Sabanilla.

Eduardo Verano De la Rosa, gobernador del Atlántico, hizo un llamado a las autoridades ambientales nacionales, departamentales y locales para que apliquen normas frente a la basura que nos trae el río Magdalena. “El Atlántico no será la cloaca de Colombia”, dijo.

Ponte la mano en el corazón, querido lector, y pregúntate si eres uno de los que arroja cigarrillos a la calle, o envoltorios de dulces y galletas desde tu auto, en plena carretera. Haces lo mismo que quien lanza su basura al arroyo cercano. 

Se trata de un ciudadano incorrecto que cree aprovechar la oscuridad y el anonimato, seguro de que nadie lo ve o que quien lo ve poco podrá hacerle. Pero se equivoca. La alcaldía de Alejandro Char ha transformado nuestra ciudad, canalizado arroyos, reparado vías. Hoy botar basura a la calle y los arroyos es  ilegal y las autoridades multan con rigurosidad esas acciones. 

No debes botar basura a los arroyos ni a las calles, hermano mío. Es ilegal porque es incorrecto. Y es incorrecto porque perjudica al bien común, tu propio bien. El arroyo es como un río y viceversa. El que bota basura al arroyo resulta, en esencia, el mismo tipo que arroja desechos al Magdalena. Ese que también lo haría. Porque no siente responsabilidad alguna, le importa un bledo el medio ambiente y la suerte de los demás. Para decirlo en lexicón callejero, el resto del mundo le vale huevo.

Vuelve a mi mente la historia de Isla Verde, que protegía las playas de Puerto, de Salgar y Sabanilla, isla que fue borrada de la faz de la tierra. Vuelven a mí las tesis de quienes aseguran que ese promontorio de arena podría reconstruirse con el ánimo de empujar los desechos nacionales mar adentro. Protegidas así, las playas del Atlántico podrían recuperar su belleza y la salud de antaño. 

Los japoneses son expertos en reconstruir geografías como esa. La idea no es descabellada. Quizás es el momento de sacarla a flote.

Más Columnas de Opinión

Joaquin Mattos Omar

Cuentos para aislados (II)

Ese sábado por la tarde, de acuerdo con un viejo hábito, paseaba con sus tres nietos por el parque. Si se le comparaba con otros de la ciudad, es preciso decir que se trataba de un parque bastante grande y atractivo. Estaba situado en la pendien

Leer
Amylkar D. Acosta M.

La tormenta perfecta

Las finanzas públicas, tanto las de la Nación como la de las entidades territoriales se encuentran entre la espada y la pared. De un lado está la salud en cuidados intensivos a consecuencia de la pandemia del COVID-19, cuyo tratamiento y conten

Leer
Yamid Amat Serna

Ángel de mi guarda

“Ángel de mi guarda, mi dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día…”

Sus manos unidas, sus ojos cerrados pero mirando al cielo. Sus peticiones y sueños latiendo. La voz de Mamá como arrullo y en el fondo de su cor

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web